Age Verification

WARNING!

You will see nude photos. Please be discreet.

Do you verify that you are 18 years of age or older?

The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.

Free Alabar y adorar canciones sobre el perdón Hot ♨ Videos

Bbw huge tit movie. Big cock and fcial cumshot for money. Free xxx senior swingers sites. Granny bdsm sex video. Milf Sex Video Amateur. Small java games for mobile free download. Hot shemale fucks girl with love. Men survey. Teen anal movie covers. Watch Alabar y adorar canciones sobre el perdón Hot ♨ Movies Canciones de la Iglesia Católica. Bendito seas por siempre, Señor. Yo soy del mar que se deshace en olas, yo soy del viento que revuelve el monte; yo llevo en mí todas las tardes solas, que se han dormido tras del horizonte. Me arrastré por los valles del silencio, desangrando mis noches sin testigos, y encontré en la noche y el silencio, igual que niños dos crueles amigos. De dónde viene, cómo se llama nadie lo sabe, ni yo lo sé. Quiero mirarme en tus ojos, cuando me quede sin sol, cuando en el Alabar y adorar canciones sobre el perdón de mi alma muera la flor Alabar y adorar canciones sobre el perdón amor, del amor. Cielo y tierra nueva, esa es la meta de nuestro andar. Somos la tierra en marcha, que hacia la Pascua cantando va. Afirma nuestros pasos, da a nuestros brazos fuerza y valor. Mientras peregrinamos vamos sembrando llanto y dolor, volveremos llevando en nuestras manos trigo de Dios. Watch Porn Videos Foure And Sex.

Naked girls doing porn. Las olas de la check this out me envolvían, me aguardaba la ruina, pero el Señor venció. Cuando yo invoqué tu Nombre, con mano poderosa, me salvó tu Amor. Rompe las cadenas Alabar y adorar canciones sobre el perdón nos atan, llénanos de gracia en tu Palabra. Gracias, Señor; gracias Salvador. Nuestras existencias hoy te alaban, nuestros corazones te dan gracias.

Lo importante Y pensé para mí: Me pondré en sus manos, manos de Madre, me dejaré en su amor. Es una voz que me dice, que le diga a mis hermanos, con gozo y con alegría, poniendo mi canto en alto Vuelve a casa De dónde me viene, lo que no merezco: que amanezca en casa el mismo Lucero.

Hoy que apenas supe que eras vos mi cielo me brincó la vida que llevo por dentro. Los mismos profetas prestaron su acento para que naciera este canto nuevo. Al Señor que es bueno canta mi alma aunque soy pequeña y no valgo anda, El hizo conmigo sus grandes hazañas por eso me dicen bienaventurada. Porque el Poderoso me dio su mirada que es misericordia y a todos alcanza Nos mostró su fuerza dejando sin nada a aquellos que tienen soberbia en el alma.

Derribó a los grandes que en ellos confiaban y a la gente humilde hacia sí El elevaba, al que estaba hambriento le calmó sus ansias y al rico orgulloso dejó con las ganas. Creo, aunque todo me grite que no. Porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor.

Creo, aunque todo parezca morir. Creo, aunque ya no quisiera vivir. Porque he fundado mi vida en palabra sincera, en palabra de amigo, en palabra de Dios.

Creo, aunque Alabar y adorar canciones sobre el perdón subleva mi ser. Creo, aunque sienta muy solo el dolor. Porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no Alabar y adorar canciones sobre el perdón en la duda, no vacila en la fe. Creo, aunque veo a los hombres matar. Creo, aunque veo a los niños llorar.

Itsex Club Watch Porn Movies Videos Phorno. Gloria, gloria Dios [4 veces]. Gracias por tu palabra, gracias por tu amor, gracias por nuestra Madre, gracias te doy Señor. Gracias por mis hermanos, gracias por el perdón, gracias porque nos quieres juntos en Ti, Señor. Que sea en mí, Señor y en todos sea. Que sea en mí Señor, tu sabia solidaridad que sea en mí todo el esfuerzo y la esperanza, que sea en mí la adoración y la alabanza, con la alegría del encuentro y la amistad. Sea en mí, sea en mí, sea en mí, deja que sea en mí, Señor. Que sea en mí tu presencia aunque no vea, que sea en mí tu voluntad aunque no entienda, que sea en mí poder sentirte aunque no sienta, que sea en mí toda la fuerza de tu Amor. Quiero aprender a abandonarme en Ti, y pronunciar el sea de tu voz, que por siempre sea, sea en mí. Sea en mí, sea en mí El lugar no son las cosas el lugar no es la casa el lugar es la gente que en ella el tiempo pasa. Me imagino un señor que nadie quería escuchar compartiendo su dolor, solamente oírlo hablar. Fue tu materna espera luz de esperanza hasta que el gurisito nació en Belén y vinieron los pobres y peregrinos para adorarlo y El sonreía, Dios con nosotros, el Emmanuel [bis]. En aquel tallercito de carpintero Dios aprendió el oficio del buen José, y vos yendo y viniendo de la cocina guardabas cosas dentro del alma que te sirvieran para después [bis]. Señor [bis] El amor es compasivo, el amor es servicial, el amor no tiene envidia el amor no busca el mal. El amor nunca se irrita, el amor no es descortés el amor no es egoísta, el amor nunca es doblez El amor disculpa todo, el amor es caridad, no se alegra de lo injusto sólo goza en la verdad. El amor soporta todo, el amor todo lo cree, el amor todo lo espera, el amor es siempre fiel. Si tuviera el don de la profecía conociera toda la ciencia, si tuviera la fe de transportar las montañas, pero no tengo amor No soy nada, porque un hombre, no es hombre si no ama [bis]. Si yo diera a los pobres todos mis bienes y entregara mi cuerpo a las llamas pero no tengo amor, nada me sirve. Acudamos a su encuentro, ven Señor La iglesia espera tu venida ven Señor y llena de alegría canta: ven Señor Palabra eterna y creadora, ven Señor a renovar todas las cosas ven Señor Imagen de la luz eterna, ven Señor a iluminar nuestras tinieblas, ven Señor Verdad y vida encarnada ven Señor a responder a nuestras ansias, ven Señor. Pastor y rey de nuestro pueblo, ven Señor a conducirnos a tu Reino ven Señor. Llévame donde los hombres necesiten tus palabras necesiten mis ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde todo sea triste simplemente por no saber de Ti. Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo lo hermoso que es tu amor. Y así me marcharé cantando por pueblos predicando tu grandeza Señor. Tendré mis brazos sin cansancio tu historia entre mis labios la fuerza en la oración. Jesucristo yo te adoro Espíritu Santo yo te adoro Trinidad Santa yo te adoro Virgen santa te venero Ese hombre, sólo vino a cumplir aquí el mandato de su Padre, el gran Rey. Ya se acerca el momento de expirar porque casi sin hablar una frase dice con amor: Padre, perdónalos, Señor porque no saben lo que hacen. Y después, alzando la mirada a la altísima morada pronuncia: "Consumado es". Muchas gracias mi Dios, muchas gracias mi Rey y Señor. Gracias Señor por tus heridas, gracias también por tu perdón Por nosotros diste la vida. Aprender a sonreír junto a la cruz, y en tu nombre descubrir la canción de Dios. María, tu nombre es como el sol, llamando a los hombres, a alabar a Dios, nombre del Amor. De rodillas alabarlo en el dolor, y en mi canto darle gracias por su amor. Ese niño pequeño tiene en sus labios un saber misterioso para los sabios. Madre mía, no tienes porqué buscarme, en las cosas del Padre debo ocuparme. Por las calles un día has de llorarme y al tercer día, vivo, has de abrazarme. Hermano sol, hermana luna yo de ver la vida yo creo en el amor, de las estrellas del cielo creo en Dios, de ver las aves por aire volar de ver los prados alegres saludar. Hermano sol, hermana luna yo quiero poder a los cielos cantar y a Dios por todo las gracias quiero dar. Guarda entre tus manos mi pobreza, guía mi camino con tu Luz, quiero estar de pie junto a María abrazando el leño de tu Cruz. Niño Dios, Niño Dios, Niño Dios de los changuitos, que como ellos muy pobrecito en un ranchito vas a nacer [bis]. Suenen ya, suenen ya, las campanas en la iglesia, y los changos mirando al cielo esperando al Niño que ha de nacer [bis]. Llega ya, llega ya, montado en una estrellita, llega ya el niñito bueno a los pobres changos a consolar [bis]. Quiero vivir, quiero ser feliz con tu poder dentro de mí. Ahora sé lo qué es vivir; puedo reír, puedo cantar. Ahora sé que yo puedo amar con tu poder dentro de mí. Estos dones son el signo del esfuerzo de unidad, que los hombres realizamos en el campo y la ciudad. Mi alma se enorgullece en el Señor, que lo oigan los humildes y se alegren. Prueben qué bueno es el Señor, hagan la prueba y véanlo. Dichoso aquel que busca en El, refugio Engrandezcan conmigo al Señor, ensalcemos todos su Nombre. Busqué al Señor, y me dio una respuesta, me libró de todos mis temores. Yo creo, yo creo, yo creo Señor en Ti bis. Amén puedo decir. Este es mi cuerpo y mi sangre todo esto es lo que soy. Estaré siempre entre ustedes, aunque parta no me voy. El miedo no es sentimiento que abriga el que cree en mí, recuerden estas palabras: Al mundo yo lo vencí. Ara donde se inmoló el Cordero Inmaculado. Santa Cruz de redención, arco iris de la Alianza, signo eterno del perdón, fuente viva de esperanza. Alguien dice su nombre y la Magdalena siente que se terminan todas sus penas. Este es el triunfo lindo, muerte vencida, triunfo de Dios y el hombre triunfó la vida. Juan y Pedro corriendo hacia su gente llevan la gran noticia del Dios viviente. Cuando se parte el pan, anochecido, hay un Cristo viviente reconocido. El Señor envió a sus discípulos los mandó de dos en dos Los mandó a las ciudades y lugares donde iba a ir El La cosecha es abundante les dijo el Señor al partir Al entrar en una casa saluden anunciando la Paz Quien recibe mi palabra recibe al que me envió Servid a Dios con alegría, venid a El con regocijo. Pueblo suyo, suyo somos y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanzas alabadle, bendecid su nombre. Porque el Señor, el Señor es bueno y para siempre su misericordia y su Verdad, su Verdad por todas por todas las generaciones. Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía entre angustia y cobardía va perdiéndose el amor. Dios le habla como amigo huye el hombre de su voz. Yo siento angustia cuando veo que después de dos mil años entre tantos desengaños pocos viven de su fe. Muchos hablan de esperanza mas se alejan del Señor. Todo podría ir mejor si mi pueblo procurase caminar sin alejarse del camino del Señor, pero el hombre no hace suyos los senderos del amor. Porque el que empieza a seguirte prepara el alma ante las pruebas fortalece el corazón con toda su firmeza y no tiene miedo a la oscuridad. Aférrate y no te separes de El cuando te humillen ten paciencia aceptando todo con tranquila indiferencia aunque en la senda reine la oscuridad. En Vos tengo un amigo no dejes que lo pierda, aumenta mi creencia porque tengo fe en Ti, oh Dios. Después de haber luchado, durante un largo tiempo, olvidaré el pasado, y correré hacia Ti, oh Dios. Al partir con El el pan alimenta nuestro amor es el pan de la amistad, el pan de Dios Es mi cuerpo, vengan a comer es mi sangre, vengan a beber porque soy la vida, yo soy el amor, a tu amor eterno llévanos Señor. Con sus manos gana el pan trabajando con amor. El conoce la pobreza y el dolor. Es mi cuerpo Pero al fin resucitó por la fuerza de su amor y salió de su sepulcro vencedor. Para siempre junto a El viviremos sin temor nada puede separarnos de su amor. Unidos al rezar, unidos en una canción viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor. Gracias Señor, por este nuevo día por esta nueva luz. Por despertar en mí, el deseo de brindarme y cambiar mi dolor por tu amor. Te ofrezco hoy, todo lo que soy mis tristezas, mis alegrías. Todos mis esfuerzos, que se vuelvan a Ti y no importe nada de mí. Gracias Señor Soy cristiano y esta luz yo la haré brillar Nunca la ocultaré yo la haré brillar Sois la mañana que vuelve a nacer sois espiga que empieza a granar sois aguijón y caricia a la vez testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor. Mensajeros de la vida de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección. Id llevando mi presencia con vosotros estoy. Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger sois las palabras que intento gritar, sois reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad. Id, amigos Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida nos tritura con amor, Dios nos hace Eucaristía en el amor. Les dejo la paz, les doy mi Paz, no como le da el mundo. No teman ni se acobarden, oyeron lo que les dije. Me voy pero volveré. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando, recuerden que los amé, no me eligieron a mí. Soy yo quien los ha elegido. Virgen madre, Señora nuestra, recordando la Encarnación te cantamos tus hijos todos como estrella de salvación. Virgen Madre Ten siempre dispuesta tu sonrisa de amor, bríndala a los hombres con todo tu calor. Si en tu camino sólo existe la tristeza, y el llanto amargo de la soledad completa. Ven, canta Ella, ella es, ella es María Ella acunaba en su cuerpo al niño que salvaría a los hombres y mujeres que le entregaran su vida. Luego al sufrir la muerte de ese hijo al que amaba llevó en su silencio al mundo la verdad de sus palabras Dame tus fuerzas María para que pueda encontrar el camino que en su vida El nos quiso señalar. Demostrando al mundo tu reinado Señor demostrando que en tu nombre existe el amor. Para que los hombres descubran que tu amor es el camino cierto que nos lleva a la salvación. Sin nada voy, siguiéndote. Siempre te pedí tu gran amor ardiendo en mí. Hoy espero en Ti yo sé a quién di mi corazón. Este es mi lugar acompañarte hasta morir. Escondido en Ti me gozo en dar mi humilde sí. El llegó a mi vida en un día muy especial cambió mi corazón por un nuevo corazón y esa es la razón por la que digo que: vine a alabar a Dios. Vine a alabar a Dios Y un día al Padre volveré a descubrir el secreto de la pequeña semilla que fiel cobró su herencia en el Cielo. Mi alma se alegra pues soy parte de ti en ti he sido formado y contigo he de vivir. Padre tus promesas yo he visto cumplir. Tu mirada tierna me invita a confiar y tu mano abierta me hace descansar. Somos un pueblo que camina que marcha por el mundo buscando otra ciudad. Somos errantes peregrinos en busca de un destino destino de unidad. Siempre seremos caminantes pues sólo caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Danos la luz de tu Palabra que guíe nuestros pasos en este caminar. Marcha Señor junto a nosotros pues sólo en tu presencia podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Dura se hace nuestra marcha andando entre las sombras y en tanta oscuridad. Todos los cuerpos desatados ya sienten el cansancio de tanto caminar. Es ese el momento cuando dudo un momento de vacío y de fría oscuridad porque pienso que si en verdad no existes mi vida sería vana, como un libro sin final. Pero una voz siento surgir dentro de mí que me devuelve toda mi fe es la voz de Dios, mi amigo. Ante la cruz sólo puedo exclamar: tuyo soy, tuyo soy. Toma mi mano, te pido toma mis labios, te amo. Toma mi vida. Oh Padre, tuyo soy, tuyo soy. Qué puedo darte yo, todo mi ser, tuyo soy, tuyo soy. Sencillamente Dios un Dios capaz de amar el que yo necesito porque de infinito es mi corazón. Señor me han dicho tu nombre la piedra, el viento y el mar. Señor me han dicho tu nombre las cosas que un día creara tu amor. Te agradezco tu vivo silencio, este rato para hablar con vos, encarnarme en tu sabiduría, y vivir tu palabra Señor. Callemos hermanos y que hable el Señor. Tememos mirarnos de frente a los ojos y al ver lo que somos, tener que cambiar. Tallo verde dos hojitas mi espiga despunta ya ciento por una y molienda mañana voy a ser pan. La verdad que defendemos es de todos y queremos hacerla triunfar. Y si se quiere triunfar nunca se debe olvidar que lo primero es amar. Lucharemos todos juntos y podremos de la nada un mundo renovar. No olvidemos que el cristiano tiene vida, tiene luz y debe iluminar. Perdón por aquellos ojos que al mirar los míos no quise mirar. Señor, no le di mi mano se encontraba solo y lo dejé partir. Perdón por no dar cariño, por sólo buscarlo y tan lejos de Ti. Pasión de Cristo, confórtame. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me separe de Ti. Del Enemigo Malo defiéndeme. Cuando acompañas al amigo que marcha solo en el camino, cuando iluminas las tinieblas, del que va en busca de una estrella. Si cada día es Ahora es tiempo de que charlemos pues nada se perdió en estos días se olvida todo y nada sucedió. A Ti, llegamos a Ti, queremos amarte Señor donarte todo nuestro amor, decirte siempre que sí. Qué lindo Señor encontrarte en cada momento qué lindo que pueda ofrecerte un poco de pan. Recíbeme Señor que hoy con tu amistad conquistaré la paz por la verdad. Seremos levantados con poder [3 veces] para la nueva Jerusalén. Aquí se canta, aquí se ora se alaba a Cristo a toda hora. Seremos levantados A que tu te vas Tanto nos amó que al despedirse en la Santa Cena aquella tarde nos dio como pan su propio cuerpo y su sangre como vino de fraternidad. Tanto nos amó que en el calvario al ver a su madre a Juan le dio a María como nuestra Madre Madre de los hombres, Madre del Hijo de Dios. Tanto nos amó que un Viernes Santo clavado en la Cruz Cristo murió en su muerte El nos dio la vida vida de alegría, vida de hijos de Dios. Vienen trayendo la esperanza a un mundo cargado de ansiedad a un mundo que busca y que no alcanza caminos de amor y de amistad. Vienen con alegría Porque Cristo resucitó [3 veces] Canta el ave, brinca el ganado toda tristeza ya es del pasado. Porque Cristo resucitó [3 veces] Un hombre nuevo surge en el mundo hay en las cosas un cambio profundo. Pascua de Cristo, resurrección paso del hombre a la vida de Dios. Porque Cristo resucitó [3 veces] Desde hoy la muerte ha sido vencida y es nuestra fe un canto a la vida. Suenen campanas, suenen tambores, suenen guitarras y hosannas a Dios. No te alejes del camino marcado que Cristo ha señalado para acercarnos a El. Devuélvele con fe inquebrantable ese amor incuestionable que nos ha ofrecido El. Ven aquí Ha sido necesario blanca harina hacer el trabajo del hombre ha hecho este pan. Este es el pan que te ofrecemos hoy el pan de nuestra vida, el pan de nuestro amor, el pan de nuestra tierra, del gozo y del dolor, del esfuerzo en hacer este mundo mejor. Este es el vino que ofrecemos hoy el vino de amistad y de nuestra hermandad esta comunidad y nuestro canto de hoy, el esfuerzo en hacer este mundo mejor. Al ofrecer el vino junto con el pan pensemos en el hambre que muchos sufren hoy enséñanos Señor a compartir el pan y que alegres vivamos sembrando tu amor. Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud, amar la justicia y la paz. La fe de todos los hombres sin luz la pena y el triste llorar, el odio de los que mueren sin fe cansados de tanto luchar. En la patena de nuestra oblación acepta la vida Señor. Deja que penetre en tu misterio que me hunda en tu palabra tómame Señor. Y así poder volver a gritar que vivo tu amor que voy hacia Ti. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí. Porque te amo, necesito darme ponerme en tus manos, porque eres mi padre. Allí tu muerte había comenzado para salvar a la humanidad y al mismo hombre que te ha matado para que nazca tu gran verdad. Señor que día a día te traicionamos perdónanos, perdónanos. Perdona todos nuestros pecados perdona nuestras faltas de amor hacia el amigo, hacia el hermano hacia el que sufre, hacia el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdona cuando no te escuchamos, perdón por todo, perdón Señor. Señor somos cobardes y te negamos porque no tenemos valor. Pues no entendemos que ser cristianos quiere decir morir por Vos, por el amigo, por el hermano, por el que sufre, por el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdón pues nuestra cruz rechazamos, perdón por todo, perdón Señor. Y no la ven porque miran las cosas miran al mundo con sus propios ojos. Así ya lo humano pierde su color cuando un alma se abandona a Dios. Ya debo comenzar pues para vivir tengo un ideal. Pues es muriendo que al fin entraré en la eternidad. Ven al fin a saciar nuestra sed de paz. Este mundo en su dolor clama ardiendo de ansiedad, que tu Espíritu Señor lo conduzca a la verdad. Ven al fin a reinar cambia al mundo ya. Ven al fin a gritar en mi voz: Amén. Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza. Dicen que algunas mujeres al sepulcro fueron al alba. Siendo Dios hombre te hiciste para poderte entregar en la Cruz sangriento altar donde a los hombres te diste. Y tu cuerpo nos congrega en eterna comunión y la sangre del perdón hasta el corazón nos llega. Y estrechando nuestras manos obedientes a tu voz ser así el pueblo de Dios servidor de los hermanos. Miembros de Cristo en sangre redimidos Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde el Padre envió. El nos impulsa, nos guía y alimenta Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz entre las sombras Iglesia peregrina de Dios. Rugen tormentas y a veces nuestra barca parece que ha perdido el timón. Miras con miedo, no tienes confianza Iglesia peregrina de Dios. Una esperanza nos llena de alegría presencia que el Señor prometió. Vamos cantando, El viene con nosotros, Iglesia peregrina de Dios. Todos nacidos en un solo bautismo unidos en la misma comunión. Todos viviendo en una misma casa Iglesia peregrina de Dios. Todos prendidos en una misma suerte ligados a la misma salvación. Somos un cuerpo y Cristo es la cabeza Iglesia peregrina de Dios. Tenemos un Dios y Dios es amor. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque nos amamos, porque nos amamos y nos aliamos a los hermanos. El amor de Dios se derramó en nosotros por el Espíritu Santo que a nuestros corazones, que a nuestros corazones ha sido enviado, ha sido enviado. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón. Busca siempre en tu recuerdo la palabra del Señor: mi ley es el amor. Rompe pronto tus cadenas eres libre de verdad empieza a caminar. Ven, no digas nada y en tu silencio una oración. Un nuevo día Yo sé que es muy difícil confiar del todo en El pensar que arregla todo y siempre para bien y si ese bien nos cuesta que le vamos a hacer seguimos su camino El nos consuela y qué grande es. Un nuevo Sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. La justicia es la fuerza de la paz el amor quien hace perdonar la verdad, la fuerza que nos da la liberación lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad el que manda entiende que el poder es un servicio lo sabemos el camino es el amor. Oh María María de la esperanza de la humildad y el amor, atiende nuestras palabras, escucha nuestra oración. Ave María A la huella, a la huella, cortando campos, no hay cobijo ni fonda, sigan andando. A la huella, a la huella, José y María, con un Dios escondido, nadie sabía. A la huella, a la huella, los peregrinos, préstenme una tapera, para mi niño. A la huella, a la huella, soles y lunas, los ojitos de almendra, piel de aceituna. Un ranchito de quincha sólo me ampara, dos alientos amigos, la luna clara. Muéstrame ese lugar donde vives, quiero quedarme contigo allí. Escuchando tu palabra algo nuevo nació en mí. Es que nunca nadie nos había venido a hablar así. Aleluya, gloria al Señor. Hoy he visto a los leprosos sanos y a los ciegos ver. Hasta el pan multiplicaste para darnos de comer. Oh maestro mío, todo lo haces bien. Hoy he visto como se aman los que viven junto a Ti. Hace tiempo que sediento había querido amar así. Ahora veo que tu amor viene hacia mí. Llegar a vos Sólo quedó hierba seca por donde antes pisamos hoy hay flores de pureza pues hacia Ti caminamos. En la ruta de mis días el viaje fue muy pesado hasta que hallé una doncella y así juntos caminamos. Para llegar Me demostró que en la vida el amor es necesario el que hasta ayer se evadía al puente al fin ha llegado. Dulce Doncella El amor que nos ha dado es la mejor comprensión la irrealidad fue pasado el presente es nuestro Dios. El es mi alegría, es mi plenitud, El es todo para mí. Mi alma glorifica Su clemencia se derrama por los siglos sobre aquellos que le temen y le aman desplegó el gran poder de su derecha dispersó a los que piensan que son algo. Derribó a los potentados de sus tronos ensalzó a los humildes y a los pobres los hambrientos se saciaron con sus bienes y alejó de sí vacíos a los ricos. Pon tu mano en la mano del Señor que calma el mar Pon tu pie en la huella del Señor de Galilea. Pon tu pie en la huella del Señor que calma el mar. Y en tus labios la palabra del Señor de Galilea. En tus labios la palabra del Señor que calma el mar. Pon tu mano en la mano del Señor de Galilea. Escalé la montaña y al cóndor le pregunté me dijo que hace bastante que ya no vuela con El. En noche de luna llena a una estrella pregunté, me dijo que hace bastante que ya no cena con El. Y cuando el sol se ocultaba en mi triste corazón, un niño que me miraba se sonrió y se acercó. Si usted quiere conocerlo tiene que ser como yo, aunque me vea tan pequeño en mi alma se esconde Dios. Noche de Paz, noche de amor, todo canta en derredor, clara se escucha la voz celestial, llamando al hombre al pobre portal, Dios nos ofrece su amor [bis]. Por qué te entristeces alma mía, espera en el Dios de tu salvación. La esperanza de una vida nueva me habla de mi Dios; y el amor es brote que renueva la canción que hice para Dios. Aleluya, Gloria a Dios. Es como un río de agua viva, río de agua viva, río de agua viva en mi ser. Ama a tu hermano y alaba a tu Señor. Con alegría, alaba a tu Señor. No te avergüences y alaba a tu Señor. Ama a María y alaba a tu Señor. La Virgen María también ha venido y tan calladita que no la han oído. Los ojos atentos de la Virgencita puestos en los hijos que la necesitan. Se ha acabado el vino y el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Esta noche, amigos, nadie tenga penas, tomen de alegría seis tinajas llenas. Si pide María el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Somos todo un Continente de rodillas a tus pies que te pide ardientemente un nuevo Pentecostés. Junto a Ti, Virgen María se abre un nuevo porvenir, la esperanza y la alegría te venimos a pedir. Es muy poco Señor, lo que vengo a ofrecer es muy poco lo que puedo dar: mi trabajo es el agua que quiero ofrecer y mi esfuerzo un pedazo de pan. Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar. La gente con hambre sentada esperó en el prado que baja hasta el mar con cuanto tenía a Ti se acercó un muchacho que quiso ayudar. Es muy poco Los hombres volvían al amanecer muy cansados de tanto plegar; la barca vacía, qué triste es volver y de nuevo tener que empezar. No busques a Cristo en lo alto ni lo busques en la oscuridad muy dentro de ti, en tu corazón puedes adorar a tu Señor. Míralo a tu lado por la calle caminando entre la multitud muchos no lo ven, porque ciegos son ciegos de ceguera espiritual. Sí, no solamente porque sí, sino porque yo junto a Ti encuentro paz, soy muy feliz. Sí, aunque no entienda digo 'sí', aunque no vea digo 'sí', Tu me elegiste, siempre sí. El niño Dios muy bien lo agradeció, comió la miel y el poncho lo abrigó y fue después que sonrió a media noche el sol relumbró. Los jóvenes estamos presentes testigos de tu gran amor. Nuestro Padre nos llamó a vivir en este amor y a encontrar liberación, todos juntos. Una nueva humanidad con la Iglesia ya surgió porque Cristo es, en verdad, Hombre Nuevo. Estos frutos, que nuestro trabajo dio en la tierra del Señor simbolizan la continuación de su Santa Creación. En la mesa que El nos preparó presentamos nuestro don: son las uvas, el trigo de Dios, el trabajo y la oración. Cuando El cantaba, mi alma bailaba y juntos éramos una sola voz. Y cuando el lobo hambriento, se acercaba al rebaño, El levantaba su cayado, y el muy cobarde se escapaba. Y cuando caminaba El parecía que flotaba era tan suave su pisar que ni la tierra lastimaba. Y cuando alguna oveja se separaba del rebaño El la tomaba con sus brazos y la besaba con su aliento. Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi corazón es para Ti. Héme aquí, Señor, para acompañarte, héme aquí qué quieres de mí. Sin Ti, no sé vivir. Señor yo quiero estar unido siempre a Ti. Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. Consolador llendo de bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre. Descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto. Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre nada que sea inocente. Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas. Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos. Concede a tus fieles que en Ti confían tus siete sagrados dones. Premia nuestra virtud, salva nuestras almas danos la eterna alegría. Quiero cuanto hay en mí, del todo darte. Quiero olvidarlo todo y conocerte quiero intentarlo todo por buscarte quiero perderlo todo por hallarte quiero ignorarlo todo por saberte. Llevas en tus manos estrellas brillantes para alumbrar el sendero de los caminantes. Sos Reina del Cielo y Madre de Dios, sabes que te quiero, sabes quién soy yo. Yo soy de esta tierra y te veo de aquí, cantando canciones yo voy hacia Ti. Cuando es noche en mi alma me das ese sol, el que me da la calma en la tribulación. Pan le traemos, trigo de Dios para la mesa que El nos preparó. Vino traemos, viña de Dios para la fiesta de la comunión. Luces traemos, para alumbrar la mesa santa de nuestro altar. Flores traemos para alegrar esta comida de la amistad. Hoy nuestro juego, nuestro dolor, nuestros estudios, canciones al Señor. Toda la vida vamos a dar, para la ofrenda de Cristo en el altar. Todos unidos con las manos estrechadas, alzaremos la mirada para encontrar al Señor. Abre tus brazos, Señor, Señor. Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios. Si los cañones, las granadas y las balas, se cambiaran por palabras y por rezos al Señor. Si la envidia, el odio y la codicia, nuestro suelo ya no pisan podremos vivir mejor. Cuando los hombres suban los ojos al cielo, encuentren allí consuelo y alguien que les de calor. Ya que es difícil el mundo en que vivimos, por nuestra fe te pedimos: abre tus brazos Señor. Si el mundo no es absurdo, es tu misterio, Dios, mi paz nace al abrirse el corazón Qué gozo es esta fe, la creación, por el amor, marcha hacia Ti, Señor. Si no es vivir tu amor decir: Señor, Señor, vivir es dar a todos tu calor. Hombres de Jerusalén, que nadie se quede en casa en homenaje al Señor orgullo de nuestra raza. Chicos de Jerusalén, entonen vivas y hosannas; las voces de los changuitos resuenan como campanas. Cada hombre responde con su ser a esa voz que un día lo llamó no miremos lo que no hace aquel sino lo que no hago yo. Quiero oír a mi Señor, quiero oír su voz, su palabra quiero comprender. Que sepa yo escuchar que sepa también ver que sepa yo vivir Señor tu palabra de amor. Viene tu palabra mí, me alegra el corazón, siento ya la vida que me da. Que se haga carne a mí, Señor, lo que me dices hoy, que sea yo testigo de tu amor. Con el alma yo te quiero cantar y en el canto, que te canto, renacer. Y también por enseñarme a perdonar, Señor mío hoy te digo: Aleluya, aleluya. Dios es tu amigo, el viñador, el que te pide frutos de amor. No se detiene en su caminar no le asusta la sed ni el calor. Hay una viña que debe cuidar, una viña que es todo su amor. El te protege con su valladar levantando en tu derredor, quita del alma las piedras del mal y ha elegido la cepa mejor. El que se reía al mirar al cielo y cuando rezaba se ponía serio. Sobre este madero veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo cuando pregunté, respondió con calma que de los asuntos de Dios se encargaba. Como en Nazareth, aquella mañana he aquí tu sierva, he aquí tu esclava. Es la vida y la muerte lo que en este juego apuestas cuando sales a la calle sin miedo pateando las piedras. Hay que intentar el amor aunque el odio no ceda porque el tiempo perdido se paga en la misma moneda y si quieres que juntos lleguemos a ser una hoguera es preciso que enciendas tu luz por pequeña que sea. La madrugada Y por eso, por eso oh Señor, te adoré, te adoré en silencio. Y los ojos de mi amigo brillando de amor sincero me hicieron imaginar el poder de tu "Te quiero" y por eso, por eso oh Señor te adoré, te adoré en silencio. Pero dimensión de amor como la cruz de tu Hijo no podía imaginar fue tu amor el dolor vivo y por eso, por eso oh Señor me entregué, me entregué en silencio. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en el cuerpo de tu hijo, pan de vida Te ofrecemos Señor, Dios del universo, con este vino, todas nuestras tristezas, toda nuestra alegría. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en la sangre de tu Hijo salvador. Bienaventurado es quien construye y logra mantener la paz y la ilusión. Bienaventurado es quien intenta que reine la justicia y el amor, quien conoce el fruto del perdón y sabe conservar sin mancha el corazón. Bienaventurados son por siempre. Bienaventurado es el que sufre sembrando la justicia y el perdón, bienaventurado es el que lucha por causa de Dios, por causa de su hermano. Feliz es siempre aquel que lucha por la paz y hace de su vida una liberación y, aunque le odien todos, vive sin odiar. Como el cazador que asecha, y no alcanza a su presa, desfallezco y me caigo. Porque somos partidarios de la vida, y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos y en la noche previvimos la mañana. Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios mi amigo. Yo te hablaré de Amor y Paz, te atraeré con suavidad. Mucho he esperado tu regreso y hoy yo te prometo darte mi perdón. Yo borraré tu iniquidad, a mí, tu voz, ha de alabar. Todas tus llagas curaré y rocío yo seré que apague tu maldad. Confía en mí, pues Santo soy mi gozo es ser tu salvador. Que puedo dar mi pequeñez pero en tu amor yo creceré. Por ser cobarde he sido infiel sé que no soy digno de ser tu amigo. Echar mis redes, lanzarme al mar, para abrazar la inmensidad ya no le temo a la tempestad sobre las aguas te veo llegar. Qué puede un simple pescador decir cuando habla su Señor muy dentro decir "sí", o decir "no", dejando todo por amor: te sigo. Hoy trayendo espigas y racimos nos llegamos, Señor, hasta tu mesa para unir a la ofrenda de tu Hijo el goza y le dolor de tu cosecha. Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi sol. Pescador, en mis manos has puesto otras redes que pueden ganarte la pesca mejor y al llevarme contigo en la barca me nombraste Señor, pescador. Pescador, entre tantos que había en la playa tus ojos me vieron tu boca me habló y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado mis pies en la arena siguieron tu voz. Pescador, manejando mis artes de pesca en otras riberas mi vida quedó, al querer que por todos los mares del mundo trabajen mis fuerzas por Ti, pescador. Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, en tus palacios seguridad. Por mis hermanos y compañeros voy a decir: la paz contigo, por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien. Te llevaremos a los hermanos que van perdidos por los caminos. Quiero confiarte mis pobres manos quiero entregarte toda mi vida. Que puedas confiar en mí, utilizarme. Irrumpe en mi vida así, y transfórmame que todos vean en mí tu rostro suave. Encuentra Señor en mí, un lugar santo. No había nada Ahora yo te tengo a Ti, y me rebalsa, tu presencia suave en mí, me deja calma. Yo sé que diste la vida para nuestra salvación, hoy quiero amar sin medida quiero jugarme por vos. Cristo vale la pena luchemos con fe. María dame la fuerza para poderles mostrar a todos mis hermanos lo hermoso que es amar. Para poder con mis labios tu palabra proclamar haz de mí un instrumento y así tu amor sembrar. Cristo vale la pena Te necesita como tierra seca agotada y sin agua [bis]. Y te pienso por las noches te busco y alabo cada día porque sé que eres mi socorro mi alma se aprieta contra Ti y siento que tus alas me acarician [bis]. Como cuando en el santuario te veía al contemplar tu poder y tu gloria así quiero en mi vida bendecirte levantar mis manos en tu nombre [bis] Ahora sé que tu amor es mejor que la vida, sé que tus manos me sostienen sé que tus alas envuelven mi pequeñez, la aman, la acarician y soy en Ti [bis]. De lejos percibes lo que siento conoces cada uno de mis pasos. No ha llegado la palabra a mi boca, y ya conoces plenamente. Me abrazas por todos mis costados, tu mano amorosa me sostiene. Qué admirable encuentro tu misterio, tan grande que no puedo comprenderlo. En memoria tuya Cristo Redentor vamos a tu mesa en señal de amor. Profundo misterio de amor y ternura de querer quedarse antes de partir de dejar su sangre como alianza nueva de darla en bebida antes de morir. Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo. Tómenla y beban pues esta es mi sangre, la que por ustedes he de derramar. Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos y aunque nada vemos nos basta creer, el antiguo rito ha dejado paso a su Sacramento, Misterio de Fe. Yo soy el Pan de Vida y con ustedes me quedé me entrego como alimento soy el Misterio de la Fe. Yo soy el Buen Pastor y por amor mi vida doy yo quiero un solo rebaño soy para todos salvador. Yo soy la vid verdadera mi Padre es Dios, el viñador produzcan fruto abundante permaneciendo en mi amor. Angeles canten sobre el portal, Dios ha nacido, es Navidad. En el pesebre, mi Redentor es mensajero de paz y amor cuando sonríe se hace la luz y en sus bracitos crece una cruz. Esta es la noche que prometió, Dios a los hombres y ya llegó. Porque sólo El te puede guiar Porque sólo El te puede liberar Porque sólo El te puede perdonar Porque sólo El la paz te puede dar Porque El es camino, es vida y es verdad Conservabas todo dentro de tu corazón, fiel al hombre, fiel a Dios, Madre nuestra, María del Señor. María del Huerto guíanos sin temor, tras los pasos del Hijo de Dios, servidora atenta enséñanos a guardar, la palabra ardiendo hasta el final. Madre de los pobres, mira nuestro dolor, oye el grito sordo de quienes no tienen voz, Tierra prometida, engéndranos otra vez, a la vida queremos volver. Quiero que me eduques que me enseñes a rezar hazme transparente, lléname de paz. Madre, Madre, Madre, Madre. Gracias, Madre mía por abrir tu corazón, porque nos congregas y nos das tu amor. Gracias, por todos los amigos gracias, por ellos, oh Señor. Gracias, también por las tristezas. Gracias, porque consuelo das. Gracias, por que tu mano me conduce por doquier. Gracias, porque tu hablar comprendo Gracias, porque me das la luz. Gracias, porque a los hombres amo donde quiera esté. Gracias, porque tu amor no cesa. Gracias, yo te agradezco porque puedo agradecer. Iluminar es hoy el reto en la oscuridad servicio entrega en fidelidad hasta la muerte. Hoy es tiempo de dar, a manos llenas lo que se me dio. Brillar hasta consumirse. Señora, te pido por el sol que no deje de brillar sobre los campos arados. Señora mi ruego es por la paz, por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Señora, mi ruego es por la paz por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Aleluya, aleluya, aleluya. Aleluya, aleluya. Hosanna en el cielo hosanna en las alturas bendito el que viene en nombre del Señor. Hoy vi una luz en mi camino hoy mi destino conocí. Santo, Santo es el Señor - El Martillero Una cabeza colgando, las manos destrozadas los pies sangrando. Una cruz, varios clavos y una corona de espinas para mi hermano. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer. Te ofendí en la cara, cómo puede ser Señor que me digas que me amas y le pidas a mi Padre que perdone lo que estoy haciendo en vez de odiarme. Y tus ojos se cierran pero en vez de condenarme me miran en forma tierna y se hiela mi sangre porque he matado a mi hermano que vino para salvarme. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer, Señor, con estas manos martillé y me mirabas y me lo dejabas hacer Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros. Estas aquí, cantamos a ti en armonía y tu camino nos lleva al paraíso. Estamos aquí y nos dejamos llevar por ti María nuestra madre llena de amor. María eres la madre madre de la humanidad y también madre del creador creación, fruto del amor. Es también como la levadura que toma en sus manos la mujer y que si la mezcla con la blanca harina fermenta y la masa hace crecer. Solo en el puerto de la verdad dos nubes blancas se mecen en el mar son dos amores que no supe alcanzar son dos entregas por las cuales me he de dar. Pero volveré. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé Si así se aman me quedaré siempre entre ustedes como una vez. Porqué se turban sus corazones, no queden tristes. Crean en mí, pues es mejor que yo me vaya. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé El mundo queda sin comprender pero no teman, regresaré. Es el tiempo de la paz, de buscarse y abrir las manos de entregarse, amor cristiano. Vamos, qué esperamos para darnos como hermanos. Vamos, qué esperamos para abrirnos a Dios. Comprendernos, ser sinceros y ser por fin hombre nuevo, arrancar el egoísmo que nos ata destruir la soberbia que es tan fuerte. Calmé tu hambre y tu sed con juramentos sellé un pacto de amor eterno. Señor no encuentro la solución que no me traiga problemas me invade la indecisión quisiera hallar las palabras que siempre tenga razón pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Señor vale la pena seguir vale la pena jugarse vale la pena sentirse vivo. Señor, nunca te apartes de mí que este momento sea eterno para que vivan aquí en mí. Señor yo quiero un mundo mejor quiero un mundo diferente un mundo sin depresión un mundo lleno de puentes lleno de cartas de amor pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Me enseñaste a seguir me enseñaste a vivir en un mundo de injusticia y soledad. Guiaste nuestra juventud sed de vida y esperanza respuesta sincera al mañana. Fuerza capaz de crear y hacer un todo de la nada. Madre que cuando pasen los días tus enseñanzas perduren que el mundo no me abrume y que pueda levantarme en la caída invocando tu presencia que da vida. Que el miedo de las cosas no acalle el silencio de tu amor. Dame tu mano hermano para que junto con nuestra Madre curemos todas las heridas con fe, esperanza y perdón despertando siempre con una sonrisa. Sobre los mares resuena la voz de Dios. Glorioso es Dios su voz hace temblar. Su voz descuaja los cedros del Líbano. La voz del Señor lanza llamas de fuego. No es en las palabras, ni es en las promesas donde la historia tiene su motor secreto. Sólo en el amor en la cruz madurado, el amor que mueve a todo el mundo entero. Hazme comprender, Señor, tu amor tan puro amor que persevera en cruz, amor perfecto. Hazme serte fiel cuando todo sea oscuro para que mi amor no sea un sentimiento. Duermen en su sopor y temen en el huerto ni sus amigos acompañan al maestro. Si es hora de cruz, es de fidelidades pero el mundo nunca puede aceptar esto. Enemigos a vencer. Por el fuego en su mirar. Hoy escucha el grito del Shaddai. Tu poder se muestra hoy. Eres vencedor. Pues tu nombre Santo es. Cordero de Dios. Ante tu poder. Ante ti todo mal termina. Ante ti hemos de postrarnos. Toda lengua tribu y nación. El poder de tu amor. Por la gracia que, encontré en ti. Ahora sé que las debilidades que hay en mí,. Tómame cerca quiero estar,. Y al esperar, nuevas fuerzas yo tendré. Por el poder de tu amor. Yo te quiero ver cara a cara oh Señor. Viviendo cada día por el poder de tu amor. Él reina. Vamos a pelear contra las fuerzas del mal,. Para liberar, nuestra nación. Toma tus armas, ven a pelear. El Señor esta en este lugar. El Señor esta en este lugar, el Señor esta en este lugar. Contra todo principado y potestad. Los muros caen, los muros caen. Y con ellos las cadenas. Se derrumban fortalezas. El Señor entrego en mis manos Jericó. El tiempo de cantar llego. Ven enciende Señor a Tu novia,. Ven enciende Señor a Tu iglesia,. Ven enciende Señor a Tu casa,. Ven y enciéndeme. En los montes, en los valles. En los montes, en los valles,. Exaltamos al que es digno de alabanza. En las costas de los mares,. Levantamos un sonido de esperanza. Aclamamos, aclamamos,. Hacemos oír la voz de su alabanza. Con las manos en lo alto. Exaltamos al que reina para siempre. Subamos a adorar en el monte de Sión,. Es el gozo de toda nación. Donde la tristeza es gozo,. El llanto es alegría. Subamos a adorar al gran Rey. En ti. En ti confía mi corazón, en ti reposa mi alma. Mi ser descansa en ti, puedo ser feliz. Por que se que estas obrando, tu perfecta voluntad. En mi vida estas obrando, tu perfecta voluntad. No hay nadie como tu. Precioso y glorioso. Tan bello y tan hermoso. En tu nombre Rey. No debes temer. Ni retroceder. Nos ha dicho el Señor. Quien nos redimió en la cruz. Destruiré gigantes. Derribaré los muros. Y tomaré ciudades. En tu nombre Rey, en tu nombre Rey. Eres todo poderoso. Eres mi luz y mi salvación. Y por siempre te alabaré. Eres grande y majestuoso. Eres fuerte e invencible. Confié en ti me has ayudado. Tu salvación me has regalado. Hoy hay gozo en mi corazón. Con mi canto te alabare. En todo tiempo te alabare. En todo tiempo te adorare. Es mi corazón rendido a ti. Es lo mejor de mí. Lo que vengo a darte. Ya no es suficiente una canción. Yo te quiero dar. No vengo a pedir. No vengo a buscar. Solo vengo a darte. Mi ofrenda de amor. Hoy quiero tocar. Tu fiel corazón. Y darte las gracias. Mi amado Señor. Hoy te vengo a bendecir Estoy apasionado. Cara a cara quiero verte que tu luz brille en mí. Que tu Gloria se derrame, como fuego arda en mí. Pues de ti dependo, sin tu amor yo muero. Estoy apasionado,. Estoy desesperado. Por tu presencia,. Por tu presencia. Me asombra tu amor, y tu fidelidad,. Que a pesar de mi, me puedas amar. Tus ojos de amor, en mi caminar. Tal vez el sol, mañana no aparezca,. Y del firmamento se borren las estrellas,. Fuego de Dios. Porque sé que vivo estas. Me diste la eternidad. Por siempre quiero alabar. Tu nombre oh Dios glorificar. Me compraste con la sangre. Que diste en la cruz. Al morir crucificado por la humanidad. Ahora vivo estas en mí. Bondad mi alma descansara en ti. Me has cambiado. Rompiste el muro que nos separaba. En ti soy bendito y camino en tu luz. La victoria yo tengo en ti. Te anhelamos. Fuego de Dios, fuego de Dios. Tu corazón, yo quiero ver,. Ven con tu Gloria. Golpe de espada, es la alabanza. Golpes de guerra que salen de Dios. Cantos de Gloria traen la victoria. En la batalla del pueblo de Dios. Y cada golpe de la espada de Dios. Es con pandero, con trompeta y tambor. Me has tomado en tus brazos. De tu amor has derramado en mi corazón,. No sabré agradecerte lo que has hecho por mí,. Solo puedo darte ahora mi canción,. Yo te doy gracias,. Gracias, muchas gracias Señor,. En la cruz distes tu vida,. Entregaste todo ahí,. Vida eterna regalaste al morir,. Por tu sangre tengo entrada. Ante el trono celestial,. Puedo entrar confiadamente ante ti,. Para darte las gracias, gracias Señor,. Gracias Señor, gracias, muchas gracias Señor,. Grande y poderoso Dios. Tu nombre alabaré siempre. Te alabaré dando una vuelta. Te exaltaré alzando mis manos. De todo mal, desataste mi silicio. Me ceñiste de verdad. Alabaré siempre. Hacemos hoy ante tu altar. Un compromiso de vivir en santidad. Un pacto de hombres que te quieren agradar. Con manos limpias, corazón puro para ti. Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,. Hoy me vuelvo a ti. Crea en mi un limpio corazón como el tuyo Señor. Renueva en mí un espíritu que te ame Señor. Muestra tu bondad por tu gran misericordia. Lava mi interior, avívame oh Dios. Este es mi deseo, honrarte a ti. Con todas mis fuerzas, te alabaré. Hoy te rindo mi ser,. Te doy mi corazón. Yo vivo para ti. En cada palpitar,. Mientras haya aliento en mí,. Dios haz tu obra en mí. Rindo mi ser, mi corazón. Cuando llames quiero responder. Cuando hables quiero escuchar. Cuando escuches te quiero adorar. En tus brazos quiero descansar. Tus palabras quiero yo beber. Por siempre estar en ti. Tu gloria sobre mi caer. Mi alma anhela tu presencia. Espíritu de Dios. Ven sobre mí. La niña de tus ojos. Me viste a mí, cuando nadie me vio. Me amaste a mí, cuando nadie amo. Y me diste nombre, yo soy tu niña. La niña de tus ojos, porque me amaste a mi. Huyan delante de ti, tus enemigos. Se dispersen delante de ti. Todos aquellos que aborrecen tu presencia. Tu presencia reinara, sobre todo imperio. Tu presencia reinara, gobernara sobre todo principado. Tu sol hoy brilla, tu luz nunca se apagara. Soy tu Salvador soy tu Redentor. Que te da seguridad. Eres fuerte en mí. Un sonido nunca oído. Un estruendo celestial. Resplandece en las naciones. Aunque un ejército. Acampe contra mí no temeré. Aunque haya guerra hoy. Alrededor de mi, en ti confiare. No temeré a diez mil gentes. Que hagan sitio contra mí. Aunque la tierra se estremezca. Mi salvación esta en ti. Tu mi fortaleza. Quien levanta mi cabeza. Aunque afligido este. Aunque mi corazón. Estremecido este, en ti confiare. Que se junte contra mí. Tu eres mi Dios mi fortaleza. Me has dado libertad, salí de mi prisión. Tu gran poder en mi rompió. Las cadenas de mi gran opresión. Me has dado salvación, cautivo ya no soy. He sido libre por tu gran amor. Libertad de mis cadenas. Libertad no soy esclavo. Soy tan libre puedo casi volar. De los montes, a los valles. Ya se escucha el clamor. De los cielos a los pueblos. Ya te cantan, con amor. Toma mis sueños, mis planes también. Llévame, a ese lugar. Donde lo de alrededor no importa,. Es donde necesito estar. Mi confianza esta en ti Señor. Para completar la obra que iniciaste. No me quiero ir de tu presencia Dios. Allí encuentro paz, vida y bendición. Magnifico Rey. Magnifico Rey, fuerte Dios reinas Señor en majestad. Príncipe, de la paz. Eres Señor con autoridad. Nos has liberado de la maldad cantamos de tu amor. Y ante tu trono de santidad. Te adoramos hoy. Me robaste el corazón. Me robaste el corazón, te adueñaste de mi vida,. De tus labios brotan miel y tu dulce voz me arrulla. Es hermoso estar dormido, con el corazón despierto. Es tan agradable verte, y tan dulce escuchar. Me robaste el corazón, aunque yo quede en el olvido. Ven conmigo a la casa de Dios. Mejor es un día en la casa de Dios. Que mil años lejos de Él. Prefiero un rincón en la casa de Dios. Celebraremos juntos su amor. Haremos fiesta en honor de aquel que nos amó. Estando aquí en la casa de Dios. Alegraremos su corazón. Le brindaremos ofrendas de obediencia y amor. En la casa de Dios. Arde mi alma arde de amor por aquel que nos dio la vida. Por eso le anhela mi corazón. Anhela de su compañía, anhela de su compañía. Mi gran galardón, mi fuego interior. Mi entrega total, mi agua y mi pan. Y triunfante cantaré. Cantaré, cantaré, un himno de gloria. Gritaré, gritaré, eres mi victoria. Nación grande. Porque así ha dicho el Señor. Vete de tu tierra y de tu nación. A la tierra que te mostrare. Al lugar donde te bendeciré. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Ni ojo vio. Ni ojo vio, ni oído oyó. Que espera en Él, a oír su voz. En tus manos toma mi ser,. Y ser lo que debo ser. Déjate en mis manos moldear,. Tu ser transformar a mi voluntad. Yo te ayudaré a entender,. Mi obra en ti y a través de ti,. Y ser lo que debes ser. Nuestro Dios es alegre. Nuestro dios es Dios alegre. Mi Dios es alegre. El consuela al que llora. Su ayuda no demora. El abraza al rechazado. Y lo trae a su lado para dar su amor. El levanta al abatido. Restaura el alma del herido. El exalta el loor. Del pueblo que busca conocer al Señor. Cristo te amo, acércame a ti Señor. Cristo te amo me entrego en adoración. Mi corazón mira tu corazón,. Palabras de verdad, que quieres escuchar,. Son sólo para ti Señor. Yo se que débil fui,. Te herí Y te lastimé. Perdóname Señor. Quiero descansar,. Sé que tu sangre me puede limpiar. Con arrepentimiento en mi corazón,. Me humillo y te pido perdón. Poderoso de Israel. Con alegrías de corazón. Como el que va con la flauta. Celebraremos su poder. El es El poderoso de Israel,. El Poderoso de Israel. Al poderoso de Israel. Y los ojos de los ciegos. El cojo saltara,. Con el arpa danzara. La lengua de los mudos cantara. Con ojos de fuego, con rostro de sol. Un gran arcoíris corona su ser. El es el cordero que pudo vencer. El es el primero, Él es el postrer. Y arrojan coronas delante de Él. Poderoso para salvar. Todos necesitan amor que nunca falla. Tu gracia y compasión. Todos necesitan perdón y esperanza. Y un Dios que salva. Cristo puede mover montes. Solo Dios puede salvar. Mi Dios puede salvar. Por siempre autor de salvación. Él la muerte venció. Aun con mis temores. Sé que me aceptas, lléname otra vez. Mi vida entera ofrezco para seguir tus pasos. A ti me rindo. Pon aceite. Y me gozaré, y me alegraré. El me ha vestido de lino fino, del gozo de su salvación. Convidado he sido a las bodas, a mi Rey pronto veré. Que sería de mi. Que sería de mí si no me hubieras alcanzado. Que sería de mí si no me hubieras perdonado. Tendría un vació en mi corazón. Vagaría sin rumbo, sin dirección. Si no fuera por su gracia y por su amor. Sería como un ciervo que brama por agua en el desierto. Queremos darte gloria y honra. Y cada día sobre la tierra, proclamaremos tu majestad. Queremos darte gloria y honor, queremos darte la adoración,. Queremos exaltarte por siempre. A tus pies rindo todo lo que tengo Señor,. Y mi devoción entera sólo a ti te la doy. Quien es el Rey de Gloria, me persigue con su amor. Me asombran sus palabras, susurrando en mi interior,. Mi conciencia me recuerda, necesito su perdón,. Él es el Rey de Gloria me lo ofrece hoy. Los misterios que en él hay, mi espíritu lo anhela. De su gracia y su verdad, Él es el Rey de Gloria, hijo de hombre, hijo de Dios. Él es el Rey de Gloria, de poder y majestad, es sabio sin medida,. Es el Rey a voluntad, Señor de cielo y tierra. Él es el Rey de Gloria, Él es todo para mí. Quiero adorar. Quiero adorar, hasta llegar. Al lugar de tu habitación,. A tu secreto Señor, quiero adorar, hasta llegar. Llévame a tu habitación,. Mi refugio mi pasión. Al lugar de intimidad,. De quietud y santidad. Donde cambia el corazón. Donde transformado soy,. A tu imagen mi Señor. Quiero levantar mis manos. Quiero levantar mis manos, quiero levantar mi voz. Ofreciendo a ti mi vida,. En santidad y amor. Padre sólo a ti te ofrezco. Mi vida y mi corazón. Y me postro en tu presencia en adoración. Hijo de Dios, recibe hoy,. Toda la gloria, la honra y honor. Quiero mirar tu hermosura. Estoy dispuesto y en tus manos. Lo rindo todo, Señor. Abre mis ojos, déjame verte. Quita las vendas que me han cegado. Abre mis ojos, yo quiero verte. Muestra tu Gloria y tu gran bondad. Abre mis ojos, Jesucristo. Muestra tu Gloria y tu bondad. Ya no quiero ser igual. Pon en mí tu corazón. Porque todo lo que hay. Dentro de mí. Necesita ser cambiado Señor. Dentro de mi corazón. Rey de Gloria. Él es el Rey de Gloria. Me persigue con su amor. Me asombran sus palabras. Susurrando en mi interior. Mi conciencia me recuerda. Necesito su perdón. Me lo ofrece hoy. Rey del universo. Y Príncipe de paz. Misterios que en Él hay. Mi espíritu anhela. De su gracia y su verdad. Hijo de hombre hijo de Dios. Con poder y majestad. Es sabio sin medida. Es el Rey a voluntad. Señor de cielo y tierra. Él es todo para mí. Rey de reyes Señor de señores. Reinas con autoridad. En la tierra estableces tu reino. Revela tu Gloria. Y manifiesta tu gran poder. Los tronos de las naciones. Te confiesan hoy como su Rey. Somos tu pueblo. Destruyendo todo principado. Y tus amados. Admirable consejero. Dios fuerte consolador. Poderoso padre eterno. Príncipe de paz. Los débiles pueden decir. Fuerte soy en aquel. Que resucito por mí. Los pobres, confiesan hoy. Bendecido estoy. Que arda en nuestro corazón. Un fuego que consuma. Todo por ti. Y con los cielos cantare. Eres el Rey. Te amo Dios, Te adorare. Tu iglesia es la novia que. Viste en tu corazón. Al dar tu vida en la cruz. La salvación es de todo aquel. Que te acepta a ti. Por mi la cruz, Toda mi maldad. Tu amor restauro, Mi esperanza y fe. Mi vida doy, Para honrar. Tu amor Señor. Señor eres fiel. Gente de toda lengua y nación. De generación a generación. Te adoramos hoy, Aleluya, Aleluya. Te adoramos hoy, eres Señor. Sigo a Cristo. Yo te busco, si te busco Dios. En silencio tu estas. Todo el tiempo espero en ti. Revélate a mí. Conocerte yo quiero mas. Sigo firme, para el blanco voy. La corona conquistar. Voy luchando, nada me puede impedir. Yo te voy a seguir. Señor te quiero, quiero oír tu voz. Quiero tocarte tu rostro quiero ver. Manos que. Fueron clavadas por mí. Heridas que. Hablan de tu inmenso amor. Por eso te llamo mi Cristo. Por eso te canto. Dios del universo. Salvador eterno. Rey de toda la creación. Redentor divino. Dios a ti me rindo. Gloria te doy. Santo Dios. Tu plan soberano es. Al enviar. Tu hijo por la humanidad. Santo, Santo, Santo Dios. Manos que, Se entregaron por amor. Lo que soy, Siempre te daré Señor. Solo Cristo. Al estar en tu presencia sé que hay restauración. Al oír tu dulce voz,. Te seguiré mi Rey, mi Dios. Moriste por mí en la cruz, viviré para alabar. En el caos, en tormenta sé que. Sigues siendo Dios. Cuando siento que soy débil me das. La gracia para seguir. Cantaré esta canción. Mi corazón, toda mi fe. Soy sano. Tu victorioso Salvador digno de adoración. Venciste a la muerte en la cruz por tu llaga sano soy. Tal como soy Señor, sin nada que ofrecer. Pues todo es tuyo Señor. Tal como soy Señor sin nada que entregar. Tómame Señor, tal como soy. Como un sacrificio agradable en. Tu honor, grato perfume yo quiero..

Creo, pero aumenta mi fe. Se fue acercando a las gentes acariciando a los niños [bis]. Iba diciendo por los caminos: Amigo soy, soy amigo. Sus manos no empuñan armas, sus palabras son de vida sus palabras son de vida. Alabar y adorar canciones sobre el perdón llora con los que lloran y comparte la alegría [bis]. Reparte el pan con los pobres a nadie niega su vino a nadie niega su vino.

Y los hombres que lo vieron contaban a sus vecinos contaban a sus vecinos. Hay un hombre por las calles que quiere ser nuestro amigo que quiere ser nuestro amigo.

Hay un hombre por las calles que lleva la paz consigo [bis]. Porque inclina su oído hacia mí cuando yo lo invoco. Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del abismo. El Señor es justo y bondadoso nuestro Dios es compasivo. El Señor protege a los sencillos, yo estaba en la miseria Alabar y adorar canciones sobre el perdón me salvó.

Tenía confianza cuando dije: qué grande es mi desgracia. Con qué pagaré al Señor, todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación invocaré el nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor en presencia de todo su pueblo [bis]. Donde haya odio, ponga yo amor. Donde haya ofensa, ponga yo perdón. Donde haya discordia, lleva la unidad. Donde haya error, lleve la verdad. Donde haya miedo, ponga la esperanza.

Donde haya dudas, lleve yo mi fe. Donde haya tristezas, lleve mi alegría. Donde haya tinieblas, ponga yo tu luz.

Donde haya odio, ponga yo tu amor. Señor haz de mí, un instrumento de tu paz. Confío en tu mirada que me abra el corazón. Toma mi pobre vida que sencilla ante Ti, quiere ser alabanza por lo que haces en mí. Gloria, gloria Dios [4 veces]. Gracias por tu palabra, gracias por tu amor, gracias por nuestra Madre, gracias te doy Señor. Gracias por mis hermanos, gracias por el perdón, gracias porque nos quieres juntos en Ti, Señor. Que sea en mí, Señor y en todos sea.

Que sea en mí Señor, tu sabia solidaridad que sea en mí todo el esfuerzo y la esperanza, que sea en mí la adoración y la alabanza, con la alegría del encuentro y la amistad. Sea en mí, sea en mí, sea en mí, deja que sea en mí, Señor. Que sea en mí tu presencia aunque no vea, que sea en mí tu voluntad aunque no entienda, que sea en just click for source poder sentirte aunque no sienta, que sea en mí toda la fuerza de tu Amor.

Quiero aprender a abandonarme en Ti, y pronunciar el sea de tu voz, que por siempre sea, sea en mí. Sea en mí, sea en mí El lugar no son las cosas el lugar no es la casa el lugar es la gente que en ella el tiempo pasa.

Me Alabar y adorar canciones sobre el perdón un señor que nadie quería escuchar compartiendo su dolor, solamente oírlo hablar. Fue tu materna espera luz de esperanza hasta que el gurisito nació en Belén y vinieron los pobres y peregrinos para adorarlo y El sonreía, Dios con nosotros, el Emmanuel [bis]. En aquel tallercito de carpintero Dios aprendió el oficio del buen José, y vos yendo y viniendo de la cocina guardabas cosas dentro del alma que te sirvieran para después [bis]. Señor [bis] El amor es compasivo, el amor es servicial, el amor no tiene envidia el amor no busca el mal.

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés el amor no es egoísta, el amor nunca es doblez El amor disculpa todo, el amor es caridad, no se alegra de lo injusto sólo goza en la verdad. El amor soporta todo, el amor todo lo cree, el amor todo lo espera, read more amor es siempre fiel.

Si tuviera el don Alabar y adorar canciones sobre el perdón la profecía conociera toda la ciencia, si tuviera la fe de transportar las montañas, pero no tengo amor No soy nada, porque un hombre, no es hombre si no ama [bis].

Si yo diera a los pobres todos mis bienes y entregara mi cuerpo a las llamas pero no tengo amor, nada me sirve. Acudamos a su encuentro, ven Señor La iglesia espera tu venida ven Señor y llena de alegría canta: ven Señor Palabra eterna y creadora, ven Señor a renovar todas las cosas ven Señor Imagen de la luz eterna, ven Señor a iluminar nuestras tinieblas, ven Señor Verdad y vida encarnada ven Alabar y adorar canciones sobre el perdón a responder a nuestras ansias, ven Señor.

Pastor y rey de nuestro pueblo, Alabar y adorar canciones sobre el perdón Señor a conducirnos a tu Reino ven Señor. Llévame donde los hombres necesiten tus palabras necesiten mis ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde todo sea triste simplemente por no saber de Ti. Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo lo hermoso que es tu amor.

Y así read article marcharé cantando por pueblos predicando tu grandeza Señor. Tendré mis brazos sin cansancio tu historia entre mis labios la fuerza en la oración.

Jesucristo yo te adoro Espíritu Santo yo te adoro Trinidad Santa yo te adoro Virgen santa te venero Ese hombre, sólo vino check this out cumplir aquí el mandato de su Alabar y adorar canciones sobre el perdón, el gran Rey. Ya se acerca el momento de expirar porque casi sin hablar una frase dice con amor: Padre, perdónalos, Señor porque no saben lo que hacen. Y después, alzando la mirada a la altísima morada pronuncia: "Consumado es".

Muchas gracias mi Dios, muchas gracias mi Rey y Señor. Gracias Señor por tus heridas, gracias también por tu perdón Por nosotros diste la vida. Aprender a sonreír junto Alabar y adorar canciones sobre el perdón la cruz, y en tu nombre descubrir la canción de Dios. María, tu nombre es como el sol, llamando a los hombres, a alabar a Dios, nombre del Amor. De rodillas alabarlo en el dolor, y en mi canto darle gracias por su amor. Ese niño pequeño tiene en sus labios un saber misterioso para los sabios.

Madre mía, no tienes porqué buscarme, en las cosas del Padre debo ocuparme. Por las calles un día has de llorarme y al tercer día, vivo, has de abrazarme. Hermano es saliendo Somerhalder mismo?

ahora Ian ¿Quién, hermana luna yo de ver la vida yo creo en el amor, de las estrellas del cielo creo en Dios, de ver las aves por aire volar de ver los prados alegres saludar. Hermano sol, hermana luna yo quiero poder a los cielos cantar y a Dios por todo las gracias quiero dar. Guarda entre tus manos mi pobreza, guía mi camino con tu Luz, quiero estar de pie junto a María abrazando el leño de tu Cruz. Niño Dios, Niño Dios, Niño Dios de los changuitos, que como ellos muy pobrecito en un ranchito vas a nacer [bis].

Suenen ya, suenen ya, las campanas en la iglesia, y los changos mirando al cielo esperando al Niño que ha de nacer [bis]. Llega ya, llega ya, montado en una Alabar y adorar canciones sobre el perdón, llega ya el niñito bueno a los pobres changos a consolar [bis].

Quiero vivir, quiero ser feliz con tu poder dentro de mí.

Labios de la vagina irritados

Ahora sé lo qué es vivir; puedo reír, puedo cantar. Ahora sé que yo puedo amar con tu poder dentro de mí. Estos dones son el signo del esfuerzo de unidad, que los hombres realizamos en Alabar y adorar canciones sobre el perdón campo y la ciudad. Mi alma se enorgullece en el Señor, que lo oigan los humildes y se alegren.

Prueben qué bueno es el Señor, hagan la prueba y véanlo. Dichoso aquel que busca en El, refugio Engrandezcan conmigo al Señor, ensalcemos todos su Nombre. Busqué al Señor, y me dio una respuesta, me libró de todos mis temores. Yo creo, yo creo, yo creo Señor en Ti bis. Amén puedo decir. Este es mi cuerpo y mi sangre todo esto es lo que soy. Estaré siempre entre ustedes, aunque parta no me voy. El miedo no es sentimiento que abriga el que cree en mí, recuerden estas palabras: Al mundo yo lo vencí.

Ara donde se inmoló el Cordero Inmaculado. Santa Cruz de redención, arco iris de la Alianza, signo eterno del perdón, fuente viva de esperanza. Alguien dice su nombre y la Magdalena siente que se terminan todas sus penas. Este es el triunfo lindo, muerte see more, triunfo de Dios y el hombre triunfó la vida.

Juan y Pedro corriendo hacia su gente llevan la gran noticia del Dios viviente. Cuando se parte Alabar y adorar canciones sobre el perdón pan, anochecido, hay un Cristo viviente reconocido. El Señor envió a sus discípulos los mandó de dos en dos Los click a las ciudades y lugares donde iba a ir El La cosecha es abundante les dijo el Señor al partir Al entrar en una casa saluden anunciando la Paz Quien recibe mi palabra recibe al que me envió Servid a Dios con alegría, venid a El con regocijo.

Pueblo suyo, suyo Alabar y adorar canciones sobre el perdón y ovejas link su prado.

Argent Sex Watch Porn Movies Chudae Xxx. Ese hombre, sólo vino a cumplir aquí el mandato de su Padre, el gran Rey. Ya se acerca el momento de expirar porque casi sin hablar una frase dice con amor: Padre, perdónalos, Señor porque no saben lo que hacen. Y después, alzando la mirada a la altísima morada pronuncia: "Consumado es". Muchas gracias mi Dios, muchas gracias mi Rey y Señor. Gracias Señor por tus heridas, gracias también por tu perdón Por nosotros diste la vida. Aprender a sonreír junto a la cruz, y en tu nombre descubrir la canción de Dios. María, tu nombre es como el sol, llamando a los hombres, a alabar a Dios, nombre del Amor. De rodillas alabarlo en el dolor, y en mi canto darle gracias por su amor. Ese niño pequeño tiene en sus labios un saber misterioso para los sabios. Madre mía, no tienes porqué buscarme, en las cosas del Padre debo ocuparme. Por las calles un día has de llorarme y al tercer día, vivo, has de abrazarme. Hermano sol, hermana luna yo de ver la vida yo creo en el amor, de las estrellas del cielo creo en Dios, de ver las aves por aire volar de ver los prados alegres saludar. Hermano sol, hermana luna yo quiero poder a los cielos cantar y a Dios por todo las gracias quiero dar. Guarda entre tus manos mi pobreza, guía mi camino con tu Luz, quiero estar de pie junto a María abrazando el leño de tu Cruz. Niño Dios, Niño Dios, Niño Dios de los changuitos, que como ellos muy pobrecito en un ranchito vas a nacer [bis]. Suenen ya, suenen ya, las campanas en la iglesia, y los changos mirando al cielo esperando al Niño que ha de nacer [bis]. Llega ya, llega ya, montado en una estrellita, llega ya el niñito bueno a los pobres changos a consolar [bis]. Quiero vivir, quiero ser feliz con tu poder dentro de mí. Ahora sé lo qué es vivir; puedo reír, puedo cantar. Ahora sé que yo puedo amar con tu poder dentro de mí. Estos dones son el signo del esfuerzo de unidad, que los hombres realizamos en el campo y la ciudad. Mi alma se enorgullece en el Señor, que lo oigan los humildes y se alegren. Prueben qué bueno es el Señor, hagan la prueba y véanlo. Dichoso aquel que busca en El, refugio Engrandezcan conmigo al Señor, ensalcemos todos su Nombre. Busqué al Señor, y me dio una respuesta, me libró de todos mis temores. Yo creo, yo creo, yo creo Señor en Ti bis. Amén puedo decir. Este es mi cuerpo y mi sangre todo esto es lo que soy. Estaré siempre entre ustedes, aunque parta no me voy. El miedo no es sentimiento que abriga el que cree en mí, recuerden estas palabras: Al mundo yo lo vencí. Ara donde se inmoló el Cordero Inmaculado. Santa Cruz de redención, arco iris de la Alianza, signo eterno del perdón, fuente viva de esperanza. Alguien dice su nombre y la Magdalena siente que se terminan todas sus penas. Este es el triunfo lindo, muerte vencida, triunfo de Dios y el hombre triunfó la vida. Juan y Pedro corriendo hacia su gente llevan la gran noticia del Dios viviente. Cuando se parte el pan, anochecido, hay un Cristo viviente reconocido. El Señor envió a sus discípulos los mandó de dos en dos Los mandó a las ciudades y lugares donde iba a ir El La cosecha es abundante les dijo el Señor al partir Al entrar en una casa saluden anunciando la Paz Quien recibe mi palabra recibe al que me envió Servid a Dios con alegría, venid a El con regocijo. Pueblo suyo, suyo somos y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanzas alabadle, bendecid su nombre. Porque el Señor, el Señor es bueno y para siempre su misericordia y su Verdad, su Verdad por todas por todas las generaciones. Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía entre angustia y cobardía va perdiéndose el amor. Dios le habla como amigo huye el hombre de su voz. Yo siento angustia cuando veo que después de dos mil años entre tantos desengaños pocos viven de su fe. Muchos hablan de esperanza mas se alejan del Señor. Todo podría ir mejor si mi pueblo procurase caminar sin alejarse del camino del Señor, pero el hombre no hace suyos los senderos del amor. Porque el que empieza a seguirte prepara el alma ante las pruebas fortalece el corazón con toda su firmeza y no tiene miedo a la oscuridad. Aférrate y no te separes de El cuando te humillen ten paciencia aceptando todo con tranquila indiferencia aunque en la senda reine la oscuridad. En Vos tengo un amigo no dejes que lo pierda, aumenta mi creencia porque tengo fe en Ti, oh Dios. Después de haber luchado, durante un largo tiempo, olvidaré el pasado, y correré hacia Ti, oh Dios. Al partir con El el pan alimenta nuestro amor es el pan de la amistad, el pan de Dios Es mi cuerpo, vengan a comer es mi sangre, vengan a beber porque soy la vida, yo soy el amor, a tu amor eterno llévanos Señor. Con sus manos gana el pan trabajando con amor. El conoce la pobreza y el dolor. Es mi cuerpo Pero al fin resucitó por la fuerza de su amor y salió de su sepulcro vencedor. Para siempre junto a El viviremos sin temor nada puede separarnos de su amor. Unidos al rezar, unidos en una canción viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor. Gracias Señor, por este nuevo día por esta nueva luz. Por despertar en mí, el deseo de brindarme y cambiar mi dolor por tu amor. Te ofrezco hoy, todo lo que soy mis tristezas, mis alegrías. Todos mis esfuerzos, que se vuelvan a Ti y no importe nada de mí. Gracias Señor Soy cristiano y esta luz yo la haré brillar Nunca la ocultaré yo la haré brillar Sois la mañana que vuelve a nacer sois espiga que empieza a granar sois aguijón y caricia a la vez testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor. Mensajeros de la vida de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección. Id llevando mi presencia con vosotros estoy. Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger sois las palabras que intento gritar, sois reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad. Id, amigos Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida nos tritura con amor, Dios nos hace Eucaristía en el amor. Les dejo la paz, les doy mi Paz, no como le da el mundo. No teman ni se acobarden, oyeron lo que les dije. Me voy pero volveré. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando, recuerden que los amé, no me eligieron a mí. Soy yo quien los ha elegido. Virgen madre, Señora nuestra, recordando la Encarnación te cantamos tus hijos todos como estrella de salvación. Virgen Madre Ten siempre dispuesta tu sonrisa de amor, bríndala a los hombres con todo tu calor. Si en tu camino sólo existe la tristeza, y el llanto amargo de la soledad completa. Ven, canta Ella, ella es, ella es María Ella acunaba en su cuerpo al niño que salvaría a los hombres y mujeres que le entregaran su vida. Luego al sufrir la muerte de ese hijo al que amaba llevó en su silencio al mundo la verdad de sus palabras Dame tus fuerzas María para que pueda encontrar el camino que en su vida El nos quiso señalar. Demostrando al mundo tu reinado Señor demostrando que en tu nombre existe el amor. Para que los hombres descubran que tu amor es el camino cierto que nos lleva a la salvación. Sin nada voy, siguiéndote. Siempre te pedí tu gran amor ardiendo en mí. Hoy espero en Ti yo sé a quién di mi corazón. Este es mi lugar acompañarte hasta morir. Escondido en Ti me gozo en dar mi humilde sí. El llegó a mi vida en un día muy especial cambió mi corazón por un nuevo corazón y esa es la razón por la que digo que: vine a alabar a Dios. Vine a alabar a Dios Y un día al Padre volveré a descubrir el secreto de la pequeña semilla que fiel cobró su herencia en el Cielo. Mi alma se alegra pues soy parte de ti en ti he sido formado y contigo he de vivir. Padre tus promesas yo he visto cumplir. Tu mirada tierna me invita a confiar y tu mano abierta me hace descansar. Somos un pueblo que camina que marcha por el mundo buscando otra ciudad. Somos errantes peregrinos en busca de un destino destino de unidad. Siempre seremos caminantes pues sólo caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Danos la luz de tu Palabra que guíe nuestros pasos en este caminar. Marcha Señor junto a nosotros pues sólo en tu presencia podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Dura se hace nuestra marcha andando entre las sombras y en tanta oscuridad. Todos los cuerpos desatados ya sienten el cansancio de tanto caminar. Es ese el momento cuando dudo un momento de vacío y de fría oscuridad porque pienso que si en verdad no existes mi vida sería vana, como un libro sin final. Pero una voz siento surgir dentro de mí que me devuelve toda mi fe es la voz de Dios, mi amigo. Ante la cruz sólo puedo exclamar: tuyo soy, tuyo soy. Toma mi mano, te pido toma mis labios, te amo. Toma mi vida. Oh Padre, tuyo soy, tuyo soy. Qué puedo darte yo, todo mi ser, tuyo soy, tuyo soy. Sencillamente Dios un Dios capaz de amar el que yo necesito porque de infinito es mi corazón. Señor me han dicho tu nombre la piedra, el viento y el mar. Señor me han dicho tu nombre las cosas que un día creara tu amor. Te agradezco tu vivo silencio, este rato para hablar con vos, encarnarme en tu sabiduría, y vivir tu palabra Señor. Callemos hermanos y que hable el Señor. Tememos mirarnos de frente a los ojos y al ver lo que somos, tener que cambiar. Tallo verde dos hojitas mi espiga despunta ya ciento por una y molienda mañana voy a ser pan. La verdad que defendemos es de todos y queremos hacerla triunfar. Y si se quiere triunfar nunca se debe olvidar que lo primero es amar. Lucharemos todos juntos y podremos de la nada un mundo renovar. No olvidemos que el cristiano tiene vida, tiene luz y debe iluminar. Perdón por aquellos ojos que al mirar los míos no quise mirar. Señor, no le di mi mano se encontraba solo y lo dejé partir. Perdón por no dar cariño, por sólo buscarlo y tan lejos de Ti. Pasión de Cristo, confórtame. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me separe de Ti. Del Enemigo Malo defiéndeme. Cuando acompañas al amigo que marcha solo en el camino, cuando iluminas las tinieblas, del que va en busca de una estrella. Si cada día es Ahora es tiempo de que charlemos pues nada se perdió en estos días se olvida todo y nada sucedió. A Ti, llegamos a Ti, queremos amarte Señor donarte todo nuestro amor, decirte siempre que sí. Qué lindo Señor encontrarte en cada momento qué lindo que pueda ofrecerte un poco de pan. Recíbeme Señor que hoy con tu amistad conquistaré la paz por la verdad. Seremos levantados con poder [3 veces] para la nueva Jerusalén. Aquí se canta, aquí se ora se alaba a Cristo a toda hora. Seremos levantados A que tu te vas Tanto nos amó que al despedirse en la Santa Cena aquella tarde nos dio como pan su propio cuerpo y su sangre como vino de fraternidad. Tanto nos amó que en el calvario al ver a su madre a Juan le dio a María como nuestra Madre Madre de los hombres, Madre del Hijo de Dios. Tanto nos amó que un Viernes Santo clavado en la Cruz Cristo murió en su muerte El nos dio la vida vida de alegría, vida de hijos de Dios. Vienen trayendo la esperanza a un mundo cargado de ansiedad a un mundo que busca y que no alcanza caminos de amor y de amistad. Vienen con alegría Porque Cristo resucitó [3 veces] Canta el ave, brinca el ganado toda tristeza ya es del pasado. Porque Cristo resucitó [3 veces] Un hombre nuevo surge en el mundo hay en las cosas un cambio profundo. Pascua de Cristo, resurrección paso del hombre a la vida de Dios. Porque Cristo resucitó [3 veces] Desde hoy la muerte ha sido vencida y es nuestra fe un canto a la vida. Suenen campanas, suenen tambores, suenen guitarras y hosannas a Dios. No te alejes del camino marcado que Cristo ha señalado para acercarnos a El. Devuélvele con fe inquebrantable ese amor incuestionable que nos ha ofrecido El. Ven aquí Ha sido necesario blanca harina hacer el trabajo del hombre ha hecho este pan. Este es el pan que te ofrecemos hoy el pan de nuestra vida, el pan de nuestro amor, el pan de nuestra tierra, del gozo y del dolor, del esfuerzo en hacer este mundo mejor. Este es el vino que ofrecemos hoy el vino de amistad y de nuestra hermandad esta comunidad y nuestro canto de hoy, el esfuerzo en hacer este mundo mejor. Al ofrecer el vino junto con el pan pensemos en el hambre que muchos sufren hoy enséñanos Señor a compartir el pan y que alegres vivamos sembrando tu amor. Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud, amar la justicia y la paz. La fe de todos los hombres sin luz la pena y el triste llorar, el odio de los que mueren sin fe cansados de tanto luchar. En la patena de nuestra oblación acepta la vida Señor. Deja que penetre en tu misterio que me hunda en tu palabra tómame Señor. Y así poder volver a gritar que vivo tu amor que voy hacia Ti. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí. Porque te amo, necesito darme ponerme en tus manos, porque eres mi padre. Allí tu muerte había comenzado para salvar a la humanidad y al mismo hombre que te ha matado para que nazca tu gran verdad. Señor que día a día te traicionamos perdónanos, perdónanos. Perdona todos nuestros pecados perdona nuestras faltas de amor hacia el amigo, hacia el hermano hacia el que sufre, hacia el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdona cuando no te escuchamos, perdón por todo, perdón Señor. Señor somos cobardes y te negamos porque no tenemos valor. Pues no entendemos que ser cristianos quiere decir morir por Vos, por el amigo, por el hermano, por el que sufre, por el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdón pues nuestra cruz rechazamos, perdón por todo, perdón Señor. Y no la ven porque miran las cosas miran al mundo con sus propios ojos. Así ya lo humano pierde su color cuando un alma se abandona a Dios. Ya debo comenzar pues para vivir tengo un ideal. Pues es muriendo que al fin entraré en la eternidad. Ven al fin a saciar nuestra sed de paz. Este mundo en su dolor clama ardiendo de ansiedad, que tu Espíritu Señor lo conduzca a la verdad. Ven al fin a reinar cambia al mundo ya. Ven al fin a gritar en mi voz: Amén. Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza. Dicen que algunas mujeres al sepulcro fueron al alba. Siendo Dios hombre te hiciste para poderte entregar en la Cruz sangriento altar donde a los hombres te diste. Y tu cuerpo nos congrega en eterna comunión y la sangre del perdón hasta el corazón nos llega. Y estrechando nuestras manos obedientes a tu voz ser así el pueblo de Dios servidor de los hermanos. Miembros de Cristo en sangre redimidos Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde el Padre envió. El nos impulsa, nos guía y alimenta Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz entre las sombras Iglesia peregrina de Dios. Rugen tormentas y a veces nuestra barca parece que ha perdido el timón. Miras con miedo, no tienes confianza Iglesia peregrina de Dios. Una esperanza nos llena de alegría presencia que el Señor prometió. Vamos cantando, El viene con nosotros, Iglesia peregrina de Dios. Todos nacidos en un solo bautismo unidos en la misma comunión. Todos viviendo en una misma casa Iglesia peregrina de Dios. Todos prendidos en una misma suerte ligados a la misma salvación. Somos un cuerpo y Cristo es la cabeza Iglesia peregrina de Dios. Tenemos un Dios y Dios es amor. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque nos amamos, porque nos amamos y nos aliamos a los hermanos. El amor de Dios se derramó en nosotros por el Espíritu Santo que a nuestros corazones, que a nuestros corazones ha sido enviado, ha sido enviado. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón. Busca siempre en tu recuerdo la palabra del Señor: mi ley es el amor. Rompe pronto tus cadenas eres libre de verdad empieza a caminar. Ven, no digas nada y en tu silencio una oración. Un nuevo día Yo sé que es muy difícil confiar del todo en El pensar que arregla todo y siempre para bien y si ese bien nos cuesta que le vamos a hacer seguimos su camino El nos consuela y qué grande es. Un nuevo Sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. La justicia es la fuerza de la paz el amor quien hace perdonar la verdad, la fuerza que nos da la liberación lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad el que manda entiende que el poder es un servicio lo sabemos el camino es el amor. Oh María María de la esperanza de la humildad y el amor, atiende nuestras palabras, escucha nuestra oración. Ave María A la huella, a la huella, cortando campos, no hay cobijo ni fonda, sigan andando. A la huella, a la huella, José y María, con un Dios escondido, nadie sabía. A la huella, a la huella, los peregrinos, préstenme una tapera, para mi niño. A la huella, a la huella, soles y lunas, los ojitos de almendra, piel de aceituna. Un ranchito de quincha sólo me ampara, dos alientos amigos, la luna clara. Muéstrame ese lugar donde vives, quiero quedarme contigo allí. Escuchando tu palabra algo nuevo nació en mí. Es que nunca nadie nos había venido a hablar así. Aleluya, gloria al Señor. Hoy he visto a los leprosos sanos y a los ciegos ver. Hasta el pan multiplicaste para darnos de comer. Oh maestro mío, todo lo haces bien. Hoy he visto como se aman los que viven junto a Ti. Hace tiempo que sediento había querido amar así. Ahora veo que tu amor viene hacia mí. Llegar a vos Sólo quedó hierba seca por donde antes pisamos hoy hay flores de pureza pues hacia Ti caminamos. En la ruta de mis días el viaje fue muy pesado hasta que hallé una doncella y así juntos caminamos. Para llegar Me demostró que en la vida el amor es necesario el que hasta ayer se evadía al puente al fin ha llegado. Dulce Doncella El amor que nos ha dado es la mejor comprensión la irrealidad fue pasado el presente es nuestro Dios. El es mi alegría, es mi plenitud, El es todo para mí. Mi alma glorifica Su clemencia se derrama por los siglos sobre aquellos que le temen y le aman desplegó el gran poder de su derecha dispersó a los que piensan que son algo. Derribó a los potentados de sus tronos ensalzó a los humildes y a los pobres los hambrientos se saciaron con sus bienes y alejó de sí vacíos a los ricos. Pon tu mano en la mano del Señor que calma el mar Pon tu pie en la huella del Señor de Galilea. Pon tu pie en la huella del Señor que calma el mar. Y en tus labios la palabra del Señor de Galilea. En tus labios la palabra del Señor que calma el mar. Pon tu mano en la mano del Señor de Galilea. Escalé la montaña y al cóndor le pregunté me dijo que hace bastante que ya no vuela con El. En noche de luna llena a una estrella pregunté, me dijo que hace bastante que ya no cena con El. Y cuando el sol se ocultaba en mi triste corazón, un niño que me miraba se sonrió y se acercó. Si usted quiere conocerlo tiene que ser como yo, aunque me vea tan pequeño en mi alma se esconde Dios. Noche de Paz, noche de amor, todo canta en derredor, clara se escucha la voz celestial, llamando al hombre al pobre portal, Dios nos ofrece su amor [bis]. Por qué te entristeces alma mía, espera en el Dios de tu salvación. La esperanza de una vida nueva me habla de mi Dios; y el amor es brote que renueva la canción que hice para Dios. Aleluya, Gloria a Dios. Es como un río de agua viva, río de agua viva, río de agua viva en mi ser. Ama a tu hermano y alaba a tu Señor. Con alegría, alaba a tu Señor. No te avergüences y alaba a tu Señor. Ama a María y alaba a tu Señor. La Virgen María también ha venido y tan calladita que no la han oído. Los ojos atentos de la Virgencita puestos en los hijos que la necesitan. Se ha acabado el vino y el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Esta noche, amigos, nadie tenga penas, tomen de alegría seis tinajas llenas. Si pide María el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Somos todo un Continente de rodillas a tus pies que te pide ardientemente un nuevo Pentecostés. Junto a Ti, Virgen María se abre un nuevo porvenir, la esperanza y la alegría te venimos a pedir. Es muy poco Señor, lo que vengo a ofrecer es muy poco lo que puedo dar: mi trabajo es el agua que quiero ofrecer y mi esfuerzo un pedazo de pan. Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar. La gente con hambre sentada esperó en el prado que baja hasta el mar con cuanto tenía a Ti se acercó un muchacho que quiso ayudar. Es muy poco Los hombres volvían al amanecer muy cansados de tanto plegar; la barca vacía, qué triste es volver y de nuevo tener que empezar. No busques a Cristo en lo alto ni lo busques en la oscuridad muy dentro de ti, en tu corazón puedes adorar a tu Señor. Míralo a tu lado por la calle caminando entre la multitud muchos no lo ven, porque ciegos son ciegos de ceguera espiritual. Sí, no solamente porque sí, sino porque yo junto a Ti encuentro paz, soy muy feliz. Sí, aunque no entienda digo 'sí', aunque no vea digo 'sí', Tu me elegiste, siempre sí. El niño Dios muy bien lo agradeció, comió la miel y el poncho lo abrigó y fue después que sonrió a media noche el sol relumbró. Los jóvenes estamos presentes testigos de tu gran amor. Nuestro Padre nos llamó a vivir en este amor y a encontrar liberación, todos juntos. Una nueva humanidad con la Iglesia ya surgió porque Cristo es, en verdad, Hombre Nuevo. Estos frutos, que nuestro trabajo dio en la tierra del Señor simbolizan la continuación de su Santa Creación. En la mesa que El nos preparó presentamos nuestro don: son las uvas, el trigo de Dios, el trabajo y la oración. Cuando El cantaba, mi alma bailaba y juntos éramos una sola voz. Y cuando el lobo hambriento, se acercaba al rebaño, El levantaba su cayado, y el muy cobarde se escapaba. Y cuando caminaba El parecía que flotaba era tan suave su pisar que ni la tierra lastimaba. Y cuando alguna oveja se separaba del rebaño El la tomaba con sus brazos y la besaba con su aliento. Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi corazón es para Ti. Héme aquí, Señor, para acompañarte, héme aquí qué quieres de mí. Sin Ti, no sé vivir. Señor yo quiero estar unido siempre a Ti. Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. Consolador llendo de bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre. Descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto. Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre nada que sea inocente. Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas. Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos. Concede a tus fieles que en Ti confían tus siete sagrados dones. Premia nuestra virtud, salva nuestras almas danos la eterna alegría. Quiero cuanto hay en mí, del todo darte. Quiero olvidarlo todo y conocerte quiero intentarlo todo por buscarte quiero perderlo todo por hallarte quiero ignorarlo todo por saberte. Llevas en tus manos estrellas brillantes para alumbrar el sendero de los caminantes. Sos Reina del Cielo y Madre de Dios, sabes que te quiero, sabes quién soy yo. Yo soy de esta tierra y te veo de aquí, cantando canciones yo voy hacia Ti. Cuando es noche en mi alma me das ese sol, el que me da la calma en la tribulación. Pan le traemos, trigo de Dios para la mesa que El nos preparó. Vino traemos, viña de Dios para la fiesta de la comunión. Luces traemos, para alumbrar la mesa santa de nuestro altar. Flores traemos para alegrar esta comida de la amistad. Hoy nuestro juego, nuestro dolor, nuestros estudios, canciones al Señor. Toda la vida vamos a dar, para la ofrenda de Cristo en el altar. Todos unidos con las manos estrechadas, alzaremos la mirada para encontrar al Señor. Abre tus brazos, Señor, Señor. Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios. Si los cañones, las granadas y las balas, se cambiaran por palabras y por rezos al Señor. Si la envidia, el odio y la codicia, nuestro suelo ya no pisan podremos vivir mejor. Cuando los hombres suban los ojos al cielo, encuentren allí consuelo y alguien que les de calor. Ya que es difícil el mundo en que vivimos, por nuestra fe te pedimos: abre tus brazos Señor. Si el mundo no es absurdo, es tu misterio, Dios, mi paz nace al abrirse el corazón Qué gozo es esta fe, la creación, por el amor, marcha hacia Ti, Señor. Si no es vivir tu amor decir: Señor, Señor, vivir es dar a todos tu calor. Hombres de Jerusalén, que nadie se quede en casa en homenaje al Señor orgullo de nuestra raza. Chicos de Jerusalén, entonen vivas y hosannas; las voces de los changuitos resuenan como campanas. Cada hombre responde con su ser a esa voz que un día lo llamó no miremos lo que no hace aquel sino lo que no hago yo. Quiero oír a mi Señor, quiero oír su voz, su palabra quiero comprender. Que sepa yo escuchar que sepa también ver que sepa yo vivir Señor tu palabra de amor. Viene tu palabra mí, me alegra el corazón, siento ya la vida que me da. Que se haga carne a mí, Señor, lo que me dices hoy, que sea yo testigo de tu amor. Con el alma yo te quiero cantar y en el canto, que te canto, renacer. Y también por enseñarme a perdonar, Señor mío hoy te digo: Aleluya, aleluya. Dios es tu amigo, el viñador, el que te pide frutos de amor. No se detiene en su caminar no le asusta la sed ni el calor. Hay una viña que debe cuidar, una viña que es todo su amor. El te protege con su valladar levantando en tu derredor, quita del alma las piedras del mal y ha elegido la cepa mejor. El que se reía al mirar al cielo y cuando rezaba se ponía serio. Sobre este madero veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo cuando pregunté, respondió con calma que de los asuntos de Dios se encargaba. Como en Nazareth, aquella mañana he aquí tu sierva, he aquí tu esclava. Es la vida y la muerte lo que en este juego apuestas cuando sales a la calle sin miedo pateando las piedras. Hay que intentar el amor aunque el odio no ceda porque el tiempo perdido se paga en la misma moneda y si quieres que juntos lleguemos a ser una hoguera es preciso que enciendas tu luz por pequeña que sea. La madrugada Y por eso, por eso oh Señor, te adoré, te adoré en silencio. Y los ojos de mi amigo brillando de amor sincero me hicieron imaginar el poder de tu "Te quiero" y por eso, por eso oh Señor te adoré, te adoré en silencio. Pero dimensión de amor como la cruz de tu Hijo no podía imaginar fue tu amor el dolor vivo y por eso, por eso oh Señor me entregué, me entregué en silencio. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en el cuerpo de tu hijo, pan de vida Te ofrecemos Señor, Dios del universo, con este vino, todas nuestras tristezas, toda nuestra alegría. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en la sangre de tu Hijo salvador. Bienaventurado es quien construye y logra mantener la paz y la ilusión. Bienaventurado es quien intenta que reine la justicia y el amor, quien conoce el fruto del perdón y sabe conservar sin mancha el corazón. Bienaventurados son por siempre. Bienaventurado es el que sufre sembrando la justicia y el perdón, bienaventurado es el que lucha por causa de Dios, por causa de su hermano. Feliz es siempre aquel que lucha por la paz y hace de su vida una liberación y, aunque le odien todos, vive sin odiar. Como el cazador que asecha, y no alcanza a su presa, desfallezco y me caigo. Porque somos partidarios de la vida, y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos y en la noche previvimos la mañana. Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios mi amigo. Yo te hablaré de Amor y Paz, te atraeré con suavidad. Mucho he esperado tu regreso y hoy yo te prometo darte mi perdón. Yo borraré tu iniquidad, a mí, tu voz, ha de alabar. Todas tus llagas curaré y rocío yo seré que apague tu maldad. Confía en mí, pues Santo soy mi gozo es ser tu salvador. Que puedo dar mi pequeñez pero en tu amor yo creceré. Por ser cobarde he sido infiel sé que no soy digno de ser tu amigo. Echar mis redes, lanzarme al mar, para abrazar la inmensidad ya no le temo a la tempestad sobre las aguas te veo llegar. Qué puede un simple pescador decir cuando habla su Señor muy dentro decir "sí", o decir "no", dejando todo por amor: te sigo. Hoy trayendo espigas y racimos nos llegamos, Señor, hasta tu mesa para unir a la ofrenda de tu Hijo el goza y le dolor de tu cosecha. Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi sol. Pescador, en mis manos has puesto otras redes que pueden ganarte la pesca mejor y al llevarme contigo en la barca me nombraste Señor, pescador. Pescador, entre tantos que había en la playa tus ojos me vieron tu boca me habló y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado mis pies en la arena siguieron tu voz. Pescador, manejando mis artes de pesca en otras riberas mi vida quedó, al querer que por todos los mares del mundo trabajen mis fuerzas por Ti, pescador. Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, en tus palacios seguridad. Por mis hermanos y compañeros voy a decir: la paz contigo, por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien. Te llevaremos a los hermanos que van perdidos por los caminos. Quiero confiarte mis pobres manos quiero entregarte toda mi vida. Que puedas confiar en mí, utilizarme. Irrumpe en mi vida así, y transfórmame que todos vean en mí tu rostro suave. Encuentra Señor en mí, un lugar santo. No había nada Ahora yo te tengo a Ti, y me rebalsa, tu presencia suave en mí, me deja calma. Yo sé que diste la vida para nuestra salvación, hoy quiero amar sin medida quiero jugarme por vos. Cristo vale la pena luchemos con fe. María dame la fuerza para poderles mostrar a todos mis hermanos lo hermoso que es amar. Para poder con mis labios tu palabra proclamar haz de mí un instrumento y así tu amor sembrar. Cristo vale la pena Te necesita como tierra seca agotada y sin agua [bis]. Y te pienso por las noches te busco y alabo cada día porque sé que eres mi socorro mi alma se aprieta contra Ti y siento que tus alas me acarician [bis]. Como cuando en el santuario te veía al contemplar tu poder y tu gloria así quiero en mi vida bendecirte levantar mis manos en tu nombre [bis] Ahora sé que tu amor es mejor que la vida, sé que tus manos me sostienen sé que tus alas envuelven mi pequeñez, la aman, la acarician y soy en Ti [bis]. De lejos percibes lo que siento conoces cada uno de mis pasos. No ha llegado la palabra a mi boca, y ya conoces plenamente. Me abrazas por todos mis costados, tu mano amorosa me sostiene. Qué admirable encuentro tu misterio, tan grande que no puedo comprenderlo. En memoria tuya Cristo Redentor vamos a tu mesa en señal de amor. Profundo misterio de amor y ternura de querer quedarse antes de partir de dejar su sangre como alianza nueva de darla en bebida antes de morir. Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo. Tómenla y beban pues esta es mi sangre, la que por ustedes he de derramar. Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos y aunque nada vemos nos basta creer, el antiguo rito ha dejado paso a su Sacramento, Misterio de Fe. Yo soy el Pan de Vida y con ustedes me quedé me entrego como alimento soy el Misterio de la Fe. Yo soy el Buen Pastor y por amor mi vida doy yo quiero un solo rebaño soy para todos salvador. Yo soy la vid verdadera mi Padre es Dios, el viñador produzcan fruto abundante permaneciendo en mi amor. Angeles canten sobre el portal, Dios ha nacido, es Navidad. En el pesebre, mi Redentor es mensajero de paz y amor cuando sonríe se hace la luz y en sus bracitos crece una cruz. Esta es la noche que prometió, Dios a los hombres y ya llegó. Porque sólo El te puede guiar Porque sólo El te puede liberar Porque sólo El te puede perdonar Porque sólo El la paz te puede dar Porque El es camino, es vida y es verdad Conservabas todo dentro de tu corazón, fiel al hombre, fiel a Dios, Madre nuestra, María del Señor. María del Huerto guíanos sin temor, tras los pasos del Hijo de Dios, servidora atenta enséñanos a guardar, la palabra ardiendo hasta el final. Madre de los pobres, mira nuestro dolor, oye el grito sordo de quienes no tienen voz, Tierra prometida, engéndranos otra vez, a la vida queremos volver. Quiero que me eduques que me enseñes a rezar hazme transparente, lléname de paz. Madre, Madre, Madre, Madre. Gracias, Madre mía por abrir tu corazón, porque nos congregas y nos das tu amor. Gracias, por todos los amigos gracias, por ellos, oh Señor. Gracias, también por las tristezas. Gracias, porque consuelo das. Gracias, por que tu mano me conduce por doquier. Gracias, porque tu hablar comprendo Gracias, porque me das la luz. Gracias, porque a los hombres amo donde quiera esté. Gracias, porque tu amor no cesa. Gracias, yo te agradezco porque puedo agradecer. Iluminar es hoy el reto en la oscuridad servicio entrega en fidelidad hasta la muerte. Hoy es tiempo de dar, a manos llenas lo que se me dio. Brillar hasta consumirse. Señora, te pido por el sol que no deje de brillar sobre los campos arados. Señora mi ruego es por la paz, por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Señora, mi ruego es por la paz por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Aleluya, aleluya, aleluya. Aleluya, aleluya. Hosanna en el cielo hosanna en las alturas bendito el que viene en nombre del Señor. Hoy vi una luz en mi camino hoy mi destino conocí. Santo, Santo es el Señor - El Martillero Una cabeza colgando, las manos destrozadas los pies sangrando. Una cruz, varios clavos y una corona de espinas para mi hermano. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer. Te ofendí en la cara, cómo puede ser Señor que me digas que me amas y le pidas a mi Padre que perdone lo que estoy haciendo en vez de odiarme. Y tus ojos se cierran pero en vez de condenarme me miran en forma tierna y se hiela mi sangre porque he matado a mi hermano que vino para salvarme. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer, Señor, con estas manos martillé y me mirabas y me lo dejabas hacer Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros. Estas aquí, cantamos a ti en armonía y tu camino nos lleva al paraíso. Estamos aquí y nos dejamos llevar por ti María nuestra madre llena de amor. María eres la madre madre de la humanidad y también madre del creador creación, fruto del amor. Es también como la levadura que toma en sus manos la mujer y que si la mezcla con la blanca harina fermenta y la masa hace crecer. Solo en el puerto de la verdad dos nubes blancas se mecen en el mar son dos amores que no supe alcanzar son dos entregas por las cuales me he de dar. Pero volveré. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé Si así se aman me quedaré siempre entre ustedes como una vez. Porqué se turban sus corazones, no queden tristes. Crean en mí, pues es mejor que yo me vaya. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé El mundo queda sin comprender pero no teman, regresaré. Es el tiempo de la paz, de buscarse y abrir las manos de entregarse, amor cristiano. Vamos, qué esperamos para darnos como hermanos. Vamos, qué esperamos para abrirnos a Dios. Comprendernos, ser sinceros y ser por fin hombre nuevo, arrancar el egoísmo que nos ata destruir la soberbia que es tan fuerte. Calmé tu hambre y tu sed con juramentos sellé un pacto de amor eterno. Señor no encuentro la solución que no me traiga problemas me invade la indecisión quisiera hallar las palabras que siempre tenga razón pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Señor vale la pena seguir vale la pena jugarse vale la pena sentirse vivo. Señor, nunca te apartes de mí que este momento sea eterno para que vivan aquí en mí. Señor yo quiero un mundo mejor quiero un mundo diferente un mundo sin depresión un mundo lleno de puentes lleno de cartas de amor pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Me enseñaste a seguir me enseñaste a vivir en un mundo de injusticia y soledad. Guiaste nuestra juventud sed de vida y esperanza respuesta sincera al mañana. Fuerza capaz de crear y hacer un todo de la nada. Madre que cuando pasen los días tus enseñanzas perduren que el mundo no me abrume y que pueda levantarme en la caída invocando tu presencia que da vida. Que el miedo de las cosas no acalle el silencio de tu amor. Dame tu mano hermano para que junto con nuestra Madre curemos todas las heridas con fe, esperanza y perdón despertando siempre con una sonrisa. Sobre los mares resuena la voz de Dios. Glorioso es Dios su voz hace temblar. Su voz descuaja los cedros del Líbano. La voz del Señor lanza llamas de fuego. No es en las palabras, ni es en las promesas donde la historia tiene su motor secreto. Sólo en el amor en la cruz madurado, el amor que mueve a todo el mundo entero. Hazme comprender, Señor, tu amor tan puro amor que persevera en cruz, amor perfecto. Hazme serte fiel cuando todo sea oscuro para que mi amor no sea un sentimiento. Duermen en su sopor y temen en el huerto ni sus amigos acompañan al maestro. Si es hora de cruz, es de fidelidades pero el mundo nunca puede aceptar esto. Pongo mi pequeña vida entre tus manos por sobre mis seguridades y mis miedos. Y para elegir tu querer y no el mío hazme en Getsemaní fiel y despierto. Romperé los muros, de mi propia casa, iré mar adentro y pescaré por Ti. La misión que tu me has dado debo hacerla realidad Luchar por la vida, luchar por un mundo de paz. Este es mi servidor en quien me complaci, hijo mío tan querido todo es para ti. Como retoño ante Dios creció, como basura se lo trató, desfigurado se lo humilló, el supo del dolor. Deja en mi tu amor crecer enséñame a ser hoy tu amigo. Desde el brillo eterno de tu luz o en la dura cuesta de una cruz, déjame tu rostro ver, muéstrame el camino. Deja hoy en mí, Señor, caer como lluvia fresca tu amistad. Yo tu amigo quiero ser, mójame con tu verdad. Que en mi vida pueda yo llevar tu alegría y un canto de fe, que mis manos a otras den el amor que tu me das. Donde falte amor seré tu voz y tu luz donde no brille el sol. Sobre tus huellas, Señor, seguiré el camino. Perdón Señor pues no sé vivir, de mis hermanos yo me separé el calor de tu dulce hogar quiero revivir, haz que vuelva a tí. Igual que el sol, que al despertar sabe que tiene mucho que brindar yo al fin se por qué vivir porque tu perdón fecundó mi andar. Mírame con compasión no me dejes Madre mía, morir sin tu bendición sería mi perdición. Hoy todo el pueblo te canta, mi niña, mi niña linda, también yo quiero cantarte un lindo canto de amor. Del corazón el ritmo llevar, un ritmo de esperanza, de ilusión y luz. Yo canto, yo amo, sin miedo avanzare, con Dios en mi alegría ya no temer,. Caminare por sendas sin hacer, descubriré, caminos sin trazar, y al avanzar yo mismo grabaré, la senda de mi vida con mí caminar. Con mi vivir, construye una mansión grande y feliz que un día he de habitar. Me pide Dios esfuerzo y oración, yo canto cuando rezo y canto al trabajar. Bis Suenen las campanas, cante el corazón todos a ser buenos que Cristo nació. Ruega por nosotros, pecadores en la tierra, Ruega por el pueblo que en Dios espera, Madre del Señor, Madre del Salvador. El amor es nuestro canto a la vida que se da y que espera un amanecer en la verdad. El amor es el regalo eterno que nos da Dios es tener el corazón abierto y es perdón. El amor es un camino largo y sin final. Es la luz que ilumina sombras en la oscuridad. Si pide María, el hijo, que es Dios no puede a la madre decirle que no. Si amo mi vida, la perderé si doy mi vida, la ganaré. Tu pueblo te alaba a doquier. Somos los obreros de tu viña, declaramos hoy tu verdad. Declara hoy el año del señor. Quién es y. Venir, venir. Diga el débil. Diga el débil, fuerte soy. Diga el pobre, rico soy. Diga el ciego, puedo ver. Por lo que Dios ha hecho en mí. Hossana, Hossana, al cordero de Dios. Hossana, Hossana, Cristo murió y resucito. Digno es el Señor. Gracias por la cruz, Dios. Dando gracia eterna. Gracias por tu amor, Dios. Por las manos que herí. Pues tu rio me limpió y siento al fin. Tu perdón y salvación. Coronado con poder,. Reinas en majestad. Cristo, hijo de Dios, exaltado Rey. Moriste en la cruz en mi lugar. Digno eres Señor. Dios de amor. Dios de amor, tu llenas este lugar. Dios de paz, tu llenas este lugar. Dios de milagros, manifiéstate en este lugar. Dios de Gloria, manifiéstate en este lugar. Dios incomparable. Tu gloria y majestad quiero siempre contemplar. Todo mi interior es cautivado por tu amor. Nunca me separare de tu gran amor. Él es el Rey. El es el Rey infinito en poder,. El es Rey de los cielos,. Seré para Él siervo fiel,. Pues mi vida compró con su amor. Él es el Rey lo confiesa mi ser,. Él es el Rey de los siglos,. Mi vida la rindo a sus pies,. Él es Rey sobre mi corazón. Él es el Rey, Él es el Rey, reina con autoridad,. Su reino eterno es, su trono el cielo es,. Él es el Rey, que viene a su pueblo a llevar. El grito del Shaddai. La victoria nuestra es. Con el grito del Shaddai. Enemigos a vencer. Por el fuego en su mirar. Hoy escucha el grito del Shaddai. Tu poder se muestra hoy. Eres vencedor. Pues tu nombre Santo es. Cordero de Dios. Ante tu poder. Ante ti todo mal termina. Ante ti hemos de postrarnos. Toda lengua tribu y nación. El poder de tu amor. Por la gracia que, encontré en ti. Ahora sé que las debilidades que hay en mí,. Tómame cerca quiero estar,. Y al esperar, nuevas fuerzas yo tendré. Por el poder de tu amor. Yo te quiero ver cara a cara oh Señor. Viviendo cada día por el poder de tu amor. Él reina. Vamos a pelear contra las fuerzas del mal,. Para liberar, nuestra nación. Toma tus armas, ven a pelear. El Señor esta en este lugar. El Señor esta en este lugar, el Señor esta en este lugar. Contra todo principado y potestad. Los muros caen, los muros caen. Y con ellos las cadenas. Se derrumban fortalezas. El Señor entrego en mis manos Jericó. El tiempo de cantar llego. Ven enciende Señor a Tu novia,. Ven enciende Señor a Tu iglesia,. Ven enciende Señor a Tu casa,. Ven y enciéndeme. En los montes, en los valles. En los montes, en los valles,. Exaltamos al que es digno de alabanza. En las costas de los mares,. Levantamos un sonido de esperanza. Aclamamos, aclamamos,. Hacemos oír la voz de su alabanza. Con las manos en lo alto. Exaltamos al que reina para siempre. Subamos a adorar en el monte de Sión,. Es el gozo de toda nación. Donde la tristeza es gozo,. El llanto es alegría. Subamos a adorar al gran Rey. En ti. En ti confía mi corazón, en ti reposa mi alma. Mi ser descansa en ti, puedo ser feliz. Por que se que estas obrando, tu perfecta voluntad. En mi vida estas obrando, tu perfecta voluntad. No hay nadie como tu. Precioso y glorioso. Tan bello y tan hermoso. En tu nombre Rey. No debes temer. Ni retroceder. Nos ha dicho el Señor. Quien nos redimió en la cruz. Destruiré gigantes. Derribaré los muros. Y tomaré ciudades. En tu nombre Rey, en tu nombre Rey. Eres todo poderoso. Eres mi luz y mi salvación. Y por siempre te alabaré. Eres grande y majestuoso. Eres fuerte e invencible. Confié en ti me has ayudado. Tu salvación me has regalado. Hoy hay gozo en mi corazón. Con mi canto te alabare. En todo tiempo te alabare. En todo tiempo te adorare. Es mi corazón rendido a ti. Es lo mejor de mí. Lo que vengo a darte. Ya no es suficiente una canción. Yo te quiero dar. No vengo a pedir. No vengo a buscar. Solo vengo a darte. Mi ofrenda de amor. Hoy quiero tocar. Tu fiel corazón. Y darte las gracias. Mi amado Señor. Hoy te vengo a bendecir Estoy apasionado. Cara a cara quiero verte que tu luz brille en mí. Que tu Gloria se derrame, como fuego arda en mí. Pues de ti dependo, sin tu amor yo muero. Estoy apasionado,. Estoy desesperado. Por tu presencia,. Por tu presencia. Me asombra tu amor, y tu fidelidad,. Que a pesar de mi, me puedas amar. Tus ojos de amor, en mi caminar. Tal vez el sol, mañana no aparezca,. Y del firmamento se borren las estrellas,. Fuego de Dios. Porque sé que vivo estas. Me diste la eternidad. Por siempre quiero alabar. Tu nombre oh Dios glorificar. Me compraste con la sangre. Que diste en la cruz. Al morir crucificado por la humanidad. Ahora vivo estas en mí. Bondad mi alma descansara en ti. Me has cambiado. Rompiste el muro que nos separaba. En ti soy bendito y camino en tu luz. La victoria yo tengo en ti. Te anhelamos. Fuego de Dios, fuego de Dios. Tu corazón, yo quiero ver,. Ven con tu Gloria. Golpe de espada, es la alabanza. Golpes de guerra que salen de Dios. Cantos de Gloria traen la victoria. En la batalla del pueblo de Dios. Y cada golpe de la espada de Dios. Es con pandero, con trompeta y tambor. Me has tomado en tus brazos. De tu amor has derramado en mi corazón,. No sabré agradecerte lo que has hecho por mí,. Solo puedo darte ahora mi canción,. Yo te doy gracias,. Gracias, muchas gracias Señor,. En la cruz distes tu vida,. Entregaste todo ahí,. Vida eterna regalaste al morir,. Por tu sangre tengo entrada. Ante el trono celestial,. Puedo entrar confiadamente ante ti,. Para darte las gracias, gracias Señor,. Gracias Señor, gracias, muchas gracias Señor,. Grande y poderoso Dios. Tu nombre alabaré siempre. Te alabaré dando una vuelta. Te exaltaré alzando mis manos. De todo mal, desataste mi silicio. Me ceñiste de verdad. Alabaré siempre. Hacemos hoy ante tu altar. Un compromiso de vivir en santidad. Un pacto de hombres que te quieren agradar. Con manos limpias, corazón puro para ti. Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,. Hoy me vuelvo a ti. Crea en mi un limpio corazón como el tuyo Señor. Renueva en mí un espíritu que te ame Señor. Muestra tu bondad por tu gran misericordia. Lava mi interior, avívame oh Dios. Este es mi deseo, honrarte a ti. Con todas mis fuerzas, te alabaré. Hoy te rindo mi ser,. Te doy mi corazón. Yo vivo para ti. En cada palpitar,. Mientras haya aliento en mí,. Dios haz tu obra en mí. Rindo mi ser, mi corazón. Cuando llames quiero responder. Cuando hables quiero escuchar. Cuando escuches te quiero adorar. En tus brazos quiero descansar. Tus palabras quiero yo beber. Por siempre estar en ti. Tu gloria sobre mi caer. Mi alma anhela tu presencia. Espíritu de Dios. Ven sobre mí. La niña de tus ojos. Me viste a mí, cuando nadie me vio. Me amaste a mí, cuando nadie amo. Y me diste nombre, yo soy tu niña. La niña de tus ojos, porque me amaste a mi. Huyan delante de ti, tus enemigos. Se dispersen delante de ti. Todos aquellos que aborrecen tu presencia. Tu presencia reinara, sobre todo imperio. Tu presencia reinara, gobernara sobre todo principado. Tu sol hoy brilla, tu luz nunca se apagara. Soy tu Salvador soy tu Redentor. Que te da seguridad. Eres fuerte en mí. Un sonido nunca oído. Un estruendo celestial. Resplandece en las naciones. Aunque un ejército. Acampe contra mí no temeré. Aunque haya guerra hoy. Alrededor de mi, en ti confiare. No temeré a diez mil gentes. Que hagan sitio contra mí. Aunque la tierra se estremezca. Mi salvación esta en ti. Tu mi fortaleza. Quien levanta mi cabeza. Aunque afligido este. Aunque mi corazón. Estremecido este, en ti confiare. Que se junte contra mí. Tu eres mi Dios mi fortaleza. Me has dado libertad, salí de mi prisión. Tu gran poder en mi rompió. Las cadenas de mi gran opresión. Me has dado salvación, cautivo ya no soy. He sido libre por tu gran amor. Libertad de mis cadenas. Libertad no soy esclavo. Soy tan libre puedo casi volar. De los montes, a los valles. Ya se escucha el clamor. De los cielos a los pueblos. Ya te cantan, con amor. Toma mis sueños, mis planes también. Llévame, a ese lugar. Donde lo de alrededor no importa,. Es donde necesito estar. Mi confianza esta en ti Señor. Para completar la obra que iniciaste. No me quiero ir de tu presencia Dios. Allí encuentro paz, vida y bendición. Magnifico Rey. Magnifico Rey, fuerte Dios reinas Señor en majestad. Príncipe, de la paz. Eres Señor con autoridad. Nos has liberado de la maldad cantamos de tu amor. Y ante tu trono de santidad. Te adoramos hoy. Me robaste el corazón. Me robaste el corazón, te adueñaste de mi vida,. De tus labios brotan miel y tu dulce voz me arrulla. Es hermoso estar dormido, con el corazón despierto. Es tan agradable verte, y tan dulce escuchar. Me robaste el corazón, aunque yo quede en el olvido. Ven conmigo a la casa de Dios. Mejor es un día en la casa de Dios. Que mil años lejos de Él. Prefiero un rincón en la casa de Dios. Celebraremos juntos su amor. Haremos fiesta en honor de aquel que nos amó. Estando aquí en la casa de Dios. Alegraremos su corazón. Le brindaremos ofrendas de obediencia y amor. En la casa de Dios. Arde mi alma arde de amor por aquel que nos dio la vida. Por eso le anhela mi corazón. Anhela de su compañía, anhela de su compañía. Mi gran galardón, mi fuego interior. Mi entrega total, mi agua y mi pan. Y triunfante cantaré. Cantaré, cantaré, un himno de gloria. Gritaré, gritaré, eres mi victoria. Nación grande. Porque así ha dicho el Señor. Vete de tu tierra y de tu nación. A la tierra que te mostrare. Al lugar donde te bendeciré. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Ni ojo vio. Ni ojo vio, ni oído oyó. Que espera en Él, a oír su voz. En tus manos toma mi ser,. Y ser lo que debo ser. Déjate en mis manos moldear,. Tu ser transformar a mi voluntad. Yo te ayudaré a entender,. Mi obra en ti y a través de ti,. Y ser lo que debes ser. Nuestro Dios es alegre. Nuestro dios es Dios alegre. Mi Dios es alegre. El consuela al que llora. Su ayuda no demora. El abraza al rechazado. Y lo trae a su lado para dar su amor. El levanta al abatido. Restaura el alma del herido. El exalta el loor. Del pueblo que busca conocer al Señor. Cristo te amo, acércame a ti Señor. Cristo te amo me entrego en adoración. Mi corazón mira tu corazón,. Palabras de verdad, que quieres escuchar,. Son sólo para ti Señor. Yo se que débil fui,. Te herí Y te lastimé. Perdóname Señor. Quiero descansar,. Sé que tu sangre me puede limpiar. Con arrepentimiento en mi corazón,. Me humillo y te pido perdón. Poderoso de Israel. Con alegrías de corazón. Como el que va con la flauta. Celebraremos su poder. El es El poderoso de Israel,. El Poderoso de Israel. Al poderoso de Israel. Y los ojos de los ciegos. El cojo saltara,. Con el arpa danzara. La lengua de los mudos cantara. Con ojos de fuego, con rostro de sol. Un gran arcoíris corona su ser. El es el cordero que pudo vencer. El es el primero, Él es el postrer. Y arrojan coronas delante de Él. Poderoso para salvar. Todos necesitan amor que nunca falla. Tu gracia y compasión. Todos necesitan perdón y esperanza. Y un Dios que salva. Cristo puede mover montes. Solo Dios puede salvar. Mi Dios puede salvar. Por siempre autor de salvación. Él la muerte venció. Aun con mis temores. Sé que me aceptas, lléname otra vez. Mi vida entera ofrezco para seguir tus pasos. A ti me rindo. Pon aceite. Y me gozaré, y me alegraré. El me ha vestido de lino fino, del gozo de su salvación. Convidado he sido a las bodas, a mi Rey pronto veré. Que sería de mi. Que sería de mí si no me hubieras alcanzado. Que sería de mí si no me hubieras perdonado. Tendría un vació en mi corazón. Vagaría sin rumbo, sin dirección. Si no fuera por su gracia y por su amor. Sería como un ciervo que brama por agua en el desierto. Queremos darte gloria y honra. Y cada día sobre la tierra, proclamaremos tu majestad. Queremos darte gloria y honor, queremos darte la adoración,. Queremos exaltarte por siempre. A tus pies rindo todo lo que tengo Señor,. Y mi devoción entera sólo a ti te la doy. Quien es el Rey de Gloria, me persigue con su amor. Me asombran sus palabras, susurrando en mi interior,. Mi conciencia me recuerda, necesito su perdón,. Él es el Rey de Gloria me lo ofrece hoy. Los misterios que en él hay, mi espíritu lo anhela. De su gracia y su verdad, Él es el Rey de Gloria, hijo de hombre, hijo de Dios. Él es el Rey de Gloria, de poder y majestad, es sabio sin medida,. Es el Rey a voluntad, Señor de cielo y tierra. Él es el Rey de Gloria, Él es todo para mí. Quiero adorar. Quiero adorar, hasta llegar. Al lugar de tu habitación,. A tu secreto Señor, quiero adorar, hasta llegar. Llévame a tu habitación,. Mi refugio mi pasión. Al lugar de intimidad,. De quietud y santidad. Donde cambia el corazón. Donde transformado soy,. A tu imagen mi Señor. Quiero levantar mis manos. Quiero levantar mis manos, quiero levantar mi voz. Ofreciendo a ti mi vida,. En santidad y amor. Padre sólo a ti te ofrezco. Mi vida y mi corazón. Y me postro en tu presencia en adoración. Hijo de Dios, recibe hoy,. Toda la gloria, la honra y honor. Quiero mirar tu hermosura. Estoy dispuesto y en tus manos. Lo rindo todo, Señor. Abre mis ojos, déjame verte. Quita las vendas que me han cegado. Abre mis ojos, yo quiero verte. Muestra tu Gloria y tu gran bondad. Abre mis ojos, Jesucristo. Muestra tu Gloria y tu bondad. Ya no quiero ser igual. Pon en mí tu corazón. Porque todo lo que hay. Dentro de mí. Necesita ser cambiado Señor. Dentro de mi corazón. Rey de Gloria. Él es el Rey de Gloria. Me persigue con su amor. Me asombran sus palabras. Susurrando en mi interior. Mi conciencia me recuerda. Necesito su perdón. Me lo ofrece hoy. Rey del universo. Y Príncipe de paz. Misterios que en Él hay. Mi espíritu anhela. De su gracia y su verdad. Hijo de hombre hijo de Dios. Con poder y majestad. Es sabio sin medida. Es el Rey a voluntad. Señor de cielo y tierra. Él es todo para mí. Rey de reyes Señor de señores. Reinas con autoridad. En la tierra estableces tu reino. Revela tu Gloria. Y manifiesta tu gran poder. Los tronos de las naciones. Te confiesan hoy como su Rey. Somos tu pueblo. Destruyendo todo principado. Y tus amados. Admirable consejero. Dios fuerte consolador. Poderoso padre eterno. Príncipe de paz. Los débiles pueden decir. Fuerte soy en aquel. Que resucito por mí. Los pobres, confiesan hoy. Bendecido estoy. Que arda en nuestro corazón. Un fuego que consuma. Todo por ti. Y con los cielos cantare. Eres el Rey. Te amo Dios, Te adorare. Tu iglesia es la novia que. Viste en tu corazón. Al dar tu vida en la cruz. La salvación es de todo aquel. Que te acepta a ti. Por mi la cruz, Toda mi maldad. Tu amor restauro, Mi esperanza y fe. Mi vida doy, Para honrar. Tu amor Señor. Señor eres fiel. Gente de toda lengua y nación. De generación a generación. Te adoramos hoy, Aleluya, Aleluya. Te adoramos hoy, eres Señor. Sigo a Cristo. Yo te busco, si te busco Dios. En silencio tu estas..

Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanzas alabadle, bendecid su nombre. Porque el Señor, el Señor es bueno y para siempre su misericordia y su Verdad, su Verdad por todas por todas las generaciones.

Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía entre angustia y cobardía va perdiéndose el amor. Dios le Alabar y adorar canciones sobre el perdón como amigo huye el hombre de su voz. Yo siento angustia cuando veo que después de dos mil años entre tantos desengaños pocos viven de su fe.

Alabar y adorar canciones sobre el perdón hablan de esperanza mas se alejan del Señor. Todo podría ir mejor si mi pueblo procurase caminar sin alejarse del camino del Señor, pero el hombre no hace suyos los senderos del amor. Porque el que empieza a seguirte prepara el alma ante las pruebas fortalece el corazón con toda su firmeza y no Alabar y adorar canciones sobre el perdón miedo a la oscuridad.

Aférrate y no te separes de El cuando te humillen ten paciencia aceptando todo con tranquila indiferencia aunque en la senda reine la oscuridad.

En Vos tengo un amigo no dejes que lo pierda, aumenta mi creencia porque tengo fe en Ti, oh Dios. Después de haber luchado, durante un largo tiempo, olvidaré el pasado, y correré hacia Ti, oh Dios. Al partir con El el pan alimenta nuestro amor es el pan de la amistad, el pan de Dios Es mi cuerpo, vengan a comer es mi sangre, vengan a beber porque soy la vida, Alabar y adorar canciones sobre el perdón soy el amor, a tu amor eterno llévanos Señor.

Con sus manos gana el pan trabajando con amor. El conoce la pobreza y el dolor. Es Alabar y adorar canciones sobre el perdón cuerpo Pero al fin resucitó por la fuerza de su amor y salió de su sepulcro vencedor. Para siempre junto a El viviremos sin temor nada puede separarnos de su amor.

Unidos al rezar, unidos en una canción viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor. Gracias Señor, por este nuevo día por esta nueva luz. Por despertar en mí, el deseo de brindarme y cambiar mi dolor por tu amor.

Te ofrezco hoy, todo lo que soy mis tristezas, mis alegrías. Todos mis esfuerzos, que se vuelvan a Ti y no importe nada de mí. Gracias Señor Soy cristiano y esta luz yo la haré brillar Nunca la ocultaré yo la haré brillar Sois la mañana que vuelve a nacer sois espiga que empieza a granar sois aguijón y caricia a la vez testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor. Mensajeros de la vida de la paz y el perdón.

Sed amigos los testigos de mi resurrección. See more llevando mi presencia con vosotros estoy. Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger sois las palabras que intento gritar, sois reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad.

Id, amigos Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida nos tritura con amor, Dios nos hace Eucaristía en el amor. Les dejo la paz, les doy mi Paz, no como le da el mundo. No teman ni se acobarden, oyeron lo que les dije. Me voy pero volveré. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando, recuerden que los amé, no me eligieron a mí.

Soy yo quien los Alabar y adorar canciones sobre el perdón elegido. Virgen madre, Señora nuestra, recordando la Encarnación te cantamos tus hijos todos como estrella de salvación. Virgen Madre Ten siempre dispuesta tu sonrisa de amor, bríndala a los hombres con todo tu calor. Si en tu camino sólo Alabar y adorar canciones sobre el perdón la tristeza, y el llanto amargo de la soledad completa.

Ven, canta Ella, ella es, ella es María Ella acunaba en su cuerpo al niño que salvaría a los hombres y mujeres que le entregaran su vida. Luego al sufrir la muerte de ese hijo al que amaba llevó en su silencio al mundo la verdad de sus palabras Dame tus fuerzas María para que pueda encontrar el camino que en su vida El nos quiso señalar. Demostrando al mundo tu reinado Señor demostrando que en tu nombre existe el amor. Para que los hombres descubran que tu amor es el camino cierto que nos lleva a la salvación.

Sin nada voy, siguiéndote. Siempre te pedí tu gran amor ardiendo en mí. Hoy espero en Ti yo sé a quién di mi corazón. Este es mi lugar acompañarte hasta morir. Escondido en Ti me gozo en dar mi humilde sí. El llegó a mi vida en un día muy especial cambió mi corazón por un nuevo corazón y esa es la razón por la que digo que: vine a alabar a Dios.

Vine a alabar a Dios Y un día al Padre volveré a descubrir el secreto de la pequeña semilla que fiel cobró su herencia en el Cielo. Mi alma se alegra pues soy parte de ti en ti he sido formado y contigo he de vivir.

Padre tus promesas yo he visto cumplir. Tu mirada tierna me invita a confiar y tu mano abierta me hace descansar. Somos un pueblo que camina que marcha por el mundo buscando otra ciudad.

  • Oral sex in Angol
  • Com live sex web cams
  • Sex Escort in Tanta
  • Mature cameltoe bus part 1
  • Fake wwe divas nude
  • Streaming porn redhead rimjob
  • Kim kardashian sex tapr

Somos errantes peregrinos en busca de un destino destino de unidad. Siempre seremos caminantes pues sólo caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni Alabar y adorar canciones sobre el perdón ciudad de eternidad. Danos la luz de tu Palabra que guíe nuestros pasos en este caminar. Marcha Señor junto a nosotros pues sólo en tu presencia podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad.

Dura se hace nuestra marcha andando entre las sombras y en tanta oscuridad. Todos los cuerpos desatados ya sienten el cansancio de tanto caminar. Es ese el momento cuando dudo un momento de vacío y de fría oscuridad porque pienso que si en verdad no existes mi vida sería vana, como un libro sin final. Pero una voz siento surgir dentro de mí que me devuelve toda mi fe es la voz de Dios, mi amigo. Ante la cruz sólo puedo exclamar: tuyo soy, tuyo soy.

Toma mi mano, te pido toma mis labios, te amo. Toma mi vida. Oh Padre, tuyo soy, tuyo soy. Qué puedo darte yo, todo mi ser, tuyo soy, tuyo soy.

Sencillamente Dios un Dios capaz de amar el que yo necesito porque de infinito es mi corazón. Señor me han dicho tu nombre la piedra, el viento y el mar. Señor me han dicho tu nombre las cosas que un día creara tu amor. Te agradezco tu vivo silencio, este more info para hablar con vos, encarnarme en tu sabiduría, y vivir tu palabra Señor. Callemos hermanos y que hable el Señor. Tememos mirarnos de frente a los ojos y al ver lo que somos, tener que cambiar.

Tallo verde dos hojitas mi espiga despunta ya ciento por una y molienda mañana voy a ser pan. La verdad que defendemos es de todos y queremos hacerla triunfar.

Y si se quiere triunfar nunca se debe olvidar que lo primero es amar. Lucharemos todos juntos y podremos de la nada un mundo renovar. No olvidemos que el cristiano tiene vida, tiene Alabar y adorar canciones sobre el perdón y debe iluminar. Perdón por aquellos https://page-3.cryptowarrior.tech/wiki-27-12-2019.php que al mirar los míos no quise mirar. Señor, Alabar y adorar canciones sobre el perdón le di mi mano se encontraba solo y lo dejé partir.

Perdón por no dar cariño, por sólo buscarlo y tan lejos de Ti. Pasión de Cristo, confórtame. Dentro de Alabar y adorar canciones sobre el perdón llagas, escóndeme. No permitas que me separe de Ti. Del Enemigo Malo defiéndeme. Cuando acompañas al amigo que marcha solo en el camino, cuando iluminas las tinieblas, del que va en busca de una estrella.

Si cada día es Ahora es tiempo de que charlemos pues nada se perdió en estos días se olvida todo y nada sucedió. A Ti, llegamos a Ti, queremos amarte Señor donarte todo nuestro amor, decirte siempre que sí. Qué lindo Señor encontrarte en Alabar y adorar canciones sobre el perdón momento Alabar y adorar canciones sobre el perdón lindo que pueda ofrecerte un poco de pan. Recíbeme Señor que hoy con tu amistad conquistaré la paz por la verdad. Seremos levantados con poder [3 veces] para la nueva Jerusalén.

Aquí se canta, aquí se ora se alaba a Cristo a toda hora. Seremos levantados A que tu te vas Tanto nos amó que al despedirse en la Santa Check this out aquella tarde nos dio como pan su propio cuerpo y su sangre como vino de fraternidad. Tanto nos amó que en el calvario al ver a su madre a Juan le dio a María como nuestra Madre Madre de los hombres, Madre del Hijo de Dios.

Tanto nos amó que un Viernes Santo clavado en la Cruz Cristo murió en su muerte El nos dio la vida vida de alegría, vida de hijos de Dios. Vienen trayendo la esperanza a un mundo cargado de ansiedad a un mundo que busca y que no alcanza caminos de amor y de amistad. Vienen con alegría Porque Cristo resucitó [3 veces] Canta el ave, brinca el ganado toda tristeza ya es del pasado. Porque Cristo resucitó [3 veces] Un hombre nuevo surge en el mundo hay en las cosas un cambio profundo.

Pascua de Cristo, resurrección paso del hombre a la vida de Dios. Porque Cristo resucitó [3 veces] Desde hoy la muerte ha sido vencida y es nuestra fe un canto a la vida.

Suenen campanas, suenen tambores, suenen guitarras y hosannas a Dios. No te alejes del camino marcado que Cristo ha señalado para acercarnos a El. Devuélvele con fe inquebrantable ese amor incuestionable que nos ha ofrecido El. Ven aquí Ha sido necesario blanca harina hacer el trabajo del hombre ha hecho este pan. Este es el pan que te ofrecemos hoy el pan de nuestra vida, el pan de nuestro amor, el pan de nuestra tierra, del gozo y del dolor, del esfuerzo en hacer Alabar y adorar canciones sobre el perdón mundo mejor.

Este es el vino que ofrecemos hoy el vino de amistad y de nuestra hermandad esta comunidad y nuestro canto de hoy, el esfuerzo en hacer este mundo mejor. Al ofrecer el go here junto con el pan pensemos en el hambre que muchos sufren hoy enséñanos Señor a compartir el pan y que alegres vivamos sembrando tu amor.

Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud, amar la justicia y la paz. La fe de todos los hombres sin this web page la pena y el triste llorar, el odio de los que mueren sin fe cansados de tanto luchar. En la patena de nuestra oblación acepta la vida Señor. Deja que penetre en tu misterio que me hunda en tu palabra tómame Señor. Y así poder volver a gritar que vivo tu amor que voy hacia Ti. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí.

Porque te amo, necesito darme ponerme en tus manos, porque eres mi padre. Allí tu Alabar y adorar canciones sobre el perdón había comenzado para Alabar y adorar canciones sobre el perdón a la humanidad y al mismo hombre que te Alabar y adorar canciones sobre el perdón matado para que nazca tu gran verdad.

Señor que día a día te traicionamos perdónanos, perdónanos. Perdona todos nuestros pecados perdona nuestras faltas de amor hacia el amigo, hacia el hermano hacia el que sufre, hacia el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdona cuando no te escuchamos, perdón por todo, perdón Señor. Señor somos cobardes y te negamos porque no tenemos valor. Pues no entendemos que ser cristianos quiere decir morir por Vos, por el amigo, por el hermano, por el que sufre, por el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color.

Perdón pues nuestra cruz rechazamos, perdón por todo, perdón Señor.

Britiney spears hecho en casa porno

Y no la ven porque miran las cosas miran al mundo con sus propios ojos. Así ya lo humano pierde su color cuando un alma se Alabar y adorar canciones sobre el perdón a Dios. Ya debo comenzar pues para vivir tengo un ideal. Pues es muriendo que al fin entraré en la eternidad. Ven al fin a saciar nuestra sed de paz. Este mundo en su dolor clama ardiendo de ansiedad, que tu Espíritu Señor lo conduzca a la verdad.

Ven al fin a reinar cambia al mundo ya. Ven al fin a gritar en mi voz: Amén. Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza. Alabar y adorar canciones sobre el perdón que algunas mujeres al sepulcro fueron al alba.

Siendo Dios hombre te hiciste para poderte entregar en la Cruz sangriento altar donde a los hombres te diste. Y tu cuerpo nos congrega en eterna comunión y la sangre del perdón hasta el corazón nos llega. Source estrechando nuestras manos obedientes a tu voz ser así el pueblo de Dios servidor de los hermanos. Miembros de Cristo en sangre redimidos Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde el Padre envió.

El nos impulsa, nos guía y alimenta Iglesia peregrina de Dios. Https://site.cryptowarrior.tech/doc-2020-03-01.php en la tierra semilla de otro reino somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz entre las sombras Iglesia peregrina de Dios. Rugen tormentas y a veces nuestra barca parece que ha perdido el timón.

Miras con miedo, no tienes confianza Iglesia peregrina de Dios. Una esperanza nos llena de alegría presencia que el Señor prometió. Vamos cantando, El viene con nosotros, Iglesia peregrina de Dios. Todos nacidos en un solo bautismo unidos en la misma comunión. Todos viviendo en una misma casa Iglesia peregrina de Dios. Todos prendidos en una misma suerte ligados a la misma salvación. Somos un cuerpo y Cristo es la cabeza Iglesia peregrina de Dios.

Tenemos un Dios y Dios es amor. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque nos amamos, porque nos amamos y nos aliamos a los hermanos. El amor de Dios se derramó en nosotros por el Espíritu Santo que a nuestros corazones, que a nuestros corazones ha sido enviado, ha sido enviado.

Cuando sientas que tu see more necesita de tu amor no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón. Busca siempre en tu recuerdo la palabra del Señor: mi ley es el amor. Rompe pronto tus cadenas eres libre de verdad empieza a caminar. Ven, no digas nada y en tu silencio una oración. Un nuevo día Yo sé que es muy difícil confiar del todo en Alabar y adorar canciones sobre el perdón pensar que arregla todo y siempre para bien y si ese bien nos cuesta que le vamos a hacer seguimos su camino El nos consuela y qué grande es.

Un nuevo Sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. La justicia es la fuerza de la paz el amor quien hace perdonar la verdad, la fuerza que nos da la liberación lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad el que manda entiende que el poder es un servicio lo sabemos el camino es el amor. Oh María María de la esperanza de la humildad y el amor, atiende nuestras palabras, escucha nuestra oración.

Ave María A la huella, a la huella, cortando campos, no hay cobijo ni fonda, sigan andando. A la huella, a la huella, José y Alabar y adorar canciones sobre el perdón, con un Dios escondido, nadie sabía.

Wwwxxx Jawadxxx Watch Porn Movies Fuck network. Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi corazón es para Ti. Héme aquí, Señor, para acompañarte, héme aquí qué quieres de mí. Sin Ti, no sé vivir. Señor yo quiero estar unido siempre a Ti. Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. Consolador llendo de bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre. Descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto. Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre nada que sea inocente. Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas. Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos. Concede a tus fieles que en Ti confían tus siete sagrados dones. Premia nuestra virtud, salva nuestras almas danos la eterna alegría. Quiero cuanto hay en mí, del todo darte. Quiero olvidarlo todo y conocerte quiero intentarlo todo por buscarte quiero perderlo todo por hallarte quiero ignorarlo todo por saberte. Llevas en tus manos estrellas brillantes para alumbrar el sendero de los caminantes. Sos Reina del Cielo y Madre de Dios, sabes que te quiero, sabes quién soy yo. Yo soy de esta tierra y te veo de aquí, cantando canciones yo voy hacia Ti. Cuando es noche en mi alma me das ese sol, el que me da la calma en la tribulación. Pan le traemos, trigo de Dios para la mesa que El nos preparó. Vino traemos, viña de Dios para la fiesta de la comunión. Luces traemos, para alumbrar la mesa santa de nuestro altar. Flores traemos para alegrar esta comida de la amistad. Hoy nuestro juego, nuestro dolor, nuestros estudios, canciones al Señor. Toda la vida vamos a dar, para la ofrenda de Cristo en el altar. Todos unidos con las manos estrechadas, alzaremos la mirada para encontrar al Señor. Abre tus brazos, Señor, Señor. Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios. Si los cañones, las granadas y las balas, se cambiaran por palabras y por rezos al Señor. Si la envidia, el odio y la codicia, nuestro suelo ya no pisan podremos vivir mejor. Cuando los hombres suban los ojos al cielo, encuentren allí consuelo y alguien que les de calor. Ya que es difícil el mundo en que vivimos, por nuestra fe te pedimos: abre tus brazos Señor. Si el mundo no es absurdo, es tu misterio, Dios, mi paz nace al abrirse el corazón Qué gozo es esta fe, la creación, por el amor, marcha hacia Ti, Señor. Si no es vivir tu amor decir: Señor, Señor, vivir es dar a todos tu calor. Hombres de Jerusalén, que nadie se quede en casa en homenaje al Señor orgullo de nuestra raza. Chicos de Jerusalén, entonen vivas y hosannas; las voces de los changuitos resuenan como campanas. Cada hombre responde con su ser a esa voz que un día lo llamó no miremos lo que no hace aquel sino lo que no hago yo. Quiero oír a mi Señor, quiero oír su voz, su palabra quiero comprender. Que sepa yo escuchar que sepa también ver que sepa yo vivir Señor tu palabra de amor. Viene tu palabra mí, me alegra el corazón, siento ya la vida que me da. Que se haga carne a mí, Señor, lo que me dices hoy, que sea yo testigo de tu amor. Con el alma yo te quiero cantar y en el canto, que te canto, renacer. Y también por enseñarme a perdonar, Señor mío hoy te digo: Aleluya, aleluya. Dios es tu amigo, el viñador, el que te pide frutos de amor. No se detiene en su caminar no le asusta la sed ni el calor. Hay una viña que debe cuidar, una viña que es todo su amor. El te protege con su valladar levantando en tu derredor, quita del alma las piedras del mal y ha elegido la cepa mejor. El que se reía al mirar al cielo y cuando rezaba se ponía serio. Sobre este madero veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo cuando pregunté, respondió con calma que de los asuntos de Dios se encargaba. Como en Nazareth, aquella mañana he aquí tu sierva, he aquí tu esclava. Es la vida y la muerte lo que en este juego apuestas cuando sales a la calle sin miedo pateando las piedras. Hay que intentar el amor aunque el odio no ceda porque el tiempo perdido se paga en la misma moneda y si quieres que juntos lleguemos a ser una hoguera es preciso que enciendas tu luz por pequeña que sea. La madrugada Y por eso, por eso oh Señor, te adoré, te adoré en silencio. Y los ojos de mi amigo brillando de amor sincero me hicieron imaginar el poder de tu "Te quiero" y por eso, por eso oh Señor te adoré, te adoré en silencio. Pero dimensión de amor como la cruz de tu Hijo no podía imaginar fue tu amor el dolor vivo y por eso, por eso oh Señor me entregué, me entregué en silencio. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en el cuerpo de tu hijo, pan de vida Te ofrecemos Señor, Dios del universo, con este vino, todas nuestras tristezas, toda nuestra alegría. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en la sangre de tu Hijo salvador. Bienaventurado es quien construye y logra mantener la paz y la ilusión. Bienaventurado es quien intenta que reine la justicia y el amor, quien conoce el fruto del perdón y sabe conservar sin mancha el corazón. Bienaventurados son por siempre. Bienaventurado es el que sufre sembrando la justicia y el perdón, bienaventurado es el que lucha por causa de Dios, por causa de su hermano. Feliz es siempre aquel que lucha por la paz y hace de su vida una liberación y, aunque le odien todos, vive sin odiar. Como el cazador que asecha, y no alcanza a su presa, desfallezco y me caigo. Porque somos partidarios de la vida, y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos y en la noche previvimos la mañana. Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios mi amigo. Yo te hablaré de Amor y Paz, te atraeré con suavidad. Mucho he esperado tu regreso y hoy yo te prometo darte mi perdón. Yo borraré tu iniquidad, a mí, tu voz, ha de alabar. Todas tus llagas curaré y rocío yo seré que apague tu maldad. Confía en mí, pues Santo soy mi gozo es ser tu salvador. Que puedo dar mi pequeñez pero en tu amor yo creceré. Por ser cobarde he sido infiel sé que no soy digno de ser tu amigo. Echar mis redes, lanzarme al mar, para abrazar la inmensidad ya no le temo a la tempestad sobre las aguas te veo llegar. Qué puede un simple pescador decir cuando habla su Señor muy dentro decir "sí", o decir "no", dejando todo por amor: te sigo. Hoy trayendo espigas y racimos nos llegamos, Señor, hasta tu mesa para unir a la ofrenda de tu Hijo el goza y le dolor de tu cosecha. Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi sol. Pescador, en mis manos has puesto otras redes que pueden ganarte la pesca mejor y al llevarme contigo en la barca me nombraste Señor, pescador. Pescador, entre tantos que había en la playa tus ojos me vieron tu boca me habló y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado mis pies en la arena siguieron tu voz. Pescador, manejando mis artes de pesca en otras riberas mi vida quedó, al querer que por todos los mares del mundo trabajen mis fuerzas por Ti, pescador. Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, en tus palacios seguridad. Por mis hermanos y compañeros voy a decir: la paz contigo, por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien. Te llevaremos a los hermanos que van perdidos por los caminos. Quiero confiarte mis pobres manos quiero entregarte toda mi vida. Que puedas confiar en mí, utilizarme. Irrumpe en mi vida así, y transfórmame que todos vean en mí tu rostro suave. Encuentra Señor en mí, un lugar santo. No había nada Ahora yo te tengo a Ti, y me rebalsa, tu presencia suave en mí, me deja calma. Yo sé que diste la vida para nuestra salvación, hoy quiero amar sin medida quiero jugarme por vos. Cristo vale la pena luchemos con fe. María dame la fuerza para poderles mostrar a todos mis hermanos lo hermoso que es amar. Para poder con mis labios tu palabra proclamar haz de mí un instrumento y así tu amor sembrar. Cristo vale la pena Te necesita como tierra seca agotada y sin agua [bis]. Y te pienso por las noches te busco y alabo cada día porque sé que eres mi socorro mi alma se aprieta contra Ti y siento que tus alas me acarician [bis]. Como cuando en el santuario te veía al contemplar tu poder y tu gloria así quiero en mi vida bendecirte levantar mis manos en tu nombre [bis] Ahora sé que tu amor es mejor que la vida, sé que tus manos me sostienen sé que tus alas envuelven mi pequeñez, la aman, la acarician y soy en Ti [bis]. De lejos percibes lo que siento conoces cada uno de mis pasos. No ha llegado la palabra a mi boca, y ya conoces plenamente. Me abrazas por todos mis costados, tu mano amorosa me sostiene. Qué admirable encuentro tu misterio, tan grande que no puedo comprenderlo. En memoria tuya Cristo Redentor vamos a tu mesa en señal de amor. Profundo misterio de amor y ternura de querer quedarse antes de partir de dejar su sangre como alianza nueva de darla en bebida antes de morir. Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo. Tómenla y beban pues esta es mi sangre, la que por ustedes he de derramar. Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos y aunque nada vemos nos basta creer, el antiguo rito ha dejado paso a su Sacramento, Misterio de Fe. Yo soy el Pan de Vida y con ustedes me quedé me entrego como alimento soy el Misterio de la Fe. Yo soy el Buen Pastor y por amor mi vida doy yo quiero un solo rebaño soy para todos salvador. Yo soy la vid verdadera mi Padre es Dios, el viñador produzcan fruto abundante permaneciendo en mi amor. Angeles canten sobre el portal, Dios ha nacido, es Navidad. En el pesebre, mi Redentor es mensajero de paz y amor cuando sonríe se hace la luz y en sus bracitos crece una cruz. Esta es la noche que prometió, Dios a los hombres y ya llegó. Porque sólo El te puede guiar Porque sólo El te puede liberar Porque sólo El te puede perdonar Porque sólo El la paz te puede dar Porque El es camino, es vida y es verdad Conservabas todo dentro de tu corazón, fiel al hombre, fiel a Dios, Madre nuestra, María del Señor. María del Huerto guíanos sin temor, tras los pasos del Hijo de Dios, servidora atenta enséñanos a guardar, la palabra ardiendo hasta el final. Madre de los pobres, mira nuestro dolor, oye el grito sordo de quienes no tienen voz, Tierra prometida, engéndranos otra vez, a la vida queremos volver. Quiero que me eduques que me enseñes a rezar hazme transparente, lléname de paz. Madre, Madre, Madre, Madre. Gracias, Madre mía por abrir tu corazón, porque nos congregas y nos das tu amor. Gracias, por todos los amigos gracias, por ellos, oh Señor. Gracias, también por las tristezas. Gracias, porque consuelo das. Gracias, por que tu mano me conduce por doquier. Gracias, porque tu hablar comprendo Gracias, porque me das la luz. Gracias, porque a los hombres amo donde quiera esté. Gracias, porque tu amor no cesa. Gracias, yo te agradezco porque puedo agradecer. Iluminar es hoy el reto en la oscuridad servicio entrega en fidelidad hasta la muerte. Hoy es tiempo de dar, a manos llenas lo que se me dio. Brillar hasta consumirse. Señora, te pido por el sol que no deje de brillar sobre los campos arados. Señora mi ruego es por la paz, por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Señora, mi ruego es por la paz por un mundo de verdad que necesita de tu ejemplo. Aleluya, aleluya, aleluya. Aleluya, aleluya. Hosanna en el cielo hosanna en las alturas bendito el que viene en nombre del Señor. Hoy vi una luz en mi camino hoy mi destino conocí. Santo, Santo es el Señor - El Martillero Una cabeza colgando, las manos destrozadas los pies sangrando. Una cruz, varios clavos y una corona de espinas para mi hermano. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer. Te ofendí en la cara, cómo puede ser Señor que me digas que me amas y le pidas a mi Padre que perdone lo que estoy haciendo en vez de odiarme. Y tus ojos se cierran pero en vez de condenarme me miran en forma tierna y se hiela mi sangre porque he matado a mi hermano que vino para salvarme. Yo Señor, con estas manos martillé y me mirabas, y me lo dejabas hacer, Señor, con estas manos martillé y me mirabas y me lo dejabas hacer Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros, ten piedad de nosotros. Estas aquí, cantamos a ti en armonía y tu camino nos lleva al paraíso. Estamos aquí y nos dejamos llevar por ti María nuestra madre llena de amor. María eres la madre madre de la humanidad y también madre del creador creación, fruto del amor. Es también como la levadura que toma en sus manos la mujer y que si la mezcla con la blanca harina fermenta y la masa hace crecer. Solo en el puerto de la verdad dos nubes blancas se mecen en el mar son dos amores que no supe alcanzar son dos entregas por las cuales me he de dar. Pero volveré. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé Si así se aman me quedaré siempre entre ustedes como una vez. Porqué se turban sus corazones, no queden tristes. Crean en mí, pues es mejor que yo me vaya. Por eso ahora les quiero dar mi nuevo mandamiento: Amense así como los amé El mundo queda sin comprender pero no teman, regresaré. Es el tiempo de la paz, de buscarse y abrir las manos de entregarse, amor cristiano. Vamos, qué esperamos para darnos como hermanos. Vamos, qué esperamos para abrirnos a Dios. Comprendernos, ser sinceros y ser por fin hombre nuevo, arrancar el egoísmo que nos ata destruir la soberbia que es tan fuerte. Calmé tu hambre y tu sed con juramentos sellé un pacto de amor eterno. Señor no encuentro la solución que no me traiga problemas me invade la indecisión quisiera hallar las palabras que siempre tenga razón pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Señor vale la pena seguir vale la pena jugarse vale la pena sentirse vivo. Señor, nunca te apartes de mí que este momento sea eterno para que vivan aquí en mí. Señor yo quiero un mundo mejor quiero un mundo diferente un mundo sin depresión un mundo lleno de puentes lleno de cartas de amor pues necesito tu ayuda por eso quédate aquí. Me enseñaste a seguir me enseñaste a vivir en un mundo de injusticia y soledad. Guiaste nuestra juventud sed de vida y esperanza respuesta sincera al mañana. Fuerza capaz de crear y hacer un todo de la nada. Madre que cuando pasen los días tus enseñanzas perduren que el mundo no me abrume y que pueda levantarme en la caída invocando tu presencia que da vida. Que el miedo de las cosas no acalle el silencio de tu amor. Dame tu mano hermano para que junto con nuestra Madre curemos todas las heridas con fe, esperanza y perdón despertando siempre con una sonrisa. Sobre los mares resuena la voz de Dios. Glorioso es Dios su voz hace temblar. Su voz descuaja los cedros del Líbano. La voz del Señor lanza llamas de fuego. No es en las palabras, ni es en las promesas donde la historia tiene su motor secreto. Sólo en el amor en la cruz madurado, el amor que mueve a todo el mundo entero. Hazme comprender, Señor, tu amor tan puro amor que persevera en cruz, amor perfecto. Hazme serte fiel cuando todo sea oscuro para que mi amor no sea un sentimiento. Duermen en su sopor y temen en el huerto ni sus amigos acompañan al maestro. Si es hora de cruz, es de fidelidades pero el mundo nunca puede aceptar esto. Pongo mi pequeña vida entre tus manos por sobre mis seguridades y mis miedos. Y para elegir tu querer y no el mío hazme en Getsemaní fiel y despierto. Romperé los muros, de mi propia casa, iré mar adentro y pescaré por Ti. La misión que tu me has dado debo hacerla realidad Luchar por la vida, luchar por un mundo de paz. Este es mi servidor en quien me complaci, hijo mío tan querido todo es para ti. Como retoño ante Dios creció, como basura se lo trató, desfigurado se lo humilló, el supo del dolor. Deja en mi tu amor crecer enséñame a ser hoy tu amigo. Desde el brillo eterno de tu luz o en la dura cuesta de una cruz, déjame tu rostro ver, muéstrame el camino. Deja hoy en mí, Señor, caer como lluvia fresca tu amistad. Yo tu amigo quiero ser, mójame con tu verdad. Que en mi vida pueda yo llevar tu alegría y un canto de fe, que mis manos a otras den el amor que tu me das. Donde falte amor seré tu voz y tu luz donde no brille el sol. Sobre tus huellas, Señor, seguiré el camino. Perdón Señor pues no sé vivir, de mis hermanos yo me separé el calor de tu dulce hogar quiero revivir, haz que vuelva a tí. Igual que el sol, que al despertar sabe que tiene mucho que brindar yo al fin se por qué vivir porque tu perdón fecundó mi andar. Mírame con compasión no me dejes Madre mía, morir sin tu bendición sería mi perdición. Hoy todo el pueblo te canta, mi niña, mi niña linda, también yo quiero cantarte un lindo canto de amor. Del corazón el ritmo llevar, un ritmo de esperanza, de ilusión y luz. Yo canto, yo amo, sin miedo avanzare, con Dios en mi alegría ya no temer,. Caminare por sendas sin hacer, descubriré, caminos sin trazar, y al avanzar yo mismo grabaré, la senda de mi vida con mí caminar. Con mi vivir, construye una mansión grande y feliz que un día he de habitar. Me pide Dios esfuerzo y oración, yo canto cuando rezo y canto al trabajar. Bis Suenen las campanas, cante el corazón todos a ser buenos que Cristo nació. Ruega por nosotros, pecadores en la tierra, Ruega por el pueblo que en Dios espera, Madre del Señor, Madre del Salvador. El amor es nuestro canto a la vida que se da y que espera un amanecer en la verdad. El amor es el regalo eterno que nos da Dios es tener el corazón abierto y es perdón. El amor es un camino largo y sin final. Es la luz que ilumina sombras en la oscuridad. Si pide María, el hijo, que es Dios no puede a la madre decirle que no. Si amo mi vida, la perderé si doy mi vida, la ganaré. Donde haya odio lleve yo tu amor, donde haya injuria, tu perdón Señor, donde haya duda, fe en ti. Hazme un instrumento de tu paz. Que lleve la esperanza por doquier. Donde haya oscuridad lleve tu luz; donde haya pena, tu gozo Señor. Quiero cantar, siempre quiero cantar y donarte, Señor, la alegría por la divina armonía que tu morada me da. Sabiduría en cada cosa resalta en esplendor, Señor, aquí en tu casa querré siempre vivir. Delante de tus ojos ya no enrojeceremos a causa del antiguo pecado de tu pueblo. En medio de los pueblos nos guardas como un resto para cantar tus obras y adelantar tu reino. Si estamos abiertos cuando habla el Señor nos da Su Palabra la paz interior. El hambre y la sed de justicia nos dan la ardiente pasión de guardar Tu verdad. Creer es mirar con tus ojos, Señor, y dar a la vida todo su valor. Felices los que luchan por construir la paz, a ellos pertenece el Reino Celestial. Por no cumplir aquello que vos nos pediste, amen a todos como yo los amé. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres Te alabamos, te bendecimos, te damos gracias, Señor. Te adoramos, glorificamos, por tu inmensa Gloria, Señor. Piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión borra mi culpa, purifícame a fondo del pecado; de mi maldad límpiame, Señor. Yo reconozco mi culpa, Señor, tengo siempre presente mi pecado, contra Ti, contra Ti sólo pequé haciendo lo que es malo a tus ojos. Dame, Señor, tu voz y tu alegría, que se alegre mi cuerpo quebrantado; aparta tu vista de mis culpas, y borra todos mis pecados. Señor, crea en mí un corazón puro, y renueva la fuerza de mi alma; no me alejes, Señor de tu presencia, ni retires de mí tu Santo Espíritu. Protégeme, Señor, Dios mío, porque en Ti me confío. Bendigo al Señor porque El me guía hasta en las noches me habla yo vivo siempre en su presencia, con El nada temo. Aclame a Dios toda la tierra, y cante en honor de su nombre, entonemos un himno a su Gloria, digamos "qué admirables son sus obras" Señor, por tu inmenso poder te respetan tus mismos enemigos, toda la tierra te adora y canta la Gloria de tu nombre. Vengan a ver las obras del Señor, las maravillas que hizo por los hombres, cambió el mar en tierra firme y a pie cruzaron el río. Que los pueblos bendigan a nuestro Dios y pregonen su alabanza porque El nos devolvió la vida y afirmó nuestros pasos. Gloria a Dios, Padre omnipotente, a Su Hijo, Jesucristo, el Señor, y al Espíritu que habita en nosotros, por los siglos de los siglos, amén. Que lo diga la familia de Israel es eterno su amor. Que lo diga la familia de Aarón es eterno su amor. Que lo repitan los fieles del Señor es eterno su amor. Escuchen, se oyen cantos de victoria en el pueblo de Dios el poder del Señor hizo proezas, su mano nos salvó nos castigó duramente el Señor pero no con la muerte. Dichoso el que con vida intachable camina en la ley del Señor, dichoso el que guardando sus preceptos los cumple de todo corazón. Sólo nuestra nada tómala, Señor. Enséñanos a perdonar, para poder ser perdonados; recuérdanos que por tu Amor quiso morir crucificado. Padre del cielo, es tu amor que hoy nos invita a compartir esta mesa de amistad y a celebrar como hermanos la alegría de ser tus hijos compartiendo el mismo pan. Hoy te traemos nuestros juegos y alegrías, te regalamos, Señor el corazón, porque queremos que te quedes con nosotros y amarte tanto como nos amaste Vos. Todo esto, Padre, con amor te presentamos al preparar hoy la mesa del altar, en ella todos los hombres nos unimos para poder ser instrumentos de tu paz. Con sincera humildad, Señor, queremos ofrendar amor, alegría, dolor, y en nuestra pequeñez, el cansancio también dejar a tus pies. Recíbelos, es nuestro don, recíbelos de nuestras manos, Señor. Es trigo de nuestros campos, racimo de nuestras viñas. Te ofrecemos, oh, Señor, el trabajo de este día, nuestra inquietud, nuestra oración, nuestro dolor y alegría, Señor. Por los hombres que viven unidos, por los hombres que buscan la paz, por los pueblos que no te conocen te ofrecemos el vino y el pan. Por aquellos a quienes queremos, por nosotros y nuestra amistad, por los vivos y por los difuntos, te ofrecemos el vino y el pan. Cantemos al que pronto su Sangre nos va a dar. Junto con ellos te damos el trabajo y el dolor, la dicha de ser tus hijos, la alegría del amor. Perdona nuestros pecados y haz que vivamos en paz. Con el vino y con el pan ofrecemos nuestro don, nuestra pobre vida de dolor, entregada con amor. Este día que vivimos entre cantos y alegría, este día en que sentimos tu presencia en nuestras vidas. El estudio y el trabajo, la familia y el hogar, todo junto hoy te ofrecemos para el mundo renovar. Ilusiones y esperanzas, la alegría de vivir, siempre juntos como hermanos, caminando hacia Tí. Señor, yo tengo sed de Ti, sediento estoy de Dios, pero pronto llegaré a ver el rostro del Señor. No hay ricos ni hay pobres, no hay raza que apartar, Cristo nos considera a todos por igual. Hijo eso es parte del triste pasado; pero el hombre sufriendo, por fin aprendió que en este mundo lo que ha faltado es que todos vivan como hijos de Dios. Señor, me has mirado a los ojos, sonriendo, has dicho mi nombre, en la arena he dejado mi barca, junto a Ti, buscaré otro mar. Dicha y honor disfruten los hogares donde la imagen de tu pecho esté: digna piedad circunde los altares, flor celestial de la cristiana fe. Conservemos la unidad que el Maestro nos mandó donde hay guerra que haya paz, donde hay odio que haya amor El Señor nos ordenó devolver el bien por mal ser testigos de su amor perdonando de verdad. Al que vive en el dolor, y al que sufre soledad entreguemos nuestro amor y consuelo fraternal El Señor, que nos llamó a vivir en la unidad, nos congregue con su Amor en feliz eternidad. Tenemos un amigo que nos ama, nos ama, nos ama, Tenemos una madre que nos ama, nos ama, nos ama Fue duro llegar, poderte encontrar, llenarme la vida de tu amor y paz Queremos ser tuyos, aprender a vivir y en todo momento poderte compartir. Como a mí me ama el Padre, así yo los he amado. La señal de los cristianos es amarse como hermanos. El que no ama a sus hermanos miente si a Dios dice que ama. Amar es estar al lado del que es pobre y olvidado. No amemos de palabra, sino de obra y de verdad. Cristo, luz, verdad y vida, al perdón y amor invita. Perdonemos al hermano como Cristo ha enseñado. Al comer el mismo pan en unión siempre vivamos. En la vida y en la muerte Dios nos ama para siempre. En trabajos y en fatigas Cristo a todos nos anima. El Espíritu de Dios confirmó nuestro Bautismo, y hoy imprime en nuestras almas el sello de unión de la Eucaristía. Como granos de la vid, como granos de la espiga, un cuerpo todos formamos en la gran unión del amor cristiano. Los caminos recorridos y los que hay que recorrer en un gran camino unido a la gloria van también Los caminos de la Vida te conducen, en verdad, al buen Dios que te convida a entrar en Su eternidad - Lleguemos hasta el Señor Lleguemos hasta el Señor cantando himnos de gozo. Aclamemos al Señor todos los hombres, sirvamos a Dios con alegría, cantando lleguemos hasta El. Entremos en su templo dando gracias, avancemos por sus atrios entre himnos, alabando y bendiciendo su nombre. Sí, el Señor es bueno. Sí, es eterno su amor, El es fiel por los siglos de los siglos. Hagan todo lo que el les diga, así nuestra Madre enseñó. Hoy muchas voces nos llaman, las voces del mundo de hoy, en ellas nos llama Cristo y nos pide el corazón. Hoy también nos falta el vino, falta la fuerza de Dios, Cristo sólo hace milagros si abrimos el corazón. Para que seamos hermanos hoy nos convoca el Señor, siendo justos, solidarios, con la fuerza que da Dios. Cristo vive en mí y aquí hay lugar para ti. Cristo vive en mí y aquí no hay lugar para ti. Amparadnos y guiadnos a la patria celestial. A veces yo me pongo a pensar y sin percibirlo me pongo a rezar y mi corazón se pone a cantar a la Virgen de Nazareth. En cada mujer que la tierra creó, un trozo de Dios María dejó un sueño de madre María plantó para que el mundo encontrara paz. Las dos me quieren a mí, las dos me entregan su amor a las dos las busco y las llamo a las dos las quiero yo Había allí un anciano, un santo hombre de Dios que bendiciendo al cielo en brazos lo tomó. Cantad a María, la estrella del alba que anuncia a las almas el sol de alegría. Cantad a María, que dio de su carne el cuerpo y la sangre al Verbo de Vida. Con el Angel de María las grandezas celebrar, transportados de alegría sus finezas publicad. Pues te llamo con fe viva, muestra, oh, María, tu bondad, a mí vuelve compasiva esos ojos de piedad. Llena eres de gracia, de dicha sin par, y Dios es contigo, contigo Su paz. Hay una estrella en mi camino, la luz divina de la fe, ella señala mi destino, llegar a ti, Jerusalem. Soy luchador y peregrino, construir el mundo es mi misión, y completar así el designio de nuestro Padre Creador. Jerusalén, el mundo nuevo, ciudad de paz y libertad, que va surgiendo desde el seno de nuestra vida terrenal. Te cantamos, a Ti, esplendor de la Gloria, te alabamos, Estrella que anuncias el día. Te cantamos, oh Luz que iluminas nuestras sombras, te alabamos, Antorcha de la Nueva Jerusalén. Después hacia el Calvario para morir marchó y en una Cruz clavado Su Sangre derramó. Católicos hermanos sedientos de Su amor en Su memoria hagamos lo que El nos ordenó. Con mis frecuentes culpas mil veces te ofendí perdona mis pecados y ten piedad de mí. Tu muerte fue mi vida, Tu cruz mi Salvación. Danos Tu perdón Espíritu divino. Te adoramos Hostia divina Te adoramos Hostia de amor. En la vida eres consuelo y en la muerte dulce solaz. Toma mi mano, hermano, Cristo resucitó. Ven hermano, ven, toma mi mano y ven, ven al mesa de nuestro redentor unidos en la Iglesia por la fe y el amor. Al ver nuestras tristezas Cristo al mundo llegó y en la cruz de sus brazos nueva vida nos dio. Toma mi mano, hermano, Cristo en la cruz murió. El vino de su sangre nuestro dolor borró y el pan de harina y vida nueva vida nos dio. Toma mi mano, hermano, alabemos a Dios. Hoy comemos su cuerpo, trigo de redención, bebemos de su sangre vino de cruz y amor. Salve límpida rosa mística, dulce Madre del Redentor. Llena de gracia, nuestra esperanza, ora, ora por nosotros. También los hombres cantan tu nombre Ora, ora por nostros. Cristianos adoremos, cristianos adoremos, cristianos adoremos a nuestro Dios. Humildes pastores dejan su rebaño y llevan sus dones al Niño Dios. Nuestras ofrendas con amor llevemos. Bendita la noche que nos trajo el Día, Bendita la Noche de Navidad. Desde un pesebre el Señor nos llama. Ay Niñito de Belén, ruega por todos y por mí también. Los Reyes le traen oro, los pastores, su bondad. Y una estrellita del cielo, plata del cielo le da. Bailad pastorcillos, bailad en Belén que Dios ha nacido para nuestro bien En el portal de Belén hay un arca chiquitita donde se viste el Señor para salir de visita. En el portal de Belén hay un espejo dorado, donde se mira el Señor con la Virgen a su lado. Campanitas de Belén a la madrugada suenan para despertar al Niño que ha nacido en Nochebuena. Eres Padre tierno, eres buen Pastor, eres Verbo eterno, nuestro Redentor. Con fervor te imploro, Dios de majestad, y en silencio adoro tu divinidad. En Ti siempre creo, aumenta mi fe, con amor sincero, te recibiré. Oh, de mi esperanza, dulce galardón, te doy alabanza, y mi corazón. Bajo esta apariencia, divino manjar, tu santa presencia quieres ocultar. Nacimos en la fuente del agua bautismal con una vida nueva de luz y eternidad. De Dios un templo somos hermosa realidad y habita en nuestras almas la misma Trinidad. Si la piedad de un Padre la humanidad salvó respuesta y compromiso debemos a su amor. Señor tu amor de Padre protejanos del mal para alcanzar un día la patria celestial. Hoy me pongo en tus manos y te ofrezco este día, no sabes la alegría que hay en mí, que hay en mí. Hoy yo predicaré tu palabra Señor donde quiera que esté yo hoy llevaré tu mensaje de amor para un mundo, un mundo mejor. Llevaré Tu Palabra donde no se haya oído, Tu mensaje de vida yo daré, yo daré. Gloria, gloria al Espíritu de verdad que nos da sabiduría para hablar sellando nuestros labios con palabras de verdad. Gloria, gloria al Espíritu de fe que nos hace creer en lo que no se ve corriendo las montañas porque el Señor es poder. Gloria, gloria, gloria a nuestro Dios que nos envíe el Espíritu consolador para ser fuertes en las luchas a pesar de la tentación. Quédate Señor en mi corazón, quédate Señor aquí. Si el Espíritu de Dios se mueve, se mueve, se mueve, si el Espíritu de Dios se mueve dentro de tu corazón, dejalo, dejalo que se mueva, se mueva, se mueva, dejalo, dejalo que se mueva, dentro de tu corazón. Soplo de Dios viviente que fecundaste la Creación. Soplo de Dios viviente que renovaste la Creación. Soplo de Dios viviente por quien nacemos en el bautismo. Soplo de Dios viviente que consagraste la Creación. Su jefe y rey es Cristo, su Ley la unidad. Su Código divino la mutua caridad. Con los brazos bien abiertos y elevados hacia Dios, con las palmas, con el cuerpo alabemos al Señor. Santa María, Madre de Dios en este día ruega por nos. Tu corazón, espejo de pureza, no lo empañó la culpa original; Dios te colmó de gracia y de belleza para salvar a la triste humanidad. Tu corazón es arca de la Alianza donde habitó el Verbo redentor. El es nuestra salvación, nuestra gloria para siempre. Si con El morimos, viviremos en El. Si con El sufrimos, reinaremos con El. En El nuestras penas, en El nuestro gozo. En El la esperanza, en El nuestro amor. En El toda la gracia, en El nuestra paz. Reino de paz y justicia, Reino de vida y verdad, tu Reino, Señor, tu Reino. Reino de amor y de gracia, Reino que habita en nosotros, tu Reino, Señor, tu Reino. Reino que sufre violencia, Reino que no es de este mundo, tu Reino, Señor, tu Reino. Unidos comimos el Pan del altar, unidos cantemos al Rey celestial. Trajimos al Templo trabajo y dolor de días pasados en ruda labor. Salgamos llevando la fuerza y la paz que alientan los días que van a empezar. Cantemos hermanos la gloria de Dios; cantemos al día que hizo el Señor. Mi alma canta la grandeza del Señor, mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador. Su amor permanece para siempre en aquellos que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo y dispersó a los soberbios. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a su pueblo, Israel, por su gran misericordia. Como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de sus hijos para siempre. Pequé, ya mi alma su culpa confiesa, mil veces me pesa de tanta maldad. Señor, triste vuelvo buscando consuelo, pequé contra el cielo, pequé contra Ti. Por Ti, mi Dios, cantando voy, la alegría de ser tu testigo, Señor. Me mandas que cante con toda mi voz; no sé cómo cantar tu mensaje de amor. Tu palabra es una carga que mi espalda dobló, es brasa tu mensaje que mi lengua secó: Déjate quemar, si quieres alumbrar; no temas, contigo estoy. Su Palabra resuena en lo profetas, reclamando el bien y la virtud. Pueblo en marcha, por el desierto ardiente, horizontes de paz y libertad. Asamblea de Dios eterna fiesta, tierra nueva, perenne heredad. Si el camino nos lleva desaliento, por ser largo y de gran dificultad, con su gracia apoyems nuestra fuerza recordamos que es Dios de Libertad. Con ella te pedimos que aceptes nuestros dones: son fieles corazones que a Ti sólo han de amar. Oh Dios que reformaste la humanidad caída, confunde nuestra vida con tu divinidad, lo mismo que se mezcla en esta ofrenda pura el agua es la figura de nuestra humanidad. El vino de la uva y el trigo en blanco grano son fruto de las manos, son hijos del dolor; esfuerzos y trabajos que en Cristo se agigantan, y por su medio alcanzan valor de redención. Hoy te aclamamos Rey de los hombres. Reina en las almas y en los hogares de nuestra patria. Ven con nosotros a caminar Santa María, ven. Aunque te digan algunos que nada puede cambiar, lucha por un mundo nuevo, lucha por la verdad. Confiados esperamos, tu Luz, tu Vida y tu Amor. Anhelos del Mesías tu pueblo eleva su cantar; tristeza en nuestra vida, vivida sin tu paz. Recuerda tu promesa y tu deseo de salvar. Inmensa es la tristeza de nuestro peregrinar. Que a nuestro ardiente anhelo germine ya tu Salvador y lluevan hoy los cielos rocío de bendición. Fue en esa cruz de madera donde diste la vida por nosotros, pocos reconocen lo que hiciste, tu sangre fue la salvación. Porque muchas luces apagadas, no brillan con la fuerza de tu amor, es que te han dejado ya hace tiempo, hoy quiero enseñarles a brillar. Señor, danos tu luz, queremos recorrer el mundo entero y así siguiendo tu palabra mostrar lo grande que es tu amor. Mira mi angustia, mira mi pena, dame la gracia de tu perdón. Mi corazón busca tu Rostro; oye mi voz, Señor, ten piedad. No pongas fin a tu ternura, haz que me guarde siempre tu Amor. Sana mi alma y mi corazón, porque pequé Señor contra Ti. Piedad de mí, oh Dios de ternura sana mi alma, oh Salvador. Como el vigía espera la aurora, así mi alma espera al Señor. Vuelve Señor, vuelve a nosotros, somos tus hijos, tennos piedad. Abre mis labios para cantarte, dame el gozar de la libertad. Feliz el hombre a quien Dios perdona, todas sus faltas, todo su error. Aunque mis padres me abandonaran, me acogería siempre mi Dios. Mi corazón te canta y exulta, te alabaré por la eternidad. Es la voluntad de Jesucristo nos reunamos hermanos a comer juntos el Pan. En su amor y fe todos unidos recibamos la Palabra que nos da la libertad. Yo soy ese Pan de Vida que ha bajado desde el cielo. El que come de este Pan vive en mí y Yo en él, el que bebe de esta copa tiene ya la Vida eterna: Yo lo resucitaré en el día del Señor. Proclame al mundo nuestra voz que sólo Cristo es el Señor! El, que era todopoderoso, cargó con nuestra esclavitud, y obedeció hasta la muerte, hasta la muerte de la cruz. Por eso Dios lo ha consagrado, Señor del mundo y Salvador; su nombre todopoderoso es signo de resurrección. La vi tan bella, la vi radiante, reinando en el cielo muy cerca de Dios. Virgen María Reina del Cielo, oh llena de gracia, rogad por nosotros. Que por los siglos, Virgen María, los pueblos alaben a Cristo tu hijo. Ruega por nosotros. Desde la aurora de los tiempos Dios me creó y permaneceré por los siglos. Y mi Creador me dijo: Mora en Sión, sea Israel tu heredad para siempre. Allí me alcé como un cedro, como un ciprés, como palmera al borde de las aguas. Igual que el cinamono, di mi perfume y florecí como rosa de Jericó. Bendecid por los siglos a María. Todos unidos bendigamos al Señor, que nuestras voces se levantan hasta Dios, por tanto bien y tanto amor. Mi carne es manjar y mi Sangre la bebida. El pan que Yo daré, ha de ser mi propia Carne. Quien come de mi Carne, mora en Mí y Yo en él. Yo soy el Pan de Vida que ha bajado de los cielos. Si no coméis mi Carne, no tendréis vida en vosotros. Quien bebe de mi Sangre, tiene ya de la Vida eterna. Mi Cuerpo recibid, entregado por vosotros. Un día al Cielo iré y la contemplaré. Al cielo Dios llevó su cuerpo inmaculado, en cuyo seno santo el verbo se encarnó. Gloriosa es su Asunción, los cielos la coronan por Reina y por Señora y Reina de toda creación. Por Madre del Señor y Reina de los cielos, su ruego poderoso es gracia y bendición. Llamados a formar un solo cuerpo en un mismo Espíritu cantamos y proclamamos Llamados a compartir una misma esperanza en Cristo cantamos y proclamamos Señor, hoy tu visita queremos recibir, y renovar las vidas uniéndonos a ti. La Santa Eucaristía renueva tu Pasión, por ella nuestra vida se asocia a tu dolor. Señor, hoy nos congrega la Mesa de tu Altar, nos una para siempre la gloria celestial. Son la mañana que vuelve a nacer son espiga que empieza a granar son aguijón y caricia a la vez testigos que voy a enviar. Vayan, amigos, por el mundo, anunciando el amor. Sean amigos los testigos de mi resurrección. Son una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Son los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Son los amigos que quise escoger son las palabras que intento gritar, son reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad. Vayan, amigos Resucitó, como dijo, aleluia. Ruega al Señor por nosotros, aleluia. Creo en el espíritu Santo Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. En la Cruz la Deidad estaba oculta, Aquí la Humanidad yace escondida, y uno y otro, creyendo y confesado, Yo pido lo que el buen ladrón pedía. Bendición y gloria eterna a Dios Padre creador, a su Hijo Jesucristo y al Espíritu de amor, demos siempre igual gloria, alabanza y honor. Amén - Es imposible no creer en ti. En todo lo que me pasa encuentro, tu amor. Ya no podemos dejar de creer en tu amor. Es imposible no creer en ti. Es imposible no escuchar tu voz. Es imposible no hacer de ti, mi ideal bis. Cruz del lecho de los enfermos de los niños sin un hogar cruz del extranjero en su patria del que sufre en soledad. Cruz de la injusticia y miseria de los marginados de hoy cruz de tantas falsas promesas y de la desesperación. Seguir tu caminar, Señor. Seguir sin desmayar, Señor. Postrarme ante tu altar, Señor. Me brindas tu amor y bondad y tu fidelidad. Tan sólo me quieres pedir, que deje todo hoy por Ti y alegre caminar. Aquí me tienes mi buen Dios, dispuesto a abandonarme a Ti. Aqui me tienes mi buen Dios, queriéndote ser fiel. Sentir tu caminar, Señor. Con el corazón en fiesta cantaré: Ave María. Ave María. Ave María Desde que yo era muy niño has estado junto a mí y guiado de tu mano aprendí a decir "sí". No me dejes Madre mía, ven conmigo a caminar. Ofrecemos la alegría de vivir como hermanos siempre unidos en un canto de amistad, de vivir como hermanos que buscan la verdad. María de la esperanza, mira a tus hijos y cuídalos no dejes que le arrebaten, la fe que un día plantó el Señor. Danos al Padre eterno conocer y a nuestro Señor Jesucristo; que en ti, que de los dos procedes por amor, con sincera fe podamos siempre creer. A Dios el Padre demos gloria, y al Hijo que ha resucitado, y a ti, oh Santo Espíritu consolador, hoy y siempre en la eterna felicidad. Saber que El marca mi rumbo me sosiega y tranquiliza El me brinda su confianza hasta entre gente enemiga, me hace sentar a su mesa y de su copa convida. Aprendiste en Nazareth de ellos dos el gesto manso de la entrega. Niño que en Jerusalén te entregaste de una vez a las cosas del buen padre. Debe tu cuerpo crecer para poderse ofrecer como pan a nuestro hambre. Mi cuerpo es esto, mi sangre es esta, que por ustedes doy. Coman y beban, crean y vivan que para siempre soy, soy Yo, soy Yo. Se mostró tu intimidad, eres Pan que sólo vive por donarse. Aunque tres hacen la obra, Sólo en Uno se hacía, y quedó el verbo encarnado en el seno de María. Nadie como tu bendito Dios. Grande es tu fidelidad. De ti. De los montes. Llenas nuestro hogar de danza. De tu gozo la ciudad. Si se humilla tu heredad. De los montes a los valles. Ya te cantan con amor. Tu luz vence las tinieblas. Al andar ante la cruz. Llena tu gloria la tierra. Como el mar en plenitud. De tal manera. De tal manera me amó. Que su vida no escatimó. Hasta el final El se entregó. Y a la muerte fue porque me amó. Que no hay forma en que podré pagar. El precio de su grande amor. Pero toda mi alma quiero dar. Por su amor yo viviré. Porque El me amó a mí. De su amor yo cantaré. Porque él murió por mí, le seguiré. Destello de tu Gloria. Por un momento en tu presencia. Por un instante de tu amor. Por un destello de tu gloria. Todo daría no importaría. Lo que tenga que pasar. Tengo hambre de ti, de tu presencia. De tu fragancia, de tu poder. Hambre que duele, que debilita. Que desespera por ti. Días de Elías. Días son estos de Elías,. Declaran palabra de Dios. Y días también de Moisés tu siervo, justicia reinando otra vez. Y aunque libremos batallas, hambruna, carencia y dolor. Prepara el camino al Señor. He aquí Cristo viene ya. Brillando como el sol. Declara hoy el año del Señor. Desde Sión llegó la salvación. Días de Ezequiel también llegan,. Los huesos se llenan de piel. Y días también de David tu siervo,. Tu pueblo te alaba a doquier. Somos los obreros de tu viña, declaramos hoy tu verdad. Declara hoy el año del señor. Quién es y. Venir, venir. Diga el débil. Diga el débil, fuerte soy. Diga el pobre, rico soy. Diga el ciego, puedo ver. Por lo que Dios ha hecho en mí. Hossana, Hossana, al cordero de Dios. Hossana, Hossana, Cristo murió y resucito. Digno es el Señor. Gracias por la cruz, Dios. Dando gracia eterna. Gracias por tu amor, Dios. Por las manos que herí. Pues tu rio me limpió y siento al fin. Tu perdón y salvación. Coronado con poder,. Reinas en majestad. Cristo, hijo de Dios, exaltado Rey. Moriste en la cruz en mi lugar. Digno eres Señor. Dios de amor. Dios de amor, tu llenas este lugar. Dios de paz, tu llenas este lugar. Dios de milagros, manifiéstate en este lugar. Dios de Gloria, manifiéstate en este lugar. Dios incomparable. Tu gloria y majestad quiero siempre contemplar. Todo mi interior es cautivado por tu amor. Nunca me separare de tu gran amor. Él es el Rey. El es el Rey infinito en poder,. El es Rey de los cielos,. Seré para Él siervo fiel,. Pues mi vida compró con su amor. Él es el Rey lo confiesa mi ser,. Él es el Rey de los siglos,. Mi vida la rindo a sus pies,. Él es Rey sobre mi corazón. Él es el Rey, Él es el Rey, reina con autoridad,. Su reino eterno es, su trono el cielo es,. Él es el Rey, que viene a su pueblo a llevar. El grito del Shaddai. La victoria nuestra es. Con el grito del Shaddai. Enemigos a vencer. Por el fuego en su mirar. Hoy escucha el grito del Shaddai. Tu poder se muestra hoy. Eres vencedor. Pues tu nombre Santo es. Cordero de Dios. Ante tu poder. Ante ti todo mal termina. Ante ti hemos de postrarnos. Toda lengua tribu y nación. El poder de tu amor. Por la gracia que, encontré en ti. Ahora sé que las debilidades que hay en mí,. Tómame cerca quiero estar,. Y al esperar, nuevas fuerzas yo tendré. Por el poder de tu amor. Yo te quiero ver cara a cara oh Señor. Viviendo cada día por el poder de tu amor. Él reina. Vamos a pelear contra las fuerzas del mal,. Para liberar, nuestra nación. Toma tus armas, ven a pelear. El Señor esta en este lugar. El Señor esta en este lugar, el Señor esta en este lugar. Contra todo principado y potestad. Los muros caen, los muros caen. Y con ellos las cadenas. Se derrumban fortalezas. El Señor entrego en mis manos Jericó. El tiempo de cantar llego. Ven enciende Señor a Tu novia,. Ven enciende Señor a Tu iglesia,. Ven enciende Señor a Tu casa,. Ven y enciéndeme. En los montes, en los valles. En los montes, en los valles,. Exaltamos al que es digno de alabanza. En las costas de los mares,. Levantamos un sonido de esperanza. Aclamamos, aclamamos,. Hacemos oír la voz de su alabanza. Con las manos en lo alto. Exaltamos al que reina para siempre. Subamos a adorar en el monte de Sión,. Es el gozo de toda nación. Donde la tristeza es gozo,. El llanto es alegría. Subamos a adorar al gran Rey. En ti. En ti confía mi corazón, en ti reposa mi alma. Mi ser descansa en ti, puedo ser feliz. Por que se que estas obrando, tu perfecta voluntad. En mi vida estas obrando, tu perfecta voluntad. No hay nadie como tu. Precioso y glorioso. Tan bello y tan hermoso. En tu nombre Rey. No debes temer. Ni retroceder. Nos ha dicho el Señor. Quien nos redimió en la cruz. Destruiré gigantes. Derribaré los muros. Y tomaré ciudades. En tu nombre Rey, en tu nombre Rey. Eres todo poderoso. Eres mi luz y mi salvación. Y por siempre te alabaré. Eres grande y majestuoso. Eres fuerte e invencible. Confié en ti me has ayudado. Tu salvación me has regalado. Hoy hay gozo en mi corazón. Con mi canto te alabare. En todo tiempo te alabare. En todo tiempo te adorare. Es mi corazón rendido a ti. Es lo mejor de mí. Lo que vengo a darte. Ya no es suficiente una canción. Yo te quiero dar. No vengo a pedir. No vengo a buscar. Solo vengo a darte. Mi ofrenda de amor. Hoy quiero tocar. Tu fiel corazón. Y darte las gracias. Mi amado Señor. Hoy te vengo a bendecir Estoy apasionado. Cara a cara quiero verte que tu luz brille en mí. Que tu Gloria se derrame, como fuego arda en mí. Pues de ti dependo, sin tu amor yo muero. Estoy apasionado,. Estoy desesperado. Por tu presencia,. Por tu presencia. Me asombra tu amor, y tu fidelidad,. Que a pesar de mi, me puedas amar. Tus ojos de amor, en mi caminar. Tal vez el sol, mañana no aparezca,. Y del firmamento se borren las estrellas,. Fuego de Dios. Porque sé que vivo estas. Me diste la eternidad. Por siempre quiero alabar. Tu nombre oh Dios glorificar. Me compraste con la sangre. Que diste en la cruz. Al morir crucificado por la humanidad. Ahora vivo estas en mí. Bondad mi alma descansara en ti. Me has cambiado. Rompiste el muro que nos separaba. En ti soy bendito y camino en tu luz. La victoria yo tengo en ti. Te anhelamos. Fuego de Dios, fuego de Dios. Tu corazón, yo quiero ver,. Ven con tu Gloria. Golpe de espada, es la alabanza. Golpes de guerra que salen de Dios. Cantos de Gloria traen la victoria. En la batalla del pueblo de Dios. Y cada golpe de la espada de Dios. Es con pandero, con trompeta y tambor. Me has tomado en tus brazos. De tu amor has derramado en mi corazón,. No sabré agradecerte lo que has hecho por mí,. Solo puedo darte ahora mi canción,. Yo te doy gracias,. Gracias, muchas gracias Señor,. En la cruz distes tu vida,. Entregaste todo ahí,. Vida eterna regalaste al morir,. Por tu sangre tengo entrada. Ante el trono celestial,. Puedo entrar confiadamente ante ti,. Para darte las gracias, gracias Señor,. Gracias Señor, gracias, muchas gracias Señor,. Grande y poderoso Dios. Tu nombre alabaré siempre. Te alabaré dando una vuelta. Te exaltaré alzando mis manos. De todo mal, desataste mi silicio. Me ceñiste de verdad. Alabaré siempre. Hacemos hoy ante tu altar. Un compromiso de vivir en santidad. Un pacto de hombres que te quieren agradar. Con manos limpias, corazón puro para ti. Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,. Hoy me vuelvo a ti. Crea en mi un limpio corazón como el tuyo Señor. Renueva en mí un espíritu que te ame Señor. Muestra tu bondad por tu gran misericordia. Lava mi interior, avívame oh Dios. Este es mi deseo, honrarte a ti. Con todas mis fuerzas, te alabaré. Hoy te rindo mi ser,. Te doy mi corazón. Yo vivo para ti. En cada palpitar,. Mientras haya aliento en mí,. Dios haz tu obra en mí. Rindo mi ser, mi corazón. Cuando llames quiero responder. Cuando hables quiero escuchar. Cuando escuches te quiero adorar. En tus brazos quiero descansar. Tus palabras quiero yo beber. Por siempre estar en ti. Tu gloria sobre mi caer. Mi alma anhela tu presencia. Espíritu de Dios. Ven sobre mí. La niña de tus ojos. Me viste a mí, cuando nadie me vio. Me amaste a mí, cuando nadie amo. Y me diste nombre, yo soy tu niña. La niña de tus ojos, porque me amaste a mi. Huyan delante de ti, tus enemigos. Se dispersen delante de ti. Todos aquellos que aborrecen tu presencia. Tu presencia reinara, sobre todo imperio. Tu presencia reinara, gobernara sobre todo principado. Tu sol hoy brilla, tu luz nunca se apagara. Soy tu Salvador soy tu Redentor. Que te da seguridad. Eres fuerte en mí. Un sonido nunca oído. Un estruendo celestial. Resplandece en las naciones. Aunque un ejército. Acampe contra mí no temeré. Aunque haya guerra hoy. Alrededor de mi, en ti confiare. No temeré a diez mil gentes. Que hagan sitio contra mí. Aunque la tierra se estremezca. Mi salvación esta en ti. Tu mi fortaleza. Quien levanta mi cabeza. Aunque afligido este. Aunque mi corazón. Estremecido este, en ti confiare. Que se junte contra mí. Tu eres mi Dios mi fortaleza. Me has dado libertad, salí de mi prisión. Tu gran poder en mi rompió. Las cadenas de mi gran opresión. Me has dado salvación, cautivo ya no soy. He sido libre por tu gran amor. Libertad de mis cadenas. Libertad no soy esclavo. Soy tan libre puedo casi volar. De los montes, a los valles. Ya se escucha el clamor. De los cielos a los pueblos. Ya te cantan, con amor. Toma mis sueños, mis planes también. Llévame, a ese lugar. Donde lo de alrededor no importa,. Es donde necesito estar. Mi confianza esta en ti Señor. Para completar la obra que iniciaste. No me quiero ir de tu presencia Dios. Allí encuentro paz, vida y bendición. Magnifico Rey. Magnifico Rey, fuerte Dios reinas Señor en majestad. Príncipe, de la paz. Eres Señor con autoridad. Nos has liberado de la maldad cantamos de tu amor. Y ante tu trono de santidad. Te adoramos hoy. Me robaste el corazón. Me robaste el corazón, te adueñaste de mi vida,. De tus labios brotan miel y tu dulce voz me arrulla. Es hermoso estar dormido, con el corazón despierto. Es tan agradable verte, y tan dulce escuchar. Me robaste el corazón, aunque yo quede en el olvido. Ven conmigo a la casa de Dios. Mejor es un día en la casa de Dios. Que mil años lejos de Él. Prefiero un rincón en la casa de Dios. Celebraremos juntos su amor. Haremos fiesta en honor de aquel que nos amó. Estando aquí en la casa de Dios. Alegraremos su corazón. Le brindaremos ofrendas de obediencia y amor. En la casa de Dios. Arde mi alma arde de amor por aquel que nos dio la vida. Por eso le anhela mi corazón. Anhela de su compañía, anhela de su compañía. Mi gran galardón, mi fuego interior. Mi entrega total, mi agua y mi pan. Y triunfante cantaré. Cantaré, cantaré, un himno de gloria. Gritaré, gritaré, eres mi victoria. Nación grande. Porque así ha dicho el Señor. Vete de tu tierra y de tu nación. A la tierra que te mostrare. Al lugar donde te bendeciré. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Ni ojo vio. Ni ojo vio, ni oído oyó. Que espera en Él, a oír su voz. En tus manos toma mi ser,. Y ser lo que debo ser. Déjate en mis manos moldear,. Tu ser transformar a mi voluntad. Yo te ayudaré a entender,. Mi obra en ti y a través de ti,. Y ser lo que debes ser. Nuestro Dios es alegre. Nuestro dios es Dios alegre. Mi Dios es alegre. El consuela al que llora. Su ayuda no demora. El abraza al rechazado. Y lo trae a su lado para dar su amor. El levanta al abatido. Restaura el alma del herido. El exalta el loor. Del pueblo que busca conocer al Señor. Cristo te amo, acércame a ti Señor. Cristo te amo me entrego en adoración. Mi corazón mira tu corazón,. Palabras de verdad, que quieres escuchar,. Son sólo para ti Señor. Yo se que débil fui,. Te herí Y te lastimé. Perdóname Señor. Quiero descansar,. Sé que tu sangre me puede limpiar. Con arrepentimiento en mi corazón,. Me humillo y te pido perdón. Poderoso de Israel. Con alegrías de corazón. Como el que va con la flauta. Celebraremos su poder. El es El poderoso de Israel,. El Poderoso de Israel. Al poderoso de Israel. Y los ojos de los ciegos. El cojo saltara,. Con el arpa danzara. La lengua de los mudos cantara. Con ojos de fuego, con rostro de sol. Un gran arcoíris corona su ser. El es el cordero que pudo vencer. El es el primero, Él es el postrer. Y arrojan coronas delante de Él. Poderoso para salvar. Todos necesitan amor que nunca falla. Tu gracia y compasión. Todos necesitan perdón y esperanza. Y un Dios que salva. Cristo puede mover montes. Solo Dios puede salvar. Mi Dios puede salvar. Por siempre autor de salvación. Él la muerte venció. Aun con mis temores. Sé que me aceptas, lléname otra vez. Mi vida entera ofrezco para seguir tus pasos. A ti me rindo. Pon aceite. Y me gozaré, y me alegraré. El me ha vestido de lino fino, del gozo de su salvación. Convidado he sido a las bodas, a mi Rey pronto veré. Que sería de mi. Que sería de mí si no me hubieras alcanzado. Que sería de mí si no me hubieras perdonado. Tendría un vació en mi corazón. Vagaría sin rumbo, sin dirección. Si no fuera por su gracia y por su amor. Sería como un ciervo que brama por agua en el desierto. Queremos darte gloria y honra. Y cada día sobre la tierra, proclamaremos tu majestad. Queremos darte gloria y honor, queremos darte la adoración,. Queremos exaltarte por siempre. A tus pies rindo todo lo que tengo Señor,. Y mi devoción entera sólo a ti te la doy. Quien es el Rey de Gloria, me persigue con su amor. Me asombran sus palabras, susurrando en mi interior,. Mi conciencia me recuerda, necesito su perdón,. Él es el Rey de Gloria me lo ofrece hoy. Los misterios que en él hay, mi espíritu lo anhela. De su gracia y su verdad, Él es el Rey de Gloria, hijo de hombre, hijo de Dios. Él es el Rey de Gloria, de poder y majestad, es sabio sin medida,. Es el Rey a voluntad, Señor de cielo y tierra. Él es el Rey de Gloria, Él es todo para mí. Quiero adorar. Quiero adorar, hasta llegar. Al lugar de tu habitación,. A tu secreto Señor, quiero adorar, hasta llegar. Llévame a tu habitación,. Mi refugio mi pasión. Al lugar de intimidad,. De quietud y santidad. Donde cambia el corazón. Donde transformado soy,. A tu imagen mi Señor. Quiero levantar mis manos. Quiero levantar mis manos, quiero levantar mi voz. Ofreciendo a ti mi vida,. En santidad y amor. Padre sólo a ti te ofrezco. Mi vida y mi corazón. Y me postro en tu presencia en adoración. Hijo de Dios, recibe hoy,. Toda la gloria, la honra y honor. Quiero mirar tu hermosura. Estoy dispuesto y en tus manos. Lo rindo todo, Señor. Abre mis ojos, déjame verte. Quita las vendas que me han cegado. Abre mis ojos, yo quiero verte. Muestra tu Gloria y tu gran bondad. Abre mis ojos, Jesucristo. Muestra tu Gloria y tu bondad. Ya no quiero ser igual. Pon en mí tu corazón. Porque todo lo que hay. Dentro de mí. Necesita ser cambiado Señor. Dentro de mi corazón. Rey de Gloria. Él es el Rey de Gloria. Me persigue con su amor. Me asombran sus palabras. Susurrando en mi interior. Mi conciencia me recuerda. Necesito su perdón. Me lo ofrece hoy. Rey del universo. Y Príncipe de paz. Misterios que en Él hay. Mi espíritu anhela. De su gracia y su verdad..

A la huella, a la huella, los peregrinos, préstenme una tapera, para mi niño. A la huella, a la huella, soles y lunas, los ojitos de almendra, piel de aceituna. Un ranchito de quincha sólo me ampara, dos alientos amigos, la luna clara. Muéstrame ese lugar donde vives, quiero quedarme contigo allí.

Escuchando tu palabra algo nuevo nació en mí. Es que nunca nadie nos había venido a hablar así. Aleluya, gloria al Señor. Hoy he visto a los leprosos sanos y a los ciegos ver. Hasta el pan multiplicaste para darnos de comer. Oh maestro mío, todo lo haces bien. Hoy he visto como se aman los que viven junto a Ti. Hace tiempo que sediento había Alabar y adorar canciones sobre el perdón amar así. Ahora veo que tu amor viene hacia mí.

Llegar a vos Sólo quedó hierba seca por donde antes pisamos hoy hay flores de pureza pues hacia Ti caminamos. En la ruta de mis días el viaje fue muy pesado hasta que hallé una doncella y así juntos caminamos. Para llegar Me demostró que en la vida el amor es necesario el que hasta ayer se evadía al puente al fin ha llegado. Dulce Doncella El amor que nos ha dado es la mejor comprensión la irrealidad fue pasado el presente es nuestro Dios.

El es mi alegría, es mi plenitud, El es todo para mí. Mi alma glorifica Su clemencia se derrama por los siglos sobre aquellos que le temen y le aman desplegó el gran poder de su derecha dispersó a los que piensan que son algo. Derribó a los potentados de sus tronos ensalzó a los humildes y a Alabar y adorar canciones sobre el perdón pobres los hambrientos se saciaron con sus bienes y alejó de sí vacíos a los ricos.

Pon tu mano en la mano del Señor que calma el mar Pon tu pie en la huella del Señor de Galilea. Pon tu pie en la huella del Señor que calma el mar.

Y en tus labios la palabra del Señor de Galilea. En tus labios la palabra del Señor que calma el mar. Pon tu mano en la mano del Señor de Galilea. Escalé la montaña y al cóndor le pregunté me dijo que hace bastante que ya no vuela con El. En noche de luna llena a una estrella pregunté, me dijo que hace bastante que ya no cena con El. Y cuando el sol se ocultaba en mi triste corazón, un niño que me miraba se sonrió y se acercó. Si usted quiere conocerlo tiene que ser como yo, aunque me vea tan pequeño en mi alma se esconde Dios.

Noche de Paz, noche de amor, todo canta en derredor, clara se escucha la voz celestial, llamando al hombre al pobre portal, Dios nos ofrece su amor [bis]. Por qué te entristeces alma mía, espera en el Dios de tu salvación. La esperanza de una vida nueva me habla de mi Dios; y el amor es brote que renueva la canción que hice para Dios. Aleluya, Gloria a Dios. Es como un río de agua viva, río de agua viva, río de agua viva en mi ser.

Ama a tu hermano y alaba a tu Señor. Con alegría, alaba a tu Señor. No te avergüences y alaba a tu Señor. Ama a María y alaba a tu Señor. La Virgen María también ha venido y tan calladita que no la han oído. Los ojos atentos de la Virgencita puestos en los hijos que la necesitan. Se ha acabado el vino y el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Esta noche, amigos, nadie tenga penas, tomen de alegría seis tinajas llenas. Si pide María el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no.

Somos todo un Continente de rodillas a tus pies que te pide ardientemente un nuevo Pentecostés. Junto a Ti, Virgen María se abre un nuevo porvenir, la esperanza y la alegría te venimos a pedir. Es muy poco Señor, lo que vengo a Alabar y adorar canciones sobre el perdón es muy poco lo que puedo dar: mi trabajo es el agua que quiero ofrecer y mi esfuerzo un pedazo de pan.

Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar. La gente con hambre sentada esperó en el prado que baja hasta el mar con cuanto tenía Alabar y adorar canciones sobre el perdón Ti se acercó un muchacho que quiso ayudar. Es muy poco Los hombres volvían al amanecer muy cansados de tanto plegar; la barca vacía, qué triste es volver y de nuevo tener que empezar.

No busques a Cristo en lo alto ni lo busques en la oscuridad muy dentro de ti, en tu corazón puedes adorar a tu Señor. Míralo a tu lado por la calle caminando entre Alabar y adorar canciones sobre el perdón multitud muchos no lo ven, porque ciegos son ciegos de ceguera espiritual. Sí, no solamente porque sí, sino porque yo junto a Ti encuentro paz, soy muy feliz. Sí, aunque no entienda digo 'sí', aunque no vea digo 'sí', Tu me elegiste, siempre sí.

El continue reading Dios muy bien lo agradeció, comió la miel y el poncho lo abrigó y fue después que sonrió a media noche el sol relumbró. Los jóvenes estamos presentes testigos de tu gran amor. Nuestro Padre nos llamó a vivir en este amor y a encontrar liberación, todos juntos.

Una nueva humanidad con la Iglesia ya surgió porque Cristo es, en verdad, Hombre Nuevo. Estos frutos, que nuestro trabajo dio en Alabar y adorar canciones sobre el perdón tierra del Señor simbolizan la continuación de su Santa Creación. En la mesa que El nos preparó presentamos nuestro don: son las uvas, el trigo de Dios, el trabajo y la oración. Cuando El cantaba, mi alma bailaba y continue reading éramos una sola voz.

Y cuando el lobo hambriento, se acercaba al rebaño, Alabar y adorar canciones sobre el perdón levantaba su cayado, y el muy cobarde se escapaba. Alabar y adorar canciones sobre el perdón cuando caminaba El parecía que flotaba era tan suave su pisar que ni la tierra lastimaba. Y cuando alguna oveja se separaba Alabar y adorar canciones sobre el perdón rebaño El la tomaba con sus brazos y la besaba con su aliento.

Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi corazón es para Ti. Héme aquí, Señor, para acompañarte, héme aquí qué quieres de mí. Sin Ti, Alabar y adorar canciones sobre el perdón sé vivir. Señor yo quiero estar unido siempre a Ti. Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. Consolador llendo de bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre.

  • Dragon ball shota xxx 1
  • Mature big boobs images
  • Casualdates com
  • Sexy blonde celebrities nude
  • Fucking my sister porn
  • My tits and ass
  • Lingerie lesbians having sex

Descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto. Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre nada que sea inocente. Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas. Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos.

Concede a tus fieles que en Ti confían tus siete sagrados dones. Premia nuestra virtud, salva nuestras almas danos la eterna alegría. Quiero cuanto hay en mí, del todo darte.

Quiero olvidarlo todo y conocerte quiero intentarlo todo por buscarte quiero perderlo todo por hallarte quiero ignorarlo todo por saberte. Llevas en tus manos estrellas brillantes para alumbrar el sendero click to see more los caminantes.

Sos Reina del Cielo y Madre de Dios, sabes que te quiero, sabes quién soy yo. Yo soy de esta tierra y te veo de aquí, cantando canciones yo voy hacia Ti. Cuando es noche en mi alma me das ese sol, el que me da la calma en la tribulación.

Pan le traemos, trigo de Dios para la mesa que El nos preparó. Vino traemos, Alabar y adorar canciones sobre el perdón de Dios para la fiesta de la comunión. Luces traemos, para alumbrar la mesa santa de nuestro altar. Flores traemos para alegrar esta comida de la amistad. Hoy nuestro juego, nuestro dolor, nuestros estudios, canciones al Señor. Toda la vida vamos a dar, para la ofrenda de Cristo en el altar. Todos unidos con Alabar y adorar canciones sobre el perdón manos estrechadas, alzaremos la mirada para encontrar al Señor.

Abre tus brazos, Señor, Señor.

Ivanovic nude Watch Porn Movies Sex Anrkis. No temas arriesgarte porque contigo yo estaré, no temas anunciarme porque en tu boca yo hablaré. Quiero dar tu luz el misterio que descansa en mi interior. De tu cuerpo brota sangre y agua viva van cayendo suavemente en mi interior, te recibo con asombro y me conmuevo, Cristo vivo. Mírame Señor, yo no sé confiar en medio de las tormentas. Te suplico Dios, serte fiel hasta la cruz y cruz de amor. Te amaré Señor, aunque tenga que olvidarme de mí mismo. Lavaré Señor, mis vestidos en tu Sangre de Cordero. Te dije: le temo a la mar, prefiero tierra firme y respondiste: ténme fe y tu mano tendiste. Tu hijo soy, oh Señor. Señor, como un niño pequeño, tomado de tu mano, camino feliz. Señor, llévame a tu casa me hablaron mucho de ella, yo quisiera ir, que no falte la esperanza, el camino es largo, me pierdo sin Ti. Señor, que plantas los rosales, y cuidas las estrellas, forjas el amor. Y la Virgen Santa Recibe, oh Dios, la ofrenda de mi alma, toda mi vida y todo lo que soy. Quiero vivir en tu divina Gracia, quiero hasta el fin, servirte con amor. Dame Señor, en este hermoso día lo que te pido con todo el corazón, dicha y unión concede a mi familia al mundo da tu paz y bendición. Caminamos solos por nuestro camino cuando vemos a la vera un peregrino, nuestros ojos, ciegos de tanto penar, se nos llenan de vida, se nos llenan de paz. Buen amigo, quédate a nuestro lado pues el día ya sin luces se ha quedado con nosotros quédate para cenar, y comparte mi mesa, y comparte mi pan. Señor te revelaste como Padre, desde mi pequeñez yo te contemplo. Un niño que en los brazos de su madre, descansa y se abandona sin recelo, así también me basta tu presencia, para calmar en mi alma todo anhelo. Eres la peña en que me amparo, mi escudo y mi fuerza, mi Salvador. En el templo se escuchó mi voz, clamé por Ti en mi angustia. Extendiste tu mano y no caí, tu poder del enemigo me libró. Las olas de la muerte me envolvían, me aguardaba la ruina, pero el Señor venció. Cuando yo invoqué tu Nombre, con mano poderosa, me salvó tu Amor. Rompe las cadenas que nos atan, llénanos de gracia en tu Palabra. Gracias, Señor; gracias Salvador. Nuestras existencias hoy te alaban, nuestros corazones te dan gracias. Lo importante Y pensé para mí: Me pondré en sus manos, manos de Madre, me dejaré en su amor. Es una voz que me dice, que le diga a mis hermanos, con gozo y con alegría, poniendo mi canto en alto Vuelve a casa De dónde me viene, lo que no merezco: que amanezca en casa el mismo Lucero. Hoy que apenas supe que eras vos mi cielo me brincó la vida que llevo por dentro. Los mismos profetas prestaron su acento para que naciera este canto nuevo. Al Señor que es bueno canta mi alma aunque soy pequeña y no valgo anda, El hizo conmigo sus grandes hazañas por eso me dicen bienaventurada. Porque el Poderoso me dio su mirada que es misericordia y a todos alcanza Nos mostró su fuerza dejando sin nada a aquellos que tienen soberbia en el alma. Derribó a los grandes que en ellos confiaban y a la gente humilde hacia sí El elevaba, al que estaba hambriento le calmó sus ansias y al rico orgulloso dejó con las ganas. Creo, aunque todo me grite que no. Porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor. Creo, aunque todo parezca morir. Creo, aunque ya no quisiera vivir. Porque he fundado mi vida en palabra sincera, en palabra de amigo, en palabra de Dios. Creo, aunque todo subleva mi ser. Creo, aunque sienta muy solo el dolor. Porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no vacila en la duda, no vacila en la fe. Creo, aunque veo a los hombres matar. Creo, aunque veo a los niños llorar. Creo, pero aumenta mi fe. Se fue acercando a las gentes acariciando a los niños [bis]. Iba diciendo por los caminos: Amigo soy, soy amigo. Sus manos no empuñan armas, sus palabras son de vida sus palabras son de vida. Y llora con los que lloran y comparte la alegría [bis]. Reparte el pan con los pobres a nadie niega su vino a nadie niega su vino. Y los hombres que lo vieron contaban a sus vecinos contaban a sus vecinos. Hay un hombre por las calles que quiere ser nuestro amigo que quiere ser nuestro amigo. Hay un hombre por las calles que lleva la paz consigo [bis]. Porque inclina su oído hacia mí cuando yo lo invoco. Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del abismo. El Señor es justo y bondadoso nuestro Dios es compasivo. El Señor protege a los sencillos, yo estaba en la miseria y me salvó. Tenía confianza cuando dije: qué grande es mi desgracia. Con qué pagaré al Señor, todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación invocaré el nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor en presencia de todo su pueblo [bis]. Donde haya odio, ponga yo amor. Donde haya ofensa, ponga yo perdón. Donde haya discordia, lleva la unidad. Donde haya error, lleve la verdad. Donde haya miedo, ponga la esperanza. Donde haya dudas, lleve yo mi fe. Donde haya tristezas, lleve mi alegría. Donde haya tinieblas, ponga yo tu luz. Donde haya odio, ponga yo tu amor. Señor haz de mí, un instrumento de tu paz. Confío en tu mirada que me abra el corazón. Toma mi pobre vida que sencilla ante Ti, quiere ser alabanza por lo que haces en mí. Gloria, gloria Dios [4 veces]. Gracias por tu palabra, gracias por tu amor, gracias por nuestra Madre, gracias te doy Señor. Gracias por mis hermanos, gracias por el perdón, gracias porque nos quieres juntos en Ti, Señor. Que sea en mí, Señor y en todos sea. Que sea en mí Señor, tu sabia solidaridad que sea en mí todo el esfuerzo y la esperanza, que sea en mí la adoración y la alabanza, con la alegría del encuentro y la amistad. Sea en mí, sea en mí, sea en mí, deja que sea en mí, Señor. Que sea en mí tu presencia aunque no vea, que sea en mí tu voluntad aunque no entienda, que sea en mí poder sentirte aunque no sienta, que sea en mí toda la fuerza de tu Amor. Quiero aprender a abandonarme en Ti, y pronunciar el sea de tu voz, que por siempre sea, sea en mí. Sea en mí, sea en mí El lugar no son las cosas el lugar no es la casa el lugar es la gente que en ella el tiempo pasa. Me imagino un señor que nadie quería escuchar compartiendo su dolor, solamente oírlo hablar. Fue tu materna espera luz de esperanza hasta que el gurisito nació en Belén y vinieron los pobres y peregrinos para adorarlo y El sonreía, Dios con nosotros, el Emmanuel [bis]. En aquel tallercito de carpintero Dios aprendió el oficio del buen José, y vos yendo y viniendo de la cocina guardabas cosas dentro del alma que te sirvieran para después [bis]. Señor [bis] El amor es compasivo, el amor es servicial, el amor no tiene envidia el amor no busca el mal. El amor nunca se irrita, el amor no es descortés el amor no es egoísta, el amor nunca es doblez El amor disculpa todo, el amor es caridad, no se alegra de lo injusto sólo goza en la verdad. El amor soporta todo, el amor todo lo cree, el amor todo lo espera, el amor es siempre fiel. Si tuviera el don de la profecía conociera toda la ciencia, si tuviera la fe de transportar las montañas, pero no tengo amor No soy nada, porque un hombre, no es hombre si no ama [bis]. Si yo diera a los pobres todos mis bienes y entregara mi cuerpo a las llamas pero no tengo amor, nada me sirve. Acudamos a su encuentro, ven Señor La iglesia espera tu venida ven Señor y llena de alegría canta: ven Señor Palabra eterna y creadora, ven Señor a renovar todas las cosas ven Señor Imagen de la luz eterna, ven Señor a iluminar nuestras tinieblas, ven Señor Verdad y vida encarnada ven Señor a responder a nuestras ansias, ven Señor. Pastor y rey de nuestro pueblo, ven Señor a conducirnos a tu Reino ven Señor. Llévame donde los hombres necesiten tus palabras necesiten mis ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde todo sea triste simplemente por no saber de Ti. Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo lo hermoso que es tu amor. Y así me marcharé cantando por pueblos predicando tu grandeza Señor. Tendré mis brazos sin cansancio tu historia entre mis labios la fuerza en la oración. Jesucristo yo te adoro Espíritu Santo yo te adoro Trinidad Santa yo te adoro Virgen santa te venero Ese hombre, sólo vino a cumplir aquí el mandato de su Padre, el gran Rey. Ya se acerca el momento de expirar porque casi sin hablar una frase dice con amor: Padre, perdónalos, Señor porque no saben lo que hacen. Y después, alzando la mirada a la altísima morada pronuncia: "Consumado es". Muchas gracias mi Dios, muchas gracias mi Rey y Señor. Gracias Señor por tus heridas, gracias también por tu perdón Por nosotros diste la vida. Aprender a sonreír junto a la cruz, y en tu nombre descubrir la canción de Dios. María, tu nombre es como el sol, llamando a los hombres, a alabar a Dios, nombre del Amor. De rodillas alabarlo en el dolor, y en mi canto darle gracias por su amor. Ese niño pequeño tiene en sus labios un saber misterioso para los sabios. Madre mía, no tienes porqué buscarme, en las cosas del Padre debo ocuparme. Por las calles un día has de llorarme y al tercer día, vivo, has de abrazarme. Hermano sol, hermana luna yo de ver la vida yo creo en el amor, de las estrellas del cielo creo en Dios, de ver las aves por aire volar de ver los prados alegres saludar. Hermano sol, hermana luna yo quiero poder a los cielos cantar y a Dios por todo las gracias quiero dar. Guarda entre tus manos mi pobreza, guía mi camino con tu Luz, quiero estar de pie junto a María abrazando el leño de tu Cruz. Niño Dios, Niño Dios, Niño Dios de los changuitos, que como ellos muy pobrecito en un ranchito vas a nacer [bis]. Suenen ya, suenen ya, las campanas en la iglesia, y los changos mirando al cielo esperando al Niño que ha de nacer [bis]. Llega ya, llega ya, montado en una estrellita, llega ya el niñito bueno a los pobres changos a consolar [bis]. Quiero vivir, quiero ser feliz con tu poder dentro de mí. Ahora sé lo qué es vivir; puedo reír, puedo cantar. Ahora sé que yo puedo amar con tu poder dentro de mí. Estos dones son el signo del esfuerzo de unidad, que los hombres realizamos en el campo y la ciudad. Mi alma se enorgullece en el Señor, que lo oigan los humildes y se alegren. Prueben qué bueno es el Señor, hagan la prueba y véanlo. Dichoso aquel que busca en El, refugio Engrandezcan conmigo al Señor, ensalcemos todos su Nombre. Busqué al Señor, y me dio una respuesta, me libró de todos mis temores. Yo creo, yo creo, yo creo Señor en Ti bis. Amén puedo decir. Este es mi cuerpo y mi sangre todo esto es lo que soy. Estaré siempre entre ustedes, aunque parta no me voy. El miedo no es sentimiento que abriga el que cree en mí, recuerden estas palabras: Al mundo yo lo vencí. Ara donde se inmoló el Cordero Inmaculado. Santa Cruz de redención, arco iris de la Alianza, signo eterno del perdón, fuente viva de esperanza. Alguien dice su nombre y la Magdalena siente que se terminan todas sus penas. Este es el triunfo lindo, muerte vencida, triunfo de Dios y el hombre triunfó la vida. Juan y Pedro corriendo hacia su gente llevan la gran noticia del Dios viviente. Cuando se parte el pan, anochecido, hay un Cristo viviente reconocido. El Señor envió a sus discípulos los mandó de dos en dos Los mandó a las ciudades y lugares donde iba a ir El La cosecha es abundante les dijo el Señor al partir Al entrar en una casa saluden anunciando la Paz Quien recibe mi palabra recibe al que me envió Servid a Dios con alegría, venid a El con regocijo. Pueblo suyo, suyo somos y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanzas alabadle, bendecid su nombre. Porque el Señor, el Señor es bueno y para siempre su misericordia y su Verdad, su Verdad por todas por todas las generaciones. Olvida el hombre a su Señor y poco a poco se desvía entre angustia y cobardía va perdiéndose el amor. Dios le habla como amigo huye el hombre de su voz. Yo siento angustia cuando veo que después de dos mil años entre tantos desengaños pocos viven de su fe. Muchos hablan de esperanza mas se alejan del Señor. Todo podría ir mejor si mi pueblo procurase caminar sin alejarse del camino del Señor, pero el hombre no hace suyos los senderos del amor. Porque el que empieza a seguirte prepara el alma ante las pruebas fortalece el corazón con toda su firmeza y no tiene miedo a la oscuridad. Aférrate y no te separes de El cuando te humillen ten paciencia aceptando todo con tranquila indiferencia aunque en la senda reine la oscuridad. En Vos tengo un amigo no dejes que lo pierda, aumenta mi creencia porque tengo fe en Ti, oh Dios. Después de haber luchado, durante un largo tiempo, olvidaré el pasado, y correré hacia Ti, oh Dios. Al partir con El el pan alimenta nuestro amor es el pan de la amistad, el pan de Dios Es mi cuerpo, vengan a comer es mi sangre, vengan a beber porque soy la vida, yo soy el amor, a tu amor eterno llévanos Señor. Con sus manos gana el pan trabajando con amor. El conoce la pobreza y el dolor. Es mi cuerpo Pero al fin resucitó por la fuerza de su amor y salió de su sepulcro vencedor. Para siempre junto a El viviremos sin temor nada puede separarnos de su amor. Unidos al rezar, unidos en una canción viviremos nuestra fe con la ayuda del Señor. Gracias Señor, por este nuevo día por esta nueva luz. Por despertar en mí, el deseo de brindarme y cambiar mi dolor por tu amor. Te ofrezco hoy, todo lo que soy mis tristezas, mis alegrías. Todos mis esfuerzos, que se vuelvan a Ti y no importe nada de mí. Gracias Señor Soy cristiano y esta luz yo la haré brillar Nunca la ocultaré yo la haré brillar Sois la mañana que vuelve a nacer sois espiga que empieza a granar sois aguijón y caricia a la vez testigos que voy a enviar. Id, amigos, por el mundo, anunciando el amor. Mensajeros de la vida de la paz y el perdón. Sed amigos los testigos de mi resurrección. Id llevando mi presencia con vosotros estoy. Sois una llama que ha de encender resplandores de fe y caridad. Sois los pastores que han de guiar al mundo por sendas de paz. Sois los amigos que quise escoger sois las palabras que intento gritar, sois reino nuevo que empieza a engendrar justicia, amor y verdad. Id, amigos Compartimos la misma comunión, somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida nos tritura con amor, Dios nos hace Eucaristía en el amor. Les dejo la paz, les doy mi Paz, no como le da el mundo. No teman ni se acobarden, oyeron lo que les dije. Me voy pero volveré. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando, recuerden que los amé, no me eligieron a mí. Soy yo quien los ha elegido. Virgen madre, Señora nuestra, recordando la Encarnación te cantamos tus hijos todos como estrella de salvación. Virgen Madre Ten siempre dispuesta tu sonrisa de amor, bríndala a los hombres con todo tu calor. Si en tu camino sólo existe la tristeza, y el llanto amargo de la soledad completa. Ven, canta Ella, ella es, ella es María Ella acunaba en su cuerpo al niño que salvaría a los hombres y mujeres que le entregaran su vida. Luego al sufrir la muerte de ese hijo al que amaba llevó en su silencio al mundo la verdad de sus palabras Dame tus fuerzas María para que pueda encontrar el camino que en su vida El nos quiso señalar. Demostrando al mundo tu reinado Señor demostrando que en tu nombre existe el amor. Para que los hombres descubran que tu amor es el camino cierto que nos lleva a la salvación. Sin nada voy, siguiéndote. Siempre te pedí tu gran amor ardiendo en mí. Hoy espero en Ti yo sé a quién di mi corazón. Este es mi lugar acompañarte hasta morir. Escondido en Ti me gozo en dar mi humilde sí. El llegó a mi vida en un día muy especial cambió mi corazón por un nuevo corazón y esa es la razón por la que digo que: vine a alabar a Dios. Vine a alabar a Dios Y un día al Padre volveré a descubrir el secreto de la pequeña semilla que fiel cobró su herencia en el Cielo. Mi alma se alegra pues soy parte de ti en ti he sido formado y contigo he de vivir. Padre tus promesas yo he visto cumplir. Tu mirada tierna me invita a confiar y tu mano abierta me hace descansar. Somos un pueblo que camina que marcha por el mundo buscando otra ciudad. Somos errantes peregrinos en busca de un destino destino de unidad. Siempre seremos caminantes pues sólo caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Danos la luz de tu Palabra que guíe nuestros pasos en este caminar. Marcha Señor junto a nosotros pues sólo en tu presencia podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba sin penas ni tristezas ciudad de eternidad. Dura se hace nuestra marcha andando entre las sombras y en tanta oscuridad. Todos los cuerpos desatados ya sienten el cansancio de tanto caminar. Es ese el momento cuando dudo un momento de vacío y de fría oscuridad porque pienso que si en verdad no existes mi vida sería vana, como un libro sin final. Pero una voz siento surgir dentro de mí que me devuelve toda mi fe es la voz de Dios, mi amigo. Ante la cruz sólo puedo exclamar: tuyo soy, tuyo soy. Toma mi mano, te pido toma mis labios, te amo. Toma mi vida. Oh Padre, tuyo soy, tuyo soy. Qué puedo darte yo, todo mi ser, tuyo soy, tuyo soy. Sencillamente Dios un Dios capaz de amar el que yo necesito porque de infinito es mi corazón. Señor me han dicho tu nombre la piedra, el viento y el mar. Señor me han dicho tu nombre las cosas que un día creara tu amor. Te agradezco tu vivo silencio, este rato para hablar con vos, encarnarme en tu sabiduría, y vivir tu palabra Señor. Callemos hermanos y que hable el Señor. Tememos mirarnos de frente a los ojos y al ver lo que somos, tener que cambiar. Tallo verde dos hojitas mi espiga despunta ya ciento por una y molienda mañana voy a ser pan. La verdad que defendemos es de todos y queremos hacerla triunfar. Y si se quiere triunfar nunca se debe olvidar que lo primero es amar. Lucharemos todos juntos y podremos de la nada un mundo renovar. No olvidemos que el cristiano tiene vida, tiene luz y debe iluminar. Perdón por aquellos ojos que al mirar los míos no quise mirar. Señor, no le di mi mano se encontraba solo y lo dejé partir. Perdón por no dar cariño, por sólo buscarlo y tan lejos de Ti. Pasión de Cristo, confórtame. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me separe de Ti. Del Enemigo Malo defiéndeme. Cuando acompañas al amigo que marcha solo en el camino, cuando iluminas las tinieblas, del que va en busca de una estrella. Si cada día es Ahora es tiempo de que charlemos pues nada se perdió en estos días se olvida todo y nada sucedió. A Ti, llegamos a Ti, queremos amarte Señor donarte todo nuestro amor, decirte siempre que sí. Qué lindo Señor encontrarte en cada momento qué lindo que pueda ofrecerte un poco de pan. Recíbeme Señor que hoy con tu amistad conquistaré la paz por la verdad. Seremos levantados con poder [3 veces] para la nueva Jerusalén. Aquí se canta, aquí se ora se alaba a Cristo a toda hora. Seremos levantados A que tu te vas Tanto nos amó que al despedirse en la Santa Cena aquella tarde nos dio como pan su propio cuerpo y su sangre como vino de fraternidad. Tanto nos amó que en el calvario al ver a su madre a Juan le dio a María como nuestra Madre Madre de los hombres, Madre del Hijo de Dios. Tanto nos amó que un Viernes Santo clavado en la Cruz Cristo murió en su muerte El nos dio la vida vida de alegría, vida de hijos de Dios. Vienen trayendo la esperanza a un mundo cargado de ansiedad a un mundo que busca y que no alcanza caminos de amor y de amistad. Vienen con alegría Porque Cristo resucitó [3 veces] Canta el ave, brinca el ganado toda tristeza ya es del pasado. Porque Cristo resucitó [3 veces] Un hombre nuevo surge en el mundo hay en las cosas un cambio profundo. Pascua de Cristo, resurrección paso del hombre a la vida de Dios. Porque Cristo resucitó [3 veces] Desde hoy la muerte ha sido vencida y es nuestra fe un canto a la vida. Suenen campanas, suenen tambores, suenen guitarras y hosannas a Dios. No te alejes del camino marcado que Cristo ha señalado para acercarnos a El. Devuélvele con fe inquebrantable ese amor incuestionable que nos ha ofrecido El. Ven aquí Ha sido necesario blanca harina hacer el trabajo del hombre ha hecho este pan. Este es el pan que te ofrecemos hoy el pan de nuestra vida, el pan de nuestro amor, el pan de nuestra tierra, del gozo y del dolor, del esfuerzo en hacer este mundo mejor. Este es el vino que ofrecemos hoy el vino de amistad y de nuestra hermandad esta comunidad y nuestro canto de hoy, el esfuerzo en hacer este mundo mejor. Al ofrecer el vino junto con el pan pensemos en el hambre que muchos sufren hoy enséñanos Señor a compartir el pan y que alegres vivamos sembrando tu amor. Traigo ante Ti, nuestra justa inquietud, amar la justicia y la paz. La fe de todos los hombres sin luz la pena y el triste llorar, el odio de los que mueren sin fe cansados de tanto luchar. En la patena de nuestra oblación acepta la vida Señor. Deja que penetre en tu misterio que me hunda en tu palabra tómame Señor. Y así poder volver a gritar que vivo tu amor que voy hacia Ti. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo con tal que tu voluntad se cumpla en mí. Porque te amo, necesito darme ponerme en tus manos, porque eres mi padre. Allí tu muerte había comenzado para salvar a la humanidad y al mismo hombre que te ha matado para que nazca tu gran verdad. Señor que día a día te traicionamos perdónanos, perdónanos. Perdona todos nuestros pecados perdona nuestras faltas de amor hacia el amigo, hacia el hermano hacia el que sufre, hacia el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdona cuando no te escuchamos, perdón por todo, perdón Señor. Señor somos cobardes y te negamos porque no tenemos valor. Pues no entendemos que ser cristianos quiere decir morir por Vos, por el amigo, por el hermano, por el que sufre, por el dolor de todo nuestro género humano sin distinción de edad ni color. Perdón pues nuestra cruz rechazamos, perdón por todo, perdón Señor. Y no la ven porque miran las cosas miran al mundo con sus propios ojos. Así ya lo humano pierde su color cuando un alma se abandona a Dios. Ya debo comenzar pues para vivir tengo un ideal. Pues es muriendo que al fin entraré en la eternidad. Ven al fin a saciar nuestra sed de paz. Este mundo en su dolor clama ardiendo de ansiedad, que tu Espíritu Señor lo conduzca a la verdad. Ven al fin a reinar cambia al mundo ya. Ven al fin a gritar en mi voz: Amén. Van tres días que se ha muerto y se acaba mi esperanza. Dicen que algunas mujeres al sepulcro fueron al alba. Siendo Dios hombre te hiciste para poderte entregar en la Cruz sangriento altar donde a los hombres te diste. Y tu cuerpo nos congrega en eterna comunión y la sangre del perdón hasta el corazón nos llega. Y estrechando nuestras manos obedientes a tu voz ser así el pueblo de Dios servidor de los hermanos. Miembros de Cristo en sangre redimidos Iglesia peregrina de Dios. Vive en nosotros la fuerza del Espíritu que el Hijo desde el Padre envió. El nos impulsa, nos guía y alimenta Iglesia peregrina de Dios. Somos en la tierra semilla de otro reino somos testimonio de amor. Paz para las guerras y luz entre las sombras Iglesia peregrina de Dios. Rugen tormentas y a veces nuestra barca parece que ha perdido el timón. Miras con miedo, no tienes confianza Iglesia peregrina de Dios. Una esperanza nos llena de alegría presencia que el Señor prometió. Vamos cantando, El viene con nosotros, Iglesia peregrina de Dios. Todos nacidos en un solo bautismo unidos en la misma comunión. Todos viviendo en una misma casa Iglesia peregrina de Dios. Todos prendidos en una misma suerte ligados a la misma salvación. Somos un cuerpo y Cristo es la cabeza Iglesia peregrina de Dios. Tenemos un Dios y Dios es amor. Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida porque nos amamos, porque nos amamos y nos aliamos a los hermanos. El amor de Dios se derramó en nosotros por el Espíritu Santo que a nuestros corazones, que a nuestros corazones ha sido enviado, ha sido enviado. Cuando sientas que tu hermano necesita de tu amor no le cierres tus entrañas ni el calor del corazón. Busca siempre en tu recuerdo la palabra del Señor: mi ley es el amor. Rompe pronto tus cadenas eres libre de verdad empieza a caminar. Ven, no digas nada y en tu silencio una oración. Un nuevo día Yo sé que es muy difícil confiar del todo en El pensar que arregla todo y siempre para bien y si ese bien nos cuesta que le vamos a hacer seguimos su camino El nos consuela y qué grande es. Un nuevo Sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. La justicia es la fuerza de la paz el amor quien hace perdonar la verdad, la fuerza que nos da la liberación lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad el que manda entiende que el poder es un servicio lo sabemos el camino es el amor. Oh María María de la esperanza de la humildad y el amor, atiende nuestras palabras, escucha nuestra oración. Ave María A la huella, a la huella, cortando campos, no hay cobijo ni fonda, sigan andando. A la huella, a la huella, José y María, con un Dios escondido, nadie sabía. A la huella, a la huella, los peregrinos, préstenme una tapera, para mi niño. A la huella, a la huella, soles y lunas, los ojitos de almendra, piel de aceituna. Un ranchito de quincha sólo me ampara, dos alientos amigos, la luna clara. Muéstrame ese lugar donde vives, quiero quedarme contigo allí. Escuchando tu palabra algo nuevo nació en mí. Es que nunca nadie nos había venido a hablar así. Aleluya, gloria al Señor. Hoy he visto a los leprosos sanos y a los ciegos ver. Hasta el pan multiplicaste para darnos de comer. Oh maestro mío, todo lo haces bien. Hoy he visto como se aman los que viven junto a Ti. Hace tiempo que sediento había querido amar así. Ahora veo que tu amor viene hacia mí. Llegar a vos Sólo quedó hierba seca por donde antes pisamos hoy hay flores de pureza pues hacia Ti caminamos. En la ruta de mis días el viaje fue muy pesado hasta que hallé una doncella y así juntos caminamos. Para llegar Me demostró que en la vida el amor es necesario el que hasta ayer se evadía al puente al fin ha llegado. Dulce Doncella El amor que nos ha dado es la mejor comprensión la irrealidad fue pasado el presente es nuestro Dios. El es mi alegría, es mi plenitud, El es todo para mí. Mi alma glorifica Su clemencia se derrama por los siglos sobre aquellos que le temen y le aman desplegó el gran poder de su derecha dispersó a los que piensan que son algo. Derribó a los potentados de sus tronos ensalzó a los humildes y a los pobres los hambrientos se saciaron con sus bienes y alejó de sí vacíos a los ricos. Pon tu mano en la mano del Señor que calma el mar Pon tu pie en la huella del Señor de Galilea. Pon tu pie en la huella del Señor que calma el mar. Y en tus labios la palabra del Señor de Galilea. En tus labios la palabra del Señor que calma el mar. Pon tu mano en la mano del Señor de Galilea. Escalé la montaña y al cóndor le pregunté me dijo que hace bastante que ya no vuela con El. En noche de luna llena a una estrella pregunté, me dijo que hace bastante que ya no cena con El. Y cuando el sol se ocultaba en mi triste corazón, un niño que me miraba se sonrió y se acercó. Si usted quiere conocerlo tiene que ser como yo, aunque me vea tan pequeño en mi alma se esconde Dios. Noche de Paz, noche de amor, todo canta en derredor, clara se escucha la voz celestial, llamando al hombre al pobre portal, Dios nos ofrece su amor [bis]. Por qué te entristeces alma mía, espera en el Dios de tu salvación. La esperanza de una vida nueva me habla de mi Dios; y el amor es brote que renueva la canción que hice para Dios. Aleluya, Gloria a Dios. Es como un río de agua viva, río de agua viva, río de agua viva en mi ser. Ama a tu hermano y alaba a tu Señor. Con alegría, alaba a tu Señor. No te avergüences y alaba a tu Señor. Ama a María y alaba a tu Señor. La Virgen María también ha venido y tan calladita que no la han oído. Los ojos atentos de la Virgencita puestos en los hijos que la necesitan. Se ha acabado el vino y el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Esta noche, amigos, nadie tenga penas, tomen de alegría seis tinajas llenas. Si pide María el Hijo que es Dios no puede a la Madre decirle que no. Somos todo un Continente de rodillas a tus pies que te pide ardientemente un nuevo Pentecostés. Junto a Ti, Virgen María se abre un nuevo porvenir, la esperanza y la alegría te venimos a pedir. Es muy poco Señor, lo que vengo a ofrecer es muy poco lo que puedo dar: mi trabajo es el agua que quiero ofrecer y mi esfuerzo un pedazo de pan. Es muy poco, Señor, lo que vengo a traer, es muy poco lo que puedo dar. La gente con hambre sentada esperó en el prado que baja hasta el mar con cuanto tenía a Ti se acercó un muchacho que quiso ayudar. Es muy poco Los hombres volvían al amanecer muy cansados de tanto plegar; la barca vacía, qué triste es volver y de nuevo tener que empezar. No busques a Cristo en lo alto ni lo busques en la oscuridad muy dentro de ti, en tu corazón puedes adorar a tu Señor. Míralo a tu lado por la calle caminando entre la multitud muchos no lo ven, porque ciegos son ciegos de ceguera espiritual. Sí, no solamente porque sí, sino porque yo junto a Ti encuentro paz, soy muy feliz. Sí, aunque no entienda digo 'sí', aunque no vea digo 'sí', Tu me elegiste, siempre sí. El niño Dios muy bien lo agradeció, comió la miel y el poncho lo abrigó y fue después que sonrió a media noche el sol relumbró. Los jóvenes estamos presentes testigos de tu gran amor. Nuestro Padre nos llamó a vivir en este amor y a encontrar liberación, todos juntos. Una nueva humanidad con la Iglesia ya surgió porque Cristo es, en verdad, Hombre Nuevo. Estos frutos, que nuestro trabajo dio en la tierra del Señor simbolizan la continuación de su Santa Creación. En la mesa que El nos preparó presentamos nuestro don: son las uvas, el trigo de Dios, el trabajo y la oración. Cuando El cantaba, mi alma bailaba y juntos éramos una sola voz. Y cuando el lobo hambriento, se acercaba al rebaño, El levantaba su cayado, y el muy cobarde se escapaba. Y cuando caminaba El parecía que flotaba era tan suave su pisar que ni la tierra lastimaba. Y cuando alguna oveja se separaba del rebaño El la tomaba con sus brazos y la besaba con su aliento. Yo quiero estar dispuesto a todo, toma mi ser, mi corazón es para Ti. Héme aquí, Señor, para acompañarte, héme aquí qué quieres de mí. Sin Ti, no sé vivir. Señor yo quiero estar unido siempre a Ti. Ven Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz. Consolador llendo de bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre. Descanso en el trabajo, templanza en las pasiones, alegría en nuestro llanto. Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre nada que sea inocente. Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas. Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos. Concede a tus fieles que en Ti confían tus siete sagrados dones. Premia nuestra virtud, salva nuestras almas danos la eterna alegría. Quiero cuanto hay en mí, del todo darte. Quiero olvidarlo todo y conocerte quiero intentarlo todo por buscarte quiero perderlo todo por hallarte quiero ignorarlo todo por saberte. Llevas en tus manos estrellas brillantes para alumbrar el sendero de los caminantes. Sos Reina del Cielo y Madre de Dios, sabes que te quiero, sabes quién soy yo. Yo soy de esta tierra y te veo de aquí, cantando canciones yo voy hacia Ti. Cuando es noche en mi alma me das ese sol, el que me da la calma en la tribulación. Pan le traemos, trigo de Dios para la mesa que El nos preparó. Vino traemos, viña de Dios para la fiesta de la comunión. Luces traemos, para alumbrar la mesa santa de nuestro altar. Flores traemos para alegrar esta comida de la amistad. Hoy nuestro juego, nuestro dolor, nuestros estudios, canciones al Señor. Toda la vida vamos a dar, para la ofrenda de Cristo en el altar. Todos unidos con las manos estrechadas, alzaremos la mirada para encontrar al Señor. Abre tus brazos, Señor, Señor. Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios. Si los cañones, las granadas y las balas, se cambiaran por palabras y por rezos al Señor. Si la envidia, el odio y la codicia, nuestro suelo ya no pisan podremos vivir mejor. Cuando los hombres suban los ojos al cielo, encuentren allí consuelo y alguien que les de calor. Ya que es difícil el mundo en que vivimos, por nuestra fe te pedimos: abre tus brazos Señor. Si el mundo no es absurdo, es tu misterio, Dios, mi paz nace al abrirse el corazón Qué gozo es esta fe, la creación, por el amor, marcha hacia Ti, Señor. Si no es vivir tu amor decir: Señor, Señor, vivir es dar a todos tu calor. Hombres de Jerusalén, que nadie se quede en casa en homenaje al Señor orgullo de nuestra raza. Chicos de Jerusalén, entonen vivas y hosannas; las voces de los changuitos resuenan como campanas. Cada hombre responde con su ser a esa voz que un día lo llamó no miremos lo que no hace aquel sino lo que no hago yo. Quiero oír a mi Señor, quiero oír su voz, su palabra quiero comprender. Que sepa yo escuchar que sepa también ver que sepa yo vivir Señor tu palabra de amor. Viene tu palabra mí, me alegra el corazón, siento ya la vida que me da. Que se haga carne a mí, Señor, lo que me dices hoy, que sea yo testigo de tu amor. Con el alma yo te quiero cantar y en el canto, que te canto, renacer. Y también por enseñarme a perdonar, Señor mío hoy te digo: Aleluya, aleluya. Dios es tu amigo, el viñador, el que te pide frutos de amor. No se detiene en su caminar no le asusta la sed ni el calor. Hay una viña que debe cuidar, una viña que es todo su amor. El te protege con su valladar levantando en tu derredor, quita del alma las piedras del mal y ha elegido la cepa mejor. El que se reía al mirar al cielo y cuando rezaba se ponía serio. Sobre este madero veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo cuando pregunté, respondió con calma que de los asuntos de Dios se encargaba. Como en Nazareth, aquella mañana he aquí tu sierva, he aquí tu esclava. Es la vida y la muerte lo que en este juego apuestas cuando sales a la calle sin miedo pateando las piedras. Hay que intentar el amor aunque el odio no ceda porque el tiempo perdido se paga en la misma moneda y si quieres que juntos lleguemos a ser una hoguera es preciso que enciendas tu luz por pequeña que sea. La madrugada Y por eso, por eso oh Señor, te adoré, te adoré en silencio. Y los ojos de mi amigo brillando de amor sincero me hicieron imaginar el poder de tu "Te quiero" y por eso, por eso oh Señor te adoré, te adoré en silencio. Pero dimensión de amor como la cruz de tu Hijo no podía imaginar fue tu amor el dolor vivo y por eso, por eso oh Señor me entregué, me entregué en silencio. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en el cuerpo de tu hijo, pan de vida Te ofrecemos Señor, Dios del universo, con este vino, todas nuestras tristezas, toda nuestra alegría. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en la sangre de tu Hijo salvador. Bienaventurado es quien construye y logra mantener la paz y la ilusión. Bienaventurado es quien intenta que reine la justicia y el amor, quien conoce el fruto del perdón y sabe conservar sin mancha el corazón. Bienaventurados son por siempre. Bienaventurado es el que sufre sembrando la justicia y el perdón, bienaventurado es el que lucha por causa de Dios, por causa de su hermano. Feliz es siempre aquel que lucha por la paz y hace de su vida una liberación y, aunque le odien todos, vive sin odiar. Como el cazador que asecha, y no alcanza a su presa, desfallezco y me caigo. Porque somos partidarios de la vida, y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos y en la noche previvimos la mañana. Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios mi amigo. Yo te hablaré de Amor y Paz, te atraeré con suavidad. Mucho he esperado tu regreso y hoy yo te prometo darte mi perdón. Yo borraré tu iniquidad, a mí, tu voz, ha de alabar. Todas tus llagas curaré y rocío yo seré que apague tu maldad. Confía en mí, pues Santo soy mi gozo es ser tu salvador. Que puedo dar mi pequeñez pero en tu amor yo creceré. Por ser cobarde he sido infiel sé que no soy digno de ser tu amigo. Echar mis redes, lanzarme al mar, para abrazar la inmensidad ya no le temo a la tempestad sobre las aguas te veo llegar. Qué puede un simple pescador decir cuando habla su Señor muy dentro decir "sí", o decir "no", dejando todo por amor: te sigo. Hoy trayendo espigas y racimos nos llegamos, Señor, hasta tu mesa para unir a la ofrenda de tu Hijo el goza y le dolor de tu cosecha. Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi sol. Pescador, en mis manos has puesto otras redes que pueden ganarte la pesca mejor y al llevarme contigo en la barca me nombraste Señor, pescador. Pescador, entre tantos que había en la playa tus ojos me vieron tu boca me habló y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado mis pies en la arena siguieron tu voz. Pescador, manejando mis artes de pesca en otras riberas mi vida quedó, al querer que por todos los mares del mundo trabajen mis fuerzas por Ti, pescador. Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, en tus palacios seguridad. Por mis hermanos y compañeros voy a decir: la paz contigo, por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien. Te llevaremos a los hermanos que van perdidos por los caminos. Quiero confiarte mis pobres manos quiero entregarte toda mi vida. Que puedas confiar en mí, utilizarme. Irrumpe en mi vida así, y transfórmame que todos vean en mí tu rostro suave. Encuentra Señor en mí, un lugar santo. No había nada Ahora yo te tengo a Ti, y me rebalsa, tu presencia suave en mí, me deja calma. Yo sé que diste la vida para nuestra salvación, hoy quiero amar sin medida quiero jugarme por vos. Cristo vale la pena luchemos con fe. María dame la fuerza para poderles mostrar a todos mis hermanos lo hermoso que es amar. Para poder con mis labios tu palabra proclamar haz de mí un instrumento y así tu amor sembrar. Cristo vale la pena Te necesita como tierra seca agotada y sin agua [bis]. Y te pienso por las noches te busco y alabo cada día porque sé que eres mi socorro mi alma se aprieta contra Ti y siento que tus alas me acarician [bis]. Como cuando en el santuario te veía al contemplar tu poder y tu gloria así quiero en mi vida bendecirte levantar mis manos en tu nombre [bis] Ahora sé que tu amor es mejor que la vida, sé que tus manos me sostienen sé que tus alas envuelven mi pequeñez, la aman, la acarician y soy en Ti [bis]. De lejos percibes lo que siento conoces cada uno de mis pasos. No ha llegado la palabra a mi boca, y ya conoces plenamente. Me abrazas por todos mis costados, tu mano amorosa me sostiene. Qué admirable encuentro tu misterio, tan grande que no puedo comprenderlo. En memoria tuya Cristo Redentor vamos a tu mesa en señal de amor. Profundo misterio de amor y ternura de querer quedarse antes de partir de dejar su sangre como alianza nueva de darla en bebida antes de morir. Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo. Tómenla y beban pues esta es mi sangre, la que por ustedes he de derramar. Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos y aunque nada vemos nos basta creer, el antiguo rito ha dejado paso a su Sacramento, Misterio de Fe. Yo te quiero dar. No vengo a pedir. No vengo a buscar. Solo vengo a darte. Mi ofrenda de amor. Hoy quiero tocar. Tu fiel corazón. Y darte las gracias. Mi amado Señor. Hoy te vengo a bendecir Estoy apasionado. Cara a cara quiero verte que tu luz brille en mí. Que tu Gloria se derrame, como fuego arda en mí. Pues de ti dependo, sin tu amor yo muero. Estoy apasionado,. Estoy desesperado. Por tu presencia,. Por tu presencia. Me asombra tu amor, y tu fidelidad,. Que a pesar de mi, me puedas amar. Tus ojos de amor, en mi caminar. Tal vez el sol, mañana no aparezca,. Y del firmamento se borren las estrellas,. Fuego de Dios. Porque sé que vivo estas. Me diste la eternidad. Por siempre quiero alabar. Tu nombre oh Dios glorificar. Me compraste con la sangre. Que diste en la cruz. Al morir crucificado por la humanidad. Ahora vivo estas en mí. Bondad mi alma descansara en ti. Me has cambiado. Rompiste el muro que nos separaba. En ti soy bendito y camino en tu luz. La victoria yo tengo en ti. Te anhelamos. Fuego de Dios, fuego de Dios. Tu corazón, yo quiero ver,. Ven con tu Gloria. Golpe de espada, es la alabanza. Golpes de guerra que salen de Dios. Cantos de Gloria traen la victoria. En la batalla del pueblo de Dios. Y cada golpe de la espada de Dios. Es con pandero, con trompeta y tambor. Me has tomado en tus brazos. De tu amor has derramado en mi corazón,. No sabré agradecerte lo que has hecho por mí,. Solo puedo darte ahora mi canción,. Yo te doy gracias,. Gracias, muchas gracias Señor,. En la cruz distes tu vida,. Entregaste todo ahí,. Vida eterna regalaste al morir,. Por tu sangre tengo entrada. Ante el trono celestial,. Puedo entrar confiadamente ante ti,. Para darte las gracias, gracias Señor,. Gracias Señor, gracias, muchas gracias Señor,. Grande y poderoso Dios. Tu nombre alabaré siempre. Te alabaré dando una vuelta. Te exaltaré alzando mis manos. De todo mal, desataste mi silicio. Me ceñiste de verdad. Alabaré siempre. Hacemos hoy ante tu altar. Un compromiso de vivir en santidad. Un pacto de hombres que te quieren agradar. Con manos limpias, corazón puro para ti. Cuidare mis ojos, cuidare mis manos,. Hoy me vuelvo a ti. Crea en mi un limpio corazón como el tuyo Señor. Renueva en mí un espíritu que te ame Señor. Muestra tu bondad por tu gran misericordia. Lava mi interior, avívame oh Dios. Este es mi deseo, honrarte a ti. Con todas mis fuerzas, te alabaré. Hoy te rindo mi ser,. Te doy mi corazón. Yo vivo para ti. En cada palpitar,. Mientras haya aliento en mí,. Dios haz tu obra en mí. Rindo mi ser, mi corazón. Cuando llames quiero responder. Cuando hables quiero escuchar. Cuando escuches te quiero adorar. En tus brazos quiero descansar. Tus palabras quiero yo beber. Por siempre estar en ti. Tu gloria sobre mi caer. Mi alma anhela tu presencia. Espíritu de Dios. Ven sobre mí. La niña de tus ojos. Me viste a mí, cuando nadie me vio. Me amaste a mí, cuando nadie amo. Y me diste nombre, yo soy tu niña. La niña de tus ojos, porque me amaste a mi. Huyan delante de ti, tus enemigos. Se dispersen delante de ti. Todos aquellos que aborrecen tu presencia. Tu presencia reinara, sobre todo imperio. Tu presencia reinara, gobernara sobre todo principado. Tu sol hoy brilla, tu luz nunca se apagara. Soy tu Salvador soy tu Redentor. Que te da seguridad. Eres fuerte en mí. Un sonido nunca oído. Un estruendo celestial. Resplandece en las naciones. Aunque un ejército. Acampe contra mí no temeré. Aunque haya guerra hoy. Alrededor de mi, en ti confiare. No temeré a diez mil gentes. Que hagan sitio contra mí. Aunque la tierra se estremezca. Mi salvación esta en ti. Tu mi fortaleza. Quien levanta mi cabeza. Aunque afligido este. Aunque mi corazón. Estremecido este, en ti confiare. Que se junte contra mí. Tu eres mi Dios mi fortaleza. Me has dado libertad, salí de mi prisión. Tu gran poder en mi rompió. Las cadenas de mi gran opresión. Me has dado salvación, cautivo ya no soy. He sido libre por tu gran amor. Libertad de mis cadenas. Libertad no soy esclavo. Soy tan libre puedo casi volar. De los montes, a los valles. Ya se escucha el clamor. De los cielos a los pueblos. Ya te cantan, con amor. Toma mis sueños, mis planes también. Llévame, a ese lugar. Donde lo de alrededor no importa,. Es donde necesito estar. Mi confianza esta en ti Señor. Para completar la obra que iniciaste. No me quiero ir de tu presencia Dios. Allí encuentro paz, vida y bendición. Magnifico Rey. Magnifico Rey, fuerte Dios reinas Señor en majestad. Príncipe, de la paz. Eres Señor con autoridad. Nos has liberado de la maldad cantamos de tu amor. Y ante tu trono de santidad. Te adoramos hoy. Me robaste el corazón. Me robaste el corazón, te adueñaste de mi vida,. De tus labios brotan miel y tu dulce voz me arrulla. Es hermoso estar dormido, con el corazón despierto. Es tan agradable verte, y tan dulce escuchar. Me robaste el corazón, aunque yo quede en el olvido. Ven conmigo a la casa de Dios. Mejor es un día en la casa de Dios. Que mil años lejos de Él. Prefiero un rincón en la casa de Dios. Celebraremos juntos su amor. Haremos fiesta en honor de aquel que nos amó. Estando aquí en la casa de Dios. Alegraremos su corazón. Le brindaremos ofrendas de obediencia y amor. En la casa de Dios. Arde mi alma arde de amor por aquel que nos dio la vida. Por eso le anhela mi corazón. Anhela de su compañía, anhela de su compañía. Mi gran galardón, mi fuego interior. Mi entrega total, mi agua y mi pan. Y triunfante cantaré. Cantaré, cantaré, un himno de gloria. Gritaré, gritaré, eres mi victoria. Nación grande. Porque así ha dicho el Señor. Vete de tu tierra y de tu nación. A la tierra que te mostrare. Al lugar donde te bendeciré. Te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Ni ojo vio. Ni ojo vio, ni oído oyó. Que espera en Él, a oír su voz. En tus manos toma mi ser,. Y ser lo que debo ser. Déjate en mis manos moldear,. Tu ser transformar a mi voluntad. Yo te ayudaré a entender,. Mi obra en ti y a través de ti,. Y ser lo que debes ser. Nuestro Dios es alegre. Nuestro dios es Dios alegre. Mi Dios es alegre. El consuela al que llora. Su ayuda no demora. El abraza al rechazado. Y lo trae a su lado para dar su amor. El levanta al abatido. Restaura el alma del herido. El exalta el loor. Del pueblo que busca conocer al Señor. Cristo te amo, acércame a ti Señor. Cristo te amo me entrego en adoración. Mi corazón mira tu corazón,. Palabras de verdad, que quieres escuchar,. Son sólo para ti Señor. Yo se que débil fui,. Te herí Y te lastimé. Perdóname Señor. Quiero descansar,. Sé que tu sangre me puede limpiar. Con arrepentimiento en mi corazón,. Me humillo y te pido perdón. Poderoso de Israel. Con alegrías de corazón. Como el que va con la flauta. Celebraremos su poder. El es El poderoso de Israel,. El Poderoso de Israel. Al poderoso de Israel. Y los ojos de los ciegos. El cojo saltara,. Con el arpa danzara. La lengua de los mudos cantara. Con ojos de fuego, con rostro de sol. Un gran arcoíris corona su ser. El es el cordero que pudo vencer. El es el primero, Él es el postrer. Y arrojan coronas delante de Él. Poderoso para salvar. Todos necesitan amor que nunca falla. Tu gracia y compasión. Todos necesitan perdón y esperanza. Y un Dios que salva. Cristo puede mover montes. Solo Dios puede salvar. Mi Dios puede salvar. Por siempre autor de salvación. Él la muerte venció. Aun con mis temores. Sé que me aceptas, lléname otra vez. Mi vida entera ofrezco para seguir tus pasos. A ti me rindo. Pon aceite. Y me gozaré, y me alegraré. El me ha vestido de lino fino, del gozo de su salvación. Convidado he sido a las bodas, a mi Rey pronto veré. Que sería de mi. Que sería de mí si no me hubieras alcanzado. Que sería de mí si no me hubieras perdonado. Tendría un vació en mi corazón. Vagaría sin rumbo, sin dirección. Si no fuera por su gracia y por su amor. Sería como un ciervo que brama por agua en el desierto. Queremos darte gloria y honra. Y cada día sobre la tierra, proclamaremos tu majestad. Queremos darte gloria y honor, queremos darte la adoración,. Queremos exaltarte por siempre. A tus pies rindo todo lo que tengo Señor,. Y mi devoción entera sólo a ti te la doy. Quien es el Rey de Gloria, me persigue con su amor. Me asombran sus palabras, susurrando en mi interior,. Mi conciencia me recuerda, necesito su perdón,. Él es el Rey de Gloria me lo ofrece hoy. Los misterios que en él hay, mi espíritu lo anhela. De su gracia y su verdad, Él es el Rey de Gloria, hijo de hombre, hijo de Dios. Él es el Rey de Gloria, de poder y majestad, es sabio sin medida,. Es el Rey a voluntad, Señor de cielo y tierra. Él es el Rey de Gloria, Él es todo para mí. Quiero adorar. Quiero adorar, hasta llegar. Al lugar de tu habitación,. A tu secreto Señor, quiero adorar, hasta llegar. Llévame a tu habitación,. Mi refugio mi pasión. Al lugar de intimidad,. De quietud y santidad. Donde cambia el corazón. Donde transformado soy,. A tu imagen mi Señor. Quiero levantar mis manos. Quiero levantar mis manos, quiero levantar mi voz. Ofreciendo a ti mi vida,. En santidad y amor. Padre sólo a ti te ofrezco. Mi vida y mi corazón. Y me postro en tu presencia en adoración. Hijo de Dios, recibe hoy,. Toda la gloria, la honra y honor. Quiero mirar tu hermosura. Estoy dispuesto y en tus manos. Lo rindo todo, Señor. Abre mis ojos, déjame verte. Quita las vendas que me han cegado. Abre mis ojos, yo quiero verte. Muestra tu Gloria y tu gran bondad. Abre mis ojos, Jesucristo. Muestra tu Gloria y tu bondad. Ya no quiero ser igual. Pon en mí tu corazón. Porque todo lo que hay. Dentro de mí. Necesita ser cambiado Señor. Dentro de mi corazón. Rey de Gloria. Él es el Rey de Gloria. Me persigue con su amor. Me asombran sus palabras. Susurrando en mi interior. Mi conciencia me recuerda. Necesito su perdón. Me lo ofrece hoy. Rey del universo. Y Príncipe de paz. Misterios que en Él hay. Mi espíritu anhela. De su gracia y su verdad. Hijo de hombre hijo de Dios. Con poder y majestad. Es sabio sin medida. Es el Rey a voluntad. Señor de cielo y tierra. Él es todo para mí. Rey de reyes Señor de señores. Reinas con autoridad. En la tierra estableces tu reino. Revela tu Gloria. Y manifiesta tu gran poder. Los tronos de las naciones. Te confiesan hoy como su Rey. Somos tu pueblo. Destruyendo todo principado. Y tus amados. Admirable consejero. Dios fuerte consolador. Poderoso padre eterno. Príncipe de paz. Los débiles pueden decir. Fuerte soy en aquel. Que resucito por mí. Los pobres, confiesan hoy. Bendecido estoy. Que arda en nuestro corazón. Un fuego que consuma. Todo por ti. Y con los cielos cantare. Eres el Rey. Te amo Dios, Te adorare. Tu iglesia es la novia que. Viste en tu corazón. Al dar tu vida en la cruz. La salvación es de todo aquel. Que te acepta a ti. Por mi la cruz, Toda mi maldad. Tu amor restauro, Mi esperanza y fe. Mi vida doy, Para honrar. Tu amor Señor. Señor eres fiel. Gente de toda lengua y nación. De generación a generación. Te adoramos hoy, Aleluya, Aleluya. Te adoramos hoy, eres Señor. Sigo a Cristo. Yo te busco, si te busco Dios. En silencio tu estas. Todo el tiempo espero en ti. Revélate a mí. Conocerte yo quiero mas. Sigo firme, para el blanco voy. La corona conquistar. Voy luchando, nada me puede impedir. Yo te voy a seguir. Señor te quiero, quiero oír tu voz. Quiero tocarte tu rostro quiero ver. Manos que. Fueron clavadas por mí. Heridas que. Hablan de tu inmenso amor. Por eso te llamo mi Cristo. Por eso te canto. Dios del universo. Salvador eterno. Rey de toda la creación. Redentor divino. Dios a ti me rindo. Gloria te doy. Santo Dios. Tu plan soberano es. Al enviar. Tu hijo por la humanidad. Santo, Santo, Santo Dios. Manos que, Se entregaron por amor. Lo que soy, Siempre te daré Señor. Solo Cristo. Al estar en tu presencia sé que hay restauración. Al oír tu dulce voz,. Te seguiré mi Rey, mi Dios. Moriste por mí en la cruz, viviré para alabar. En el caos, en tormenta sé que. Sigues siendo Dios. Cuando siento que soy débil me das. La gracia para seguir. Cantaré esta canción. Mi corazón, toda mi fe. Soy sano. Tu victorioso Salvador digno de adoración. Venciste a la muerte en la cruz por tu llaga sano soy. Tal como soy Señor, sin nada que ofrecer. Pues todo es tuyo Señor. Tal como soy Señor sin nada que entregar. Tómame Señor, tal como soy. Como un sacrificio agradable en. Tu honor, grato perfume yo quiero. Ser señor. Te alabaré oh Señor, invocaré tu Santo nombre,. Siempre daré a conocer, en los pueblos, tus obras. Grandes son, grandes son, grandes son, tus maravillas. Te daré lo mejor. Traemos hoy ante tu altar nuestras coronas. Queremos darte lo mejor de nuestras vidas. Te entregare mi amor entero. Lo sueños que logre alcanzar. Te daré lo mejor de mi vida. Te daré lo mejor cada día. Mi obediencia es mi mejor adoración. Daremos solo las primicias. Te preparamos un lugar. Para que vengas a reinar. Para que puedas disfrutar. Aunque mis ojos. No te puedan ver, te puedo sentir,. Aunque mis manos. No puedan tocar, tu rostro Señor,. Mi corazón, puede sentir tu presencia,. Puedo sentir, tu majestad. Mi corazón, puede mirar tu hermosura,. Puedo sentir, tu gran amor. Tu habitación. Este es el tiempo. Donde los hijos corren al padre. Esta es la hora. De los hambrientos de intimidad. Ellos provocaran,. Que la Gloria postrera se manifieste. Que lo sobrenatural sea una realidad. En las ciudades, en las naciones. Al oír el latido de tu corazón. Volver a ese lugar. Donde me enamore de ti. Es tu habitación, es tu habitación. Y volver a ese lugar donde me apasione por ti. Tu mano me sostiene. Tu mano me sostiene, tu espíritu me alienta. Él me llena de su espíritu de amor. Tu nombre es Santo. A través del cordero de Dios. Y vengo tan solo a adorarte. Yo entro a honrar al Yo Soy. Dios te adoro a ti. Te adoro a ti. Pues tu nombre es Santo, Santo. Tu santidad. Tu santidad me envuelve. Tu hermosura oh Dios. Sin oscuridad. Y Santo eres Señor, mi Redentor. Ven, Espíritu Santo. Ven, hoy aquí. Manifiéstate en mí. Ven a este lugar. Llena hoy mí vida, Señor. Ven y toma tu lugar. Ven, es hora de adorarle. Ven, abre tu corazón a Él. Ven, ante su trono estamos. Ven, ante la majestad de Dios, ven. Si escoges su amor. Le recordamos que su imperio termino, porque él sabe que es un perdedor. Vencedores, vencedores somos en Cristo. Vencedores, vencedores con su poder. Este es el tiempo en que Cristo, reinara con poder. Venga tu reino. Venga tu reino manda tu fuego. Venimos ante ti Señor. Para adorarte, para exaltarte mi Rey. A tributarte, toda la Gloria mi Dios. Mejor es tu presencia que la vida. Es un deleite contemplar tu hermosura. Estar rodeado de tu santidad y amor. Tu presencia es lo mejor. Vine a adorarte. Abrió mis ojos pude ver. Mi corazón adora tu hermosura. Vine a postrarme..

Ven a mi lado, mi Dios, mi Dios. Si los cañones, las granadas y las balas, se cambiaran por palabras y por rezos read more Señor. Si la envidia, el odio y la codicia, nuestro suelo ya no pisan podremos vivir mejor. Cuando los hombres suban los ojos al cielo, encuentren allí consuelo y alguien que les de calor. Ya que es Alabar y adorar canciones sobre el perdón el mundo en que vivimos, por nuestra fe te pedimos: abre tus brazos Señor.

Si el mundo no es absurdo, es tu misterio, Dios, mi paz nace al abrirse el corazón Qué gozo es esta visit web page, la creación, por el amor, marcha hacia Just click for source, Señor. Si no es vivir tu amor decir: Señor, Señor, vivir es dar a todos tu calor.

Hombres de Jerusalén, que nadie se quede en casa en homenaje al Señor orgullo de nuestra raza. Chicos de Jerusalén, Alabar y adorar canciones sobre el perdón vivas y hosannas; las voces de los changuitos resuenan como campanas. Cada hombre responde con su ser a esa Alabar y adorar canciones sobre el perdón que un día lo llamó no miremos lo que no hace aquel sino lo que no hago yo.

Quiero oír a mi Señor, quiero oír su voz, su palabra quiero comprender. Que sepa yo escuchar que sepa también ver que sepa yo vivir Señor tu palabra de amor. Viene tu palabra mí, me alegra el corazón, siento ya la vida que me da. Que se haga carne a mí, Señor, lo que me dices hoy, Alabar y adorar canciones sobre el perdón sea yo testigo de tu amor. Con el alma yo te quiero cantar y en el canto, que te canto, renacer. Y también por enseñarme a perdonar, Señor mío hoy te digo: Aleluya, aleluya.

Dios es tu amigo, el viñador, el que te pide frutos de amor. No se detiene en su caminar no le asusta la sed ni Alabar y adorar canciones sobre el perdón calor. Hay una viña que debe cuidar, una viña que es todo su amor.

El te protege con su valladar levantando en tu derredor, quita del alma las piedras del mal y ha elegido la cepa mejor. El que se reía al mirar al cielo y cuando rezaba se ponía serio. Sobre este madero veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo cuando pregunté, respondió con calma que de los asuntos de Dios se encargaba.

Como en Nazareth, aquella mañana he aquí tu sierva, he aquí tu esclava. Es la vida y la muerte lo que en este juego apuestas cuando sales a la calle sin miedo pateando las piedras. Hay que intentar el amor aunque el odio no ceda porque el tiempo perdido Alabar y adorar canciones sobre el perdón paga en la misma moneda y si quieres que juntos lleguemos a ser una hoguera es preciso que enciendas tu luz por pequeña que sea.

La madrugada Y por eso, por eso oh Señor, te adoré, te adoré en silencio. Y los ojos de mi amigo brillando de amor sincero me hicieron imaginar el poder de tu "Te quiero" y por eso, por eso oh Señor te adoré, te adoré en silencio. Pero dimensión de amor como la cruz de tu Hijo no podía imaginar fue tu amor el dolor vivo y por eso, por eso oh Señor me entregué, me entregué en silencio.

Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en el cuerpo de tu hijo, pan de vida Te ofrecemos Señor, Dios del universo, con este vino, todas nuestras tristezas, toda nuestra alegría. Te agradecemos tu inmensa bondad y te pedimos que lo conviertas en la sangre de tu Hijo salvador. Bienaventurado es quien construye y logra mantener Alabar y adorar canciones sobre el perdón paz y la ilusión. Bienaventurado es quien intenta que reine la justicia y el amor, quien conoce el fruto del perdón y sabe conservar sin mancha el corazón.

Bienaventurados son por siempre. Bienaventurado es el que sufre sembrando la justicia y el perdón, bienaventurado es el que lucha por causa de Dios, por causa de su hermano. Feliz es siempre aquel que lucha por la paz y hace de su vida una liberación y, aunque le odien todos, vive sin odiar. Como el cazador que asecha, y no alcanza a su presa, desfallezco y me caigo. Porque somos partidarios de la vida, y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos y en la noche previvimos la mañana.

Para un Dios que conoció la tentación del amigo la traición yo no dudo me perdone Dios mi amigo. Yo te hablaré de Amor y Paz, te atraeré con suavidad.

Películas de sexo de chicas calientes

Mucho he esperado tu regreso y hoy yo te prometo darte mi perdón. Yo borraré tu iniquidad, a mí, tu voz, ha de alabar.

Todas tus llagas curaré y rocío yo seré que apague tu maldad. Confía en mí, pues Santo soy mi gozo es ser tu salvador. Que puedo dar mi pequeñez pero en tu amor yo creceré.

Por ser cobarde he sido infiel sé que no soy digno de ser tu amigo. Echar mis redes, lanzarme al mar, para abrazar la inmensidad ya no le temo a la tempestad sobre las aguas te veo llegar. Qué puede un simple pescador decir cuando habla su Señor muy dentro decir "sí", o decir "no", dejando todo por Alabar y adorar canciones sobre el perdón te sigo.

Hoy trayendo espigas y racimos nos llegamos, Señor, hasta tu mesa para unir a la ofrenda de tu Hijo Alabar y adorar canciones sobre el perdón goza y le dolor de tu cosecha. Tu mirar se cruzó con mis ojos cansados y entraste en mi vida buscando mi sol. Pescador, en mis manos has puesto otras redes que pueden ganarte la pesca mejor y al llevarme contigo en la barca me nombraste Señor, pescador.

Pescador, entre tantos que había en la playa tus ojos me vieron tu boca me habló y a pesar de sentirse mi cuerpo cansado mis pies en la arena siguieron tu voz. Pescador, manejando mis artes de pesca en otras riberas mi vida quedó, al Alabar y adorar canciones sobre el perdón que por todos los mares del mundo trabajen mis fuerzas por Ti, pescador.

Desead la paz a Jerusalén vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, en tus palacios seguridad. Por mis hermanos y compañeros voy a decir: la paz contigo, por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien.

Te llevaremos a los hermanos que van perdidos por los caminos. Quiero confiarte mis pobres manos quiero entregarte toda mi vida. Que puedas confiar en mí, utilizarme. Irrumpe en mi vida así, y transfórmame que todos vean click here mí tu rostro suave. Encuentra Señor en mí, un lugar santo. No había nada Ahora yo te tengo a Ti, y me rebalsa, tu presencia suave en mí, me deja calma.

Yo sé que diste la Alabar y adorar canciones sobre el perdón para nuestra salvación, hoy quiero amar sin medida quiero jugarme por vos. Cristo vale la pena luchemos con fe. María dame la fuerza para poderles mostrar a todos mis hermanos lo hermoso que es amar.

Para poder con mis labios tu palabra proclamar haz de mí un instrumento y así tu amor sembrar. Cristo vale la pena Te necesita como tierra seca agotada y sin agua [bis]. Y te pienso por las noches te busco y alabo cada día porque sé que eres mi socorro mi alma se aprieta contra Ti y siento que tus alas me acarician [bis]. Como cuando en el santuario te veía al contemplar tu poder y tu gloria así quiero en mi vida bendecirte levantar mis manos en tu nombre [bis] Ahora sé que tu amor es mejor que la vida, sé que tus manos me sostienen sé que tus alas envuelven mi pequeñez, la aman, la acarician y soy en Ti [bis].

De lejos percibes lo que siento conoces cada uno de mis pasos. No ha llegado la palabra a mi boca, y ya conoces plenamente. Me abrazas por todos mis costados, tu mano amorosa me sostiene. Qué admirable encuentro tu misterio, tan grande que no puedo comprenderlo.

En memoria tuya Cristo Redentor vamos a tu mesa en señal de amor. Profundo misterio de amor y ternura de querer quedarse antes Alabar y adorar canciones sobre el perdón partir de dejar su sangre como alianza nueva de darla en bebida antes de morir. Tómenlo y coman pues esto es mi Cuerpo.

Tómenla y beban pues esta es Alabar y adorar canciones sobre el perdón sangre, la que por ustedes he de derramar. Por eso inclinados a su Cuerpo adoramos y aunque nada vemos nos basta go here, el antiguo rito ha dejado paso a su Sacramento, Misterio de Fe. Yo soy el Pan de Vida y con ustedes me quedé me entrego "Alabar y adorar canciones sobre el perdón" alimento soy el Misterio de la Fe.

Yo soy el Buen Pastor y por amor Alabar y adorar canciones sobre el perdón vida doy yo quiero un solo rebaño soy para todos salvador. Yo soy la vid verdadera mi Padre es Dios, el viñador produzcan fruto abundante permaneciendo en mi amor.

Angeles canten sobre el portal, Dios ha nacido, es Navidad. En el pesebre, mi Redentor es see more de paz y amor cuando sonríe se hace la luz y en sus bracitos crece una cruz.

Esta es la noche que prometió, Dios a los hombres y ya llegó. Porque sólo El te puede guiar Porque sólo El te puede liberar Porque sólo El te puede perdonar Porque sólo El la paz te puede dar Porque El es camino, es vida y es verdad Conservabas todo dentro de tu corazón, fiel al hombre, fiel a Dios, Madre nuestra, María del Señor. María del Huerto guíanos sin temor, tras los pasos del Hijo de Dios, servidora atenta enséñanos a Alabar y adorar canciones sobre el perdón, la palabra ardiendo hasta el final.

Madre de los pobres, mira nuestro dolor, oye el grito sordo de quienes no tienen voz, Tierra prometida, engéndranos otra vez, a la vida queremos volver. Quiero que me eduques que me enseñes a rezar hazme transparente, lléname de paz. Madre, Madre, Madre, Madre. Gracias, Alabar y adorar canciones sobre el perdón mía por abrir tu corazón, porque nos congregas y nos das tu amor.

Gracias, por todos los amigos gracias, por ellos, oh Señor. Gracias, también por las tristezas. Gracias, porque consuelo das. Gracias, por que tu mano me conduce por doquier. Gracias, this web page tu hablar comprendo Gracias, porque me das la luz.

Gracias, this web page a los hombres amo donde quiera esté. Eres digno. Eres Santo. Y por siempre mis labios. Te alabaran. Tu hermosura.

Es tan fuerte sobre mí. Mis manos levantaré. Y su Gloria tocare. Su Gloria sobre mí. Sanando heridas. Levantando al caído. Su Gloria esta aquí. Alza tus ojos y mira. La cosecha esta lista. Al tiempo ha llegado. Esfuérzate y se valiente. A todas las naciones. Que Cristo es la vida. No, no hay otro nombre. Dado a los hombres. Jesucristo es el Señor. Agnus Dei.

Aleluya, Aleluya. El señor Dios poderoso. El Señor Dios poderoso. A quien tengo yo. A quien tengo yo en los cielos sino a ti. Fuera de ti nada deseo en la tierra. Así como David danzaba. Es bello saber. Que cuando naci. Fue por tu placer, fue por tu placer. Es bello saber. Que cuando abro mi boca. Que cuando nos creaste. Fue para tu placer, fue para tu placer. Que toda la creación. A ti te da placer, a ti te da placer. Quiero estar sentado a tu regazo. Te quiero adorar y que me estés escuchando.

Ven disfruta mi adoración. Cuando te quieran llevar. Por el camino del mal. No convengas no, no, no. Para quererte desviar. Alabar y adorar canciones sobre el perdón da su fruto a tiempo. Y su hoja no cae. Y todo lo que emprendas. En su palabra de amor meditando. En tu camino una luz alumbrando. Bueno es alabar oh Señor.

Tu nombre. Darte gloria honra y honor por siempre. Y gozarme en tu poder. Porque grande eres tu. Grandes son tus obras.

Grande es tu amor grande es tu gloria. Bueno es Dios. Bueno es Dios siempre fiel. Puso un canto nuevo en mi corazón.

Siempre fiel. Y hay sombras alrededor. Di adiós al temor. Pues seguro en el estas. Prometió nunca dejarte. Ni abandonarte y el no mentira. Y aun sin merecerme. Su sangre derramo por mí. Me lleno click to see more su presencia.

Y ahora puedo compartir. Que su amor nunca termina. Y aun no puedo entender. Lo que planeas para mí. Y por la fe veo claramente que Estoy sediento de ti. Tu presencia llena mi vida.

Alabar y adorar canciones sobre el perdón

Sin ti ya no puedo vivir. Declaro con mi corazón. Que sin ti yo muero. Cantare al Alabar y adorar canciones sobre el perdón. Jinete y caballo echó a la mar. Echó a la mar los carros del Faraón.

Alabar y adorar canciones sobre el perdón a Cristo. Celebrad a Cristo, celebrad. Resucitó, resucitó. Y El vive para siempre. Resucitó el Señor. Incomparable, inigualable es tu amor y me rodea. Tu amor me alimenta, tu amor me sustenta. Celebraré tu amor todos los días. Celebrare tu gran misericordia.

Celebraré tu gracia inmerecida. Celebraré tu amor. Inmensurable, inagotable es tu amor y nunca cambia. Estas conmigo y no me puedo escapar aunque lo intente. Tu amor es eterno, tu amor es perfecto. Celebraré tu amor y tu misericordia oh Dios oh. Cerca de ti. Si decidiera negar mi fe. No tengo a donde ir, no tengo a donde ir. Si despreciare en mi corazón. La santa gracia que me salvó. Convencido estoy que sin tu amor se acabarían mis fuerzas.

Y sin ti mi corazón sediento se muere, se seca. De tu presencia no nunca pagues por películas porno de nuevo quiero alejar. Como el ciervo. Así clama mi alma por ti, Señor. Día y noche yo tengo sed de ti. Y solo a ti, buscare. Lléname, lléname Señor. Dame mas, mas de tu amor.

Yo Alabar y adorar canciones sobre el perdón sed, solo de ti. Lléname Señor. Con humildad. Con humildad y sencillez. A ti Señor me acercare. Es por tu amor que soy feliz. Para decir con todo mi corazón. Te amo a ti. Mi vida es. La prueba de mi amor, por ti. Con mi Dios yo saltare los muros.

Con mi Dios ejércitos derribare. El adiestra mis manos para la batalla. Puedo tomar con mis manos arco de bronce. El es escudo la roca mía. El es la fuerza de mi salvación. Mi alto refugio mi fortaleza. El es mi libertador. Con tu sangre. Nos has redimido para nuestro Dios.

Nos has hecho reyes y sacerdotes. Para nuestro Dios. Y reinaremos sobre la tierra. Gloria al cordero de Dios. Exaltad al cordero de Gloria. Adorad al que vive y reina. Adorad al Dios altísimo. Padre eterno, cordero de Dios. Conmigo danza. Conmigo danza. El que ama mi alma. Escucha la canción. Yo le amo. Al que ama mi alma. Por las montañas. Corriste hacia mí, o Señor, tuyo es mi corazón.

El invierno paso, y la primavera llego. Cristo yo te amo. Acércame a ti Señor. Cristo te amo. Me entrego en adoración. Levantare me voz. Y en adoración. Palabras de verdad. Que quieres escuchar. Son solo para ti Señor. El esplendor de un Rey. Vestido en Majestad. Y Tiembla a su voz. Dame de beber. Quiero estar en Alabar y adorar canciones sobre el perdón presencia. Y poderte contemplar. Necesito estar contigo. Necesito adorar. Dame de beber de tu manantial.

Tu fidelidad es grande. Tu fidelidad incomparable es. Nadie como tu bendito Dios. Grande es tu fidelidad. De ti. De los montes. Llenas nuestro hogar de danza. De tu gozo la ciudad. Si Alabar y adorar canciones sobre el perdón humilla tu heredad. De los montes a los valles.

Ya te cantan con amor. Tu luz vence las tinieblas. Al andar ante la cruz. Llena tu gloria la tierra. Como el mar en plenitud. De tal manera. De tal manera me amó. Que su vida no escatimó. Hasta el final El se entregó. Y a la muerte fue porque me amó. Que no hay forma en que podré pagar.

El precio de su grande amor. Pero toda mi alma quiero dar. Por su amor yo viviré. Porque El me amó a mí. De su amor yo cantaré. Porque él murió por mí, le seguiré. Destello de tu Gloria. Por un momento en tu presencia. Por un instante de tu amor. Por un destello de tu gloria. Todo daría no importaría. Lo que tenga que pasar. Tengo hambre de ti, de tu presencia.

De tu fragancia, de tu poder. Hambre que duele, que debilita. Que desespera Alabar y adorar canciones sobre el perdón ti. Días de Elías. Días son estos de Elías. Declaran palabra de Dios.

Y días también de Moisés tu siervo, justicia reinando otra vez. Y aunque libremos batallas, hambruna, carencia y dolor. Prepara el camino al Señor. He aquí Cristo viene ya. Brillando como el sol. Declara hoy el año del Señor. Desde Sión llegó la salvación. Días de Ezequiel también llegan. Los huesos se llenan de piel. Y días también de David tu siervo. Tu pueblo te alaba a doquier. Somos los obreros de tu viña, declaramos hoy tu verdad. Declara hoy el año del señor. Quién es y. Venir, venir. Diga el débil.

Diga el débil, fuerte soy. Diga el pobre, rico soy. Diga el ciego, puedo ver. Por lo que Dios ha hecho en mí. Hossana, Hossana, al cordero de Dios. Hossana, Hossana, Cristo murió y resucito.

Digno es el Señor. Gracias por la cruz, Dios. Dando gracia eterna. Gracias por tu amor, Dios. Por las manos que herí. Pues tu rio me limpió y siento al fin. Tu perdón y salvación. Coronado con poder. Reinas en majestad. Cristo, hijo de Dios, exaltado Rey. Moriste en la cruz en mi lugar. Digno eres Señor. Dios de amor. Dios de amor, tu llenas este lugar. Dios de paz, tu llenas este Alabar y adorar canciones sobre el perdón. Dios de milagros, manifiéstate en este lugar.

Dios de Gloria, manifiéstate en este lugar. Dios incomparable. Tu gloria y majestad quiero siempre contemplar. Todo mi interior es cautivado por tu amor. Nunca me separare de tu gran amor. Él es el Rey. El es el Rey infinito en poder.

El es Rey de los cielos. Seré para Él siervo fiel. Pues mi vida compró con su amor. Él es el Rey lo confiesa mi Alabar y adorar canciones sobre el perdón. Él es el Rey de los siglos. Mi vida la rindo a sus pies. Él es Rey sobre mi corazón. Él es el Rey, Él es el Rey, reina con autoridad. Su reino eterno es, su trono el cielo es. Él es el Rey, que viene a su pueblo a llevar. El grito del Shaddai. La victoria nuestra es. Con el grito del Shaddai. Enemigos a vencer. Por el fuego en su mirar.

Hoy escucha el grito del Shaddai. Tu poder se muestra hoy. Eres vencedor. Pues tu nombre Santo es. Cordero de Dios. Ante tu poder. Ante ti todo mal termina. Ante ti hemos de postrarnos. Toda lengua tribu y nación. El poder de tu amor. Por la gracia que, encontré en ti. Ahora sé que las debilidades que hay https://news-o.cryptowarrior.tech/tag-2020-08-08.php mí. Tómame cerca quiero estar. Y al esperar, nuevas fuerzas yo Alabar y adorar canciones sobre el perdón.

Por el poder de tu amor. Yo te quiero ver cara a cara oh Señor. Viviendo cada día por el poder de tu amor. Él reina. This web page a pelear contra las fuerzas del mal. Para liberar, nuestra nación. Toma tus armas, ven a pelear. El Señor esta en este lugar. El Señor esta en este lugar, el Señor esta en este lugar.

Contra todo principado y potestad.

Alabar y adorar canciones sobre el perdón

Los muros caen, los muros caen. Y con ellos las cadenas. Se derrumban fortalezas. El Señor entrego en mis manos Jericó. El tiempo de cantar llego. Ven enciende Señor a Tu novia. Ven enciende Señor a Tu iglesia. Ven enciende Señor a Tu casa. Ven y enciéndeme. En los montes, en los valles. En los montes, en here valles. Exaltamos al que es digno de alabanza. Alabar y adorar canciones sobre el perdón las costas de los mares.

Levantamos un sonido de esperanza. Aclamamos, aclamamos. Hacemos oír la voz de su alabanza. Con las manos en lo alto. Exaltamos al que reina para siempre. Subamos a adorar en el monte de Sión. Es el gozo de toda nación. Donde la tristeza es gozo. El llanto es alegría. Subamos a adorar al gran Rey. En ti. En ti confía mi corazón, en ti reposa mi alma.

Mi ser descansa en ti, puedo ser feliz. Por que se que estas obrando, tu perfecta voluntad. En mi vida estas obrando, tu perfecta voluntad. No hay nadie como tu. Precioso y glorioso. Tan bello y tan hermoso. Alabar y adorar canciones sobre el perdón tu nombre Rey. No debes temer. Ni retroceder. Nos ha dicho el Señor. Quien nos redimió en la Alabar y adorar canciones sobre el perdón.

Destruiré gigantes. Derribaré los muros. Y tomaré ciudades. En tu nombre Rey, en tu nombre Rey. Eres todo poderoso. Eres mi luz y mi salvación. Y por siempre te alabaré. Eres grande y majestuoso. Eres fuerte e invencible. Confié en ti me has ayudado. Tu salvación me has regalado.

Hoy hay gozo en more info corazón. Con mi canto te alabare. En todo tiempo te alabare. En todo tiempo te adorare. Es mi corazón rendido a ti. Es lo mejor de mí. Lo que vengo a darte. Ya no es suficiente una canción. Yo te quiero dar. No vengo a pedir. No vengo a buscar. Solo vengo a darte. Mi ofrenda de amor. Hoy quiero tocar. Tu fiel corazón. Y darte las gracias.

Mi amado Señor. Hoy te vengo a bendecir Estoy apasionado. Cara a cara quiero verte que tu luz brille en mí. Que tu Gloria se derrame, como fuego arda en mí. Pues de ti dependo, sin tu amor yo muero. Estoy apasionado. Estoy desesperado. Por tu presencia. Por tu presencia. Me Alabar y adorar canciones sobre el perdón tu amor, y tu fidelidad. Que a pesar de mi, me puedas amar. Tus ojos de amor, en mi caminar. Tal vez el sol, mañana no aparezca. Y del firmamento se borren las estrellas.

Fuego de Dios. Porque sé que vivo estas. Me diste la eternidad. Por siempre quiero alabar. Tu nombre oh Dios glorificar. Me compraste con la sangre. Que diste en la cruz. Al morir crucificado por la humanidad. Ahora vivo estas en mí. Bondad mi alma descansara en ti.

Me has cambiado. Rompiste el muro que nos separaba. En ti soy bendito y camino en tu luz. La victoria yo tengo en ti. Te anhelamos. Fuego de Dios, fuego de Dios. Tu corazón, yo quiero ver.

Ven con tu Gloria.

¿Hay mujeres de verdad en Isna?

Golpe de espada, es la alabanza. Golpes de guerra que salen de Dios. Cantos de Gloria traen la Alabar y adorar canciones sobre el perdón. En la batalla del pueblo de Dios. Y cada golpe de la espada de Dios. Es con pandero, con trompeta y tambor. Me has tomado en tus brazos. De tu amor has derramado en mi corazón. No sabré agradecerte lo que has hecho por mí. Solo puedo darte ahora mi canción. Yo te doy gracias. Gracias, muchas gracias Señor.

En la cruz distes tu vida. Entregaste todo ahí. Vida eterna regalaste al morir. Por "Alabar y adorar canciones sobre el perdón" sangre tengo entrada.

Ante el trono celestial. Puedo entrar confiadamente ante ti. Para darte las gracias, gracias Señor. Gracias Señor, gracias, muchas gracias Señor.

Grande y poderoso Dios. Tu nombre alabaré siempre. Te alabaré dando una vuelta. Te exaltaré alzando mis manos.

De todo mal, desataste mi silicio. Me ceñiste de verdad. Alabaré siempre. Hacemos hoy ante tu altar. Un compromiso de vivir en santidad. Un pacto de hombres que te quieren agradar. Con manos limpias, corazón puro para ti. Cuidare mis ojos, cuidare mis manos.

Hoy me vuelvo a ti. Crea en mi un limpio corazón como el tuyo Señor. Renueva en mí un espíritu que te ame Señor. Muestra tu bondad por tu gran misericordia. Lava mi interior, avívame oh Dios. Este es mi deseo, honrarte a Alabar y adorar canciones sobre el perdón. Con todas mis fuerzas, te alabaré. Hoy te rindo mi ser. Te doy mi corazón. Yo vivo para ti. Read article cada palpitar. Mientras haya aliento en mí. Dios haz tu obra en mí.

Rindo mi ser, mi corazón. Cuando llames quiero responder. Cuando hables quiero escuchar. Cuando escuches te quiero adorar. En tus brazos quiero descansar. Tus palabras quiero yo beber. Por siempre estar en ti. Tu gloria sobre mi caer. Mi alma anhela tu presencia. Espíritu de Dios. Ven sobre mí. La niña de tus ojos. Me viste a mí, cuando nadie me vio. Me amaste a mí, cuando nadie amo. Y me diste nombre, yo soy tu niña. La niña de tus ojos, porque me amaste a mi.

Huyan delante de ti, tus enemigos. Se dispersen delante Alabar y adorar canciones sobre el perdón ti. Todos aquellos que aborrecen tu presencia. Tu presencia reinara, sobre todo imperio.

Tu presencia reinara, gobernara sobre todo principado. Tu sol hoy brilla, tu luz nunca se apagara. Soy tu Salvador soy tu Redentor. Que te da seguridad. Eres fuerte en mí. Un sonido nunca oído. Un estruendo celestial. Resplandece en las naciones. Aunque un ejército. Acampe contra mí no temeré. Aunque haya guerra hoy. Alrededor de mi, en ti confiare. No temeré a diez mil gentes.

Que hagan sitio contra mí. Aunque la tierra se estremezca. Mi salvación esta en ti. Tu mi fortaleza. Quien levanta mi cabeza. Aunque afligido este. Aunque mi corazón. Estremecido este, en ti confiare. Que se junte contra mí. Tu eres mi Dios mi fortaleza. Me has dado libertad, salí de mi prisión.

Tu gran poder en mi rompió. Las cadenas de mi gran opresión. Me has dado salvación, Alabar y adorar canciones sobre el perdón ya no soy. He sido libre por tu gran amor. Libertad de mis cadenas. Libertad no soy esclavo. Soy tan libre puedo casi volar. De los montes, a click valles. Ya se escucha el clamor. De los cielos a los pueblos. Ya te cantan, con amor. Toma mis sueños, mis planes también. Llévame, a ese lugar.

Donde lo de alrededor no importa. Es donde necesito estar. Mi confianza esta en ti Señor. Para completar la obra que iniciaste. No me quiero ir de tu presencia Dios. Allí encuentro paz, vida y bendición. Magnifico Rey. Magnifico Rey, fuerte Dios reinas Señor en majestad. Príncipe, de la paz. Eres Señor con autoridad. Nos has liberado de la maldad cantamos de tu amor. Y ante tu trono de santidad. British porn family guy. Canciones de la Iglesia Católica.

Bendito seas por siempre, Señor. Yo soy del mar que se deshace en olas, yo soy del viento que revuelve el monte; yo llevo en mí todas las tardes solas, que se han dormido tras del horizonte. Me arrastré por los valles del silencio, desangrando mis noches sin testigos, y encontré en la noche y check this out silencio, igual que niños dos crueles amigos.

De dónde viene, cómo se llama nadie lo sabe, ni yo lo sé. Quiero mirarme en tus ojos, cuando me quede sin sol, cuando en el puerto de mi alma muera la flor del amor, del amor. Cielo y tierra nueva, esa es la meta de nuestro andar. Somos la tierra en marcha, que hacia la Pascua cantando va. Afirma Alabar y adorar canciones sobre el perdón pasos, da a nuestros brazos fuerza y valor.

Mientras peregrinamos vamos sembrando llanto y dolor, volveremos Alabar y adorar canciones sobre el perdón en nuestras manos trigo de Dios. Y porque ya anochece quédate con nosotros no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti. Quédate con nosotros Señor de la pobreza los pobres y Alabar y adorar canciones sobre el perdón niños te quieren descubrir porque a veces no saben que son tus preferidos no dejes que la noche nos sorprenda sin Ti. Quédate con nosotros Señor de la justicia los hombres no aprendemos a dar sin recibir vivimos muchas veces una justicia falsa Alabar y adorar canciones sobre el perdón dejes que la noche nos sorprenda sin Ti.

Tengo que gritar, tengo que andar, ay de mí si no lo hago cómo escapar de Ti, cómo no hablar si tu voz me quema dentro. Tengo que arriesgar, tengo que luchar ay de mí si no lo hago cómo escapar de Ti, cómo no hablar si tu voz me quema dentro.

No temas arriesgarte porque contigo yo estaré, no temas anunciarme porque en tu boca yo hablaré. Quiero dar tu luz el misterio que descansa en mi interior. De tu cuerpo brota sangre y agua viva van cayendo suavemente en mi interior, te recibo con asombro y me conmuevo, Cristo vivo.

Mírame Señor, yo no sé confiar en medio de las tormentas. Te suplico Dios, serte fiel hasta la cruz y cruz de amor. Te amaré Señor, aunque tenga que olvidarme de mí mismo. Lavaré Señor, mis vestidos en tu Sangre de Cordero. Te dije: le temo a la mar, prefiero tierra firme y respondiste: ténme fe y tu mano tendiste.

Tu hijo soy, oh Señor. Señor, como un niño pequeño, tomado de tu mano, camino feliz. Señor, llévame a tu casa me hablaron mucho de ella, yo quisiera ir, que no falte la esperanza, el camino es largo, me pierdo sin Ti.

Señor, que plantas los rosales, y cuidas las estrellas, forjas el amor. Y la Virgen Santa Recibe, oh Dios, la ofrenda de mi alma, toda mi vida y todo lo que soy. Quiero vivir en tu divina Gracia, quiero hasta el fin, servirte con amor. Dame Señor, en este hermoso día lo que te pido con todo el corazón, dicha y unión concede a mi familia al mundo da tu paz y bendición. Caminamos Alabar y adorar canciones sobre el perdón por nuestro camino cuando vemos a la vera un peregrino, nuestros ojos, ciegos de tanto penar, se nos llenan de vida, se nos llenan de paz.

Buen amigo, quédate a nuestro lado pues el día ya sin luces se ha quedado con nosotros quédate para cenar, y comparte mi mesa, y comparte mi pan. Señor te revelaste como Padre, desde mi pequeñez yo te contemplo. Un niño que en los brazos de su madre, descansa y this web page abandona sin recelo, así también me basta tu presencia, para calmar en mi alma todo anhelo.

Eres la peña en que me amparo, mi escudo y mi fuerza, mi Salvador. En el templo se escuchó mi voz, clamé por Ti en mi angustia. Extendiste tu mano y no caí, tu poder del enemigo me libró. Las olas de la muerte me envolvían, me aguardaba la ruina, pero el Señor venció. Cuando yo Alabar y adorar canciones sobre el perdón tu Nombre, con mano poderosa, me salvó tu Amor.

Rompe las cadenas que nos atan, llénanos de gracia en Alabar y adorar canciones sobre el perdón Palabra. Gracias, Señor; gracias Salvador.

Nuestras existencias hoy te alaban, nuestros corazones te dan gracias. Lo importante Y pensé para mí: Me pondré en sus manos, manos de Madre, me dejaré en su amor. Es una voz que me dice, que le diga a mis hermanos, con gozo y con alegría, poniendo mi canto en alto Vuelve a casa De dónde me viene, lo que no merezco: que amanezca en casa el mismo Lucero.

Hoy que apenas supe que eras vos mi cielo me brincó la vida que llevo por dentro. Los mismos profetas prestaron su acento para more info naciera este canto Alabar y adorar canciones sobre el perdón. Al Señor que es bueno canta mi alma aunque soy pequeña Alabar y adorar canciones sobre el perdón no valgo anda, El hizo conmigo sus grandes hazañas por eso me dicen bienaventurada. Porque el Poderoso me dio su mirada que es misericordia y a todos alcanza Nos mostró su fuerza dejando sin nada a aquellos que tienen soberbia Alabar y adorar canciones sobre el perdón el alma.

Derribó a los grandes que en ellos confiaban y a la gente humilde hacia sí El elevaba, al que estaba hambriento le calmó sus ansias y al rico orgulloso dejó con las ganas. Creo, aunque todo me grite que no. Porque he basado mi fe en un Dios inmutable, en un Dios que no cambia, en un Dios que es amor.

Creo, aunque todo parezca morir. Creo, aunque ya no quisiera vivir. Porque he fundado mi vida en palabra sincera, en palabra de amigo, en palabra de Dios. Creo, aunque todo subleva mi ser. Creo, aunque sienta muy solo el dolor. Porque un cristiano que tiene al Señor por amigo no vacila en la duda, no vacila en la fe. Creo, aunque veo a los hombres matar. Article source, aunque veo a los niños llorar.

Creo, pero aumenta mi fe. Se fue acercando a las gentes acariciando a los niños [bis]. Iba diciendo por los caminos: Amigo soy, soy amigo. Sus manos no empuñan armas, sus palabras son de vida sus palabras son de vida. Y llora con los que lloran y comparte la alegría [bis]. Reparte el pan con los pobres a nadie niega su vino a nadie niega su vino. Y los hombres que lo vieron contaban a sus vecinos contaban a sus vecinos. Hay un hombre por las calles que quiere ser nuestro amigo que quiere ser nuestro amigo.

Hay un hombre por las calles que lleva la paz consigo [bis]. Porque inclina su oído hacia mí cuando yo lo invoco. Los lazos de la muerte me envolvieron, me alcanzaron las redes del abismo. El Señor es justo y bondadoso nuestro Dios es compasivo.

El Señor protege a los sencillos, yo estaba en la miseria y me salvó. Tenía confianza cuando dije: qué grande es mi desgracia. Con qué pagaré al Señor, todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación invocaré el nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor en presencia de todo su pueblo [bis]. Donde haya odio, ponga yo amor. Donde haya ofensa, ponga yo perdón. Donde haya discordia, lleva la unidad.

Donde haya error, lleve la verdad. Donde haya miedo, ponga la esperanza. Donde haya dudas, lleve yo mi fe. Donde haya tristezas, lleve mi alegría.

Chica joven en sexo chica duro

Donde haya tinieblas, ponga yo tu luz. Donde haya odio, ponga yo tu amor. Señor haz de mí, Alabar y adorar canciones sobre el perdón instrumento de tu paz.

Confío en tu mirada que me abra el corazón. Toma mi pobre vida que sencilla ante Ti, quiere ser alabanza por lo que haces en mí. Gloria, gloria Dios [4 veces]. Gracias por tu palabra, gracias por tu amor, gracias por nuestra Madre, gracias te doy Señor. Gracias por mis hermanos, gracias por el perdón, gracias porque nos quieres juntos en Ti, Señor.

Que sea en mí, Señor y en todos sea. Que sea en mí Señor, tu sabia solidaridad que sea en mí todo el esfuerzo y la esperanza, que sea en mí la adoración y la alabanza, con la alegría del encuentro y la amistad.

Sea en mí, sea en mí, sea en mí, deja que sea en mí, Señor. Que sea en mí tu presencia aunque no vea, que sea en mí tu voluntad aunque no entienda, que sea en mí poder sentirte aunque no sienta, que sea en mí toda la fuerza de tu Amor. Girl hostel porn picture.

Related Movies

Next Page
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.
Age Verification
The content accessible from this site contains pornography and is intended for adults only.